IU-Podemos encuentra incongruencias y disparidad de fechas y coste en la consulta sobre el Parador de Villablino

De izquierda a derecha, Silvia Mozo, Guillermo Murias y Oli Vega, en rueda de prensa.

Luis Álvarez

La coalición electoral IU-Podemos en Laciana reprocha al alcalde de Villablino, Mario Rivas, la poca o embarullada transparencia de sus acciones y hechos en torno a la gestión del asunto del Parador de Turismo y su “escasa capacidad de negociación” a tenor de los resultados. La consulta realizada planteó a los vecinos una reversión de los terrenos cedidos, en los que se ubicaría un Centro de Atención Humanitaria de Refugiados.

Guillermo Murias (IU) y Silvia Mozo (Podemos) fueron los encargados de hacer públicos los informes y datos recogidos por el actual portavoz de IU en el Ayuntamiento, Ángel Nava, (Podemos en el presente mandato no tiene representación en el Ayuntamiento). Se trata de una información solicitada el día 6 de febrero y que se retrasaron en facilitar hasta el 20 del mismo mes.

Uno de los aspectos que han destacado son las incongruencias en las fechas de la factura de la consulta popular. “La conformidad con el gasto de la factura es del 13 de diciembre del pasado año”, mismo día en que se recibió la factura emitida el 27 de octubre de 2022, “y el reconocimiento de la obligación es del 21 del mismo mes, cuando la consulta se celebró del 18 al 31 de enero”.

Y en uno de los documentos, el de conformidad con la factura, se puede leer “realizadas las oportunas comprobaciones, se ha verificado que la prestación ha sido conforme (sic)”. Es incomprensible admitir que “la prestación ha sido conforme” con más de mes y medio de adelanto a que se preste el servicio de la consulta por el que se paga.

Otro de los aspectos de crítica es el del coste del contrato con la empresa Osoigo, encargada de la consulta online. “Dijeron que costaba 4.000 euros, y el coste real según los documentos que nos han facilitado es de 4.840 euros, se les olvidó el IVA, como si no tuviese importancia un 21% a mayores”.

Silvia Mozo, después de ofrecer estos datos y exponer las contradicciones, le reprochó al alcalde, Mario Rivas, su actitud “infantil y victimista, acusándonos a los demás de ser muy malos y tergiversar la realidad, cuando el que no da un dato cierto es él”.

Sobre valoraciones

Guillermo Murias desgranó y confrontó los informes de valoración realizados por Turespaña y por el departamento municipal de arquitectura. El de Turespaña “es de sobra conocida la valoración de 544.405,21 euros” de junio de 2021, “misma cantidad que ha refrendado en un informe posterior desde servicio de arquitectura municipal, en un informe prácticamente calcado”.

No sin antes aclarar que “nuestra opción política y por la que seguiremos peleando es no renunciar al Parador y exigir que se construya como alternativa para nuestra comarca y que alguien explique por qué no se quiere construir o por qué no se decidió su construcción”.

Sin embargo, retomó un informe previo de la anterior arquitecta municipal, ya jubilada, fechado en marzo de 2018, “que elaboró a petición de la Alcaldía y que cifraba el valor de los edificios e instalaciones derruidas en 1.796.459 euros”. Según explicó, “ese informe estaba precedido por otros dos, uno de 2007”, cuando se acordó la cesión de las parcelas y otro de 2009, cuando se concedió la licencia de obra para derruir los edificios e instalaciones, “este último por un valor de 1.743.797 euros”.

“Se supone, que ese último informe de 2018 pedido por el acalde, era para tener una base con la cual empezar a negociar con Turespaña y para llevar a esas supuestas negociaciones”. Murias se extrañó que, “de 1,7 millones se salida en la negociación se pasase a medio millón”, cifras que dejan en evidencia la escasa capacidad como negociador del alcalde, pese a que el propio Murias no quiso hacer afirmaciones más duras sobre Rivas. 

Etiquetas
stats