Inicio del curso escolar caótico en Laciana con edificios en estado deficiente, rutas escolares sin servicio y falta de personal

Goteras en colegio de Caboalles de Arriba.

Luis Álvarez / Villablino

El comienzo del curso 2023/2024 en los centros educativos de infantil y primaria del municipio de Villablino está siendo un cúmulo de despropósitos, carencias, imprevisión, estados semirruinosos de edificios y absurdas rutas de transporte escolar.

La enumeración de errores e imprevisiones pueden iniciarse con la falta de dotación de especialistas en dos de los centros, el CEIP San Miguel, de Villablino y el de Villaseca, CEIP El Campo. En ellos se carecía a principio de curso de ATE (Auxiliar Técnico Educativo) para trabajar con alumnos de atención especial. Según fuentes educativas el asignado al colegio San Miguel ha firmado el contrato el lunes 23 y se incorporará, previsiblemente este viernes a su puesto de trabajo. No obstante, el pasado curso a este centro le habían aprobado un profesional más de los denominados Apoyo Clas que, sin justificación, este año ha sido suprimido.

Para el de Villaseca, según declaraciones de Educación en León, “la Dirección Provincial es consciente de que falta un Auxiliar Técnico Educativo en ese centro y ya se está trabajando para suplirlo cuanto antes. Existe una bolsa de trabajo por lo que se ha procedido a publicar este puesto como prioritario, también publicitado en el ECyL. Ahora se está a la espera de que aparezca algún interesado y poder retomar las funciones de este puesto a la mayor brevedad”.

Ambos centros cuentan con alumnos de atención especializada, con trastornos de autismo o asperger, para cuya integración y atención correcta en el sistema son necesarios este tipo de técnicos. Según ha podido saber ILEON, una de las familias de estos alumnos está valorando las posibilidades de marcharse de Villablino hacia un lugar con mejor atención y dotaciones educativas.

Los padres ante estas situaciones se sienten impotentes, como nos confirmó Fausto, “he llamado cientos de veces a la inspección, y no nos dan soluciones”. El y su esposa han matriculado para este curso por primera vez a dos niños gemelos de 3 años en Villaseca, uno de ellos con autismo, “educación ya sabía desde finales del curso pasado cuando los matriculamos, que nuestro hijo necesita atención especializada, algo de falta de previsión si se percibe”.

Dotación de medios incompleta

La implantación de la escolarización en niños desde un año, que este curso ha llegado a los dos colegios de Villablino, ha sido otro de los problemas claros de falta de previsión de Educación. Si a uno de los colegios no llegó la dotación del material necesario para dotar al aula, si lo hicieron las obras de acondicionamiento del aula, es el caso del colegio San Miguel. Al otro, el colegio Generación del 27, fue la situación contraria: llegó el material necesario, pero no se acondicionó el aula con las obras pertinentes.

En los próximos días, señalan fuentes autorizadas, se subsanarán las deficiencias y los errores, dos meses después del comienzo del curso llegará la dotación de material el próximo lunes y la adjudicación de las obras se producirá en unos días.

Rutas de transporte absurdas

Otro de los problemas del inicio del curso en la comarca se ha producido en el transporte escolar. ILEON ha tenido conocimiento que un niño residente en Lumajo, matriculado en Villaseca, la localidad más cercana a su pueblo, a 5 kilómetros, no tiene transporte escolar. Se debe a que la ruta diseñada y aprobada por Educación solo le daría transporte escolar si bajase a clase a Villablino, a 10,2 kilómetros de su casa. Teniendo además que pasar por Villaseca, localidad intermedia entre origen y destino.

Lo mismo le ocurre a otro niño, de la localidad de Robles de Laciana, a 1,2 kilómetros de Villaseca donde está matriculado, al que solo le ofrecen transporte si se matriculase en Villablino a 6,2 kilómetros de su casa. Pero como los padres son tercos y prefieren que sus hijos acudan al colegio más próximo, se encuentran con la necesidad de ser ellos quienes los lleven y recojan del colegio.

Educación persevera en su empecinamiento y a preguntas de este medio señala que: “Ese centro no tiene asignada ni solicitada la petición de transporte escolar, algo que las familias ya sabían antes de inscribir a sus hijos. En caso de que lo crean necesario, tanto el Ayuntamiento como el centro en cuestión deberán solicitarlo, ya para el curso que viene, y Educación comenzaría las gestiones pertinentes para llevarlo a cabo”.

En estas situaciones concretas la solución para el curso que viene ya no tiene sentido, pues ambos alumnos para el próximo año tendrán que acudir a uno de los institutos de Villablino. Sí lo han solicitado, según nos han confirmado las familias, e incluso a una, la de Robles, le hicieron firmar hace ya dos años la renuncia al transporte para poder matricularlo en Villaseca.

El resto de preguntas que desde ILEON se han hecho a Educación no han sido respondidas, por no hallar respuestas a ellas o por falta de voluntad. No ha habido respuesta a la posibilidad de flexibilidad o en base a qué criterios se han diseñado las rutas escolares rurales de la zona.

La ruina de un edificio en Caboalles de Arriba

El colofón, hasta la fecha, lo ha puesto lo que ha sucedido el pasado fin de semana en el colegio de Caboalles de Arriba, sede este año del CRA Laciana, con 13 alumnos escolarizados.

El derrumbe del muro de contención del camino de acceso al colegio, probablemente acelerado por la lluvia intensa de los últimos días, hizo que el lunes ya no hubiese clases al ser inseguro y peligroso el acceso al edificio.

Educación ofreció a la comunidad educativa trasladarse al edificio del colegio de Villager, que hasta el pasado curso fue sede del CRA o a las aulas del CEIP La Devesa de Caboalles de Abajo, que dispone de espacio suficiente. Tanto padres como Junta Vecinal decidieron negociar con el Ayuntamiento y utilizar el edificio de Coworking ubicado en la localidad como nueva sede educativa.

Sus razones las daban así: “La comunidad educativa, la Junta Vecinal, el AMPA y la dirección del centro estamos trabajando todos en la misma dirección. El CRA Laciana estará cerrado temporalmente a la espera de que sean rehabilitadas las deficiencias lo antes posible. Nos hemos trasladado al espacio de coworking de la misma localidad gracias a la colaboración del Ayuntamiento de inspección y al Junta Vecinal, donde a pesar de no ser un centro educativo las instalaciones -que hemos adaptado- se podrá ejercer la labor docente.”

El Ayuntamiento ,por boca del alcalde Mario Rivas, ha asegurado que no va a acometer las obras de reparación del muro ya mismo. Según ha asegurado a algunos medios de comunicación, “en el momento que las circunstancias meteorológicas lo permitan, para que haya unas mínimas garantías de seguridad para los trabajadores municipales, ejecutará la obra de manera inmediata”.

Si el temporal continúa durante varios días más, el muro puede terminar derribándose entero, a tenor de lo que se recoge en el informe de la arquitecta municipal de Villablino emitido el pasado día 23, después de una visita ese mismo día al lugar y al edificio escolar. En el informe se habla de aguas de escorrentías sin canalizar, que actúan sobre el muro “facilitando la entrada de filtraciones entre las uniones de mampostería colocadas prácticamente a hueso” y advierte que, “solo es cuestión de tiempo que se produzca un nuevo derrumbe”.

El Informe es demoledor para el Ayuntamiento, pues deja en evidencia el estado general del edificio que alberga el colegio, que necesita una reparación general muy importante y de envergadura. Porque “no se cumplen en gran parte del edificio, las condiciones mínimas de salubridad, seguridad y accesibilidad, y aunque las aulas en planta baja, actualmente usadas por los alumnos si se encuentran limpias y recién pintadas, la seguridad del acceso a las mismas no está garantizada”. Además de advertir de algunos incumplimientos de la normativa legal para este tipo de edificios.

Ayuntamiento y Educación no asumen ninguno la responsabilidad del mantenimiento. el ayuntamiento asegura que ha enviado a principios de este año un informe técnico a Educación, en el que se detalla que “la situación de la cubierta va mucho más allá de un simple mantenimiento y precisa de otras soluciones”. Dando a entender que quien tiene que asumir las obras es la Junta de castilla y León.

Mientras que desde Educación se especifica que: “La Ley Orgánica 2/2006, de 3 de mayo, de Educación, en su Disposición Adicional decimoquinta.2 establece que, la conservación, el mantenimiento y la vigilancia de los edificios destinados a centros públicos de educación infantil, de educación primaria o de educación especial, corresponderán al municipio respectivo”.

E incide, en que el edificio en cuestión es de propiedad municipal, y por lo tanto obliga al Ayuntamiento a esas reparaciones, según se recoge también en: “la Ley 7/1985, de 2 de abril. Reguladora de las Bases de Régimen Local ordenadora de la autonomía municipal en el artículo 25, establece como competencia propia del municipio, la conservación, mantenimiento y vigilancia de los edificios de titularidad local destinados a centros públicos de educación infantil, de educación primaria o de educación especial”.

 

 

 

 

 

 

Etiquetas
stats