Coronavirus

Dos residencias de mayores acumularon 1 de cada 3 muertos de la primera ola de la COVID en estos centros de León

Fumigación en la residencia Domus Vi de La Virgen del Camino por el coronavirus.

Dos residencias de mayores concentraron la tercera parte de las muertes de ancianos en estos centros durante la primera ola de la pandemia del coronavirus: la de Mensajeros de La Paz en La Bañeza, con 71 fallecidos, y la de Domus Vi Nuestra Señora del Camino en La Virgen del Camino, con 46.

Esto se desprende de los datos publicados por la Junta de Castilla y León en su página de Transparencia, tras obligarles a ello el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León después de un recurso judicial de Infolibre porque se habían negado a entregarlos tras varias peticiones, entre ellas de ILEÓN.

La compleja tabla publicada por el Gobierno autonómico divide las muertes en siete periodos, siendo el primero de mes y medio entre el 14 de marzo al 30 de abril de 2020, en la que el coronavirus campó a sus anchas por las residencias de ancianos, provocando 365 muertos en estos centros. Cifra que es prácticamente la mitad de todo el total (748 hasta el 30 de septiembre pasado) en la provincia de León. La primera ola fue tan letal, que superó los muertos en los geriátricos de todo el año posterior (348 del 1 de mayo de 2020 al 30 de abril de 2021) y también ofreció otro dato espeluznante: de los 717 contagiados sólo sobrevivió la mitad (50,7%).

A partir de ahí la cifra de muertos de ancianos que residían en ellas se redujo notablemente por la influencia de las vacunas y desde mayo de 2021 sólo han fallecido 41.

Así, los 117 decesos de estas residencias de Mensajeros de la Paz en La Bañeza y de Domus Vi en La Virgen del Camino, supusieron el 32% de todos los de la primera ola: uno de cada tres. En la primera, con 234 residentes en ese momento, murieron el 90% de todos los contagiados (71 de 80); es decir, que murieron uno de cada tres ancianos que vivían en ella. En la segunda el ratio de fallecidos entre los infectados también fue altísimo, ya que no sobrevivieron 46 de 65; es decir, siete de cada diez. En aquel momento se encontraban en ella 205 ancianos, con lo que el 22% de ellos no superó el contagio en la primera ola.

Respecto al lugar de fallecimiento, en la de Mensajeros de la Paz sólo cinco ancianos fueron trasladados al hospital, con lo que el 93% de todos ellos murieron en sus instalaciones; mientras que en la de Domus Vi en La Virgen la cuarta parte (11) murió en el Complejo Asistencial de León, pero el 75% de los infectados no salió vivo del centro.

La mitad de las residencias tuvo fallecidos en el primer mes y medio

Los datos de la primera ola indican que 48 de las residencias tuvo al menos algún fallecido, prácticamente la mitad de las 101 que la Junta determina que existen en la provincia de León. El buen trabajo y el esfuerzo titánico de los empleados de la mayoría de ellas (53) evitó esos fallecimientos.

Tras las residencias de Mensajeros de la Paz bañezana y la de Domus Vi en La Virgen, hay otras con una veintena de fallecimientos durante la primera ola: la de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro de Veguellina de Órbigo con 22 y la de Puente Villarente (20), además de haber sufrido una quincena de decesos las de Nuestra Señora de Castrotierra en La Bañeza (17), la de El Portillo en Valdelafuente (16), La Rosaleda en Ponferrada (16), y la Residencia Buenos Aires en Castrillo de San Pelayo (15). Por encima de la decena estuvieron la Residencia Piedras Blancas San Isidro de León (12), la de Santiago Apóstol en La Bañeza (12), la de Aldeas Betania en Villarejo de Órbigo (11) y la de Armunia en León (11).

Por localidades, la coronavirosis se cebó con La Bañeza. En sus cuatro residencias hubo muertos en ese primer periodo y en total fallecieron 107 ancianos, la mayoría sin llegar al hospital. Este municipio acumuló el 29,3% de todos los decesos de este tipo en la primera ola. En León hubo 44 fallecidos en seis de los trece centros geriátricos del municipio capitalino y 16 en Ponferrada.

748 muertos en toda la pandemia en los geriátricos leoneses

Por último, los fallecidos en los geriátricos leoneses fueron 748 en toda la provincia de León hasta el 30 de septiembre de este año 2022, lo que supuso que murieran el 11,2% de todos los contagiados en ellos (6.672). La capacidad de todo el centenar de geriátricos en la provincia es de 7.192 plazas.

De ellos, 356 murieron en las residencias sin poder ser atendidos en el hospital; lo que supone casi la mitad (47,6%) y, en total, uno de cada veinte ancianos que vivían en ellas (5,4%) murió por causas asumibles a la COVID-19.

En Castilla y en León los datos autonómicos indicaron que fallecieron 4.405 ancianos (el 18% de ellos en la provincia de León) de los 41.235 contagios en toda la pandemia. Es decir, más de uno de cada diez.

La Región Leonesa acumuló 2.053 decesos en estos centros (673 en Salamanca y 362 en Zamora), lo que supone un 46,7% casi la mitad de todos en las dos regiones, ya que las seis provincias castellanas acumularon 2.352 muertes. La mayoría sin que llegaran al hospital (2.306, el 52,4%), cumpliendo el polémico primer protocolo aprobado por el Gobierno del PP y Ciudadanos que negaba el traslado a los ancianos de estos centros y que estuvo en vigor hasta el 16 de abril del 2020.

Etiquetas
stats