Laciana ofrece un abanico de alternativas de ocio para esta Navidad

La memoria y las imágenes de la mina perviven en Laciana en forma de miniatura

Luis Álvarez


Desde la Asociación de Amigos de Sierra Pambley (AASP) lanzan en Laciana una propuesta diferente para entretener algunas jornadas de este tiempo navideño de reencuentros familiares, de amigos y también de vacaciones escolares.

Ofrecen cinco tipos de visitas de interior, para estar libres de inclemencias meteorológicas o cualquier otro elemento perturbador de la armonía y equilibrio del grupo o la persona. En cuatro localidades diferentes del municipio, al este en Villager una colección de maquetas, al oeste en Robles un museo plagado de minerales y fósiles y al sur dos lecherías y fábricas de manteca de casi cien años y en el centro Villablino, con un acto religioso y la presentación de una recopilación de leyendas.

La capital municipal el lunes 26 recupera de nuevo la tradicional fiesta de San Esteban, que hasta mediados del siglo pasado se celebraba con una misa en la capilla de la casa solar de Sierra Pambley, dedicada al santo. Y ahora se traslada al templo parroquial de Santa Bárbara.

Donde el Grupo de Bailes tradicionales Txaciana, cantará el ramo y acompañará en la celebración. Con chocolate y fisuelos para los asistentes al finalizar en el salón parroquial.

Villager y los antiguos concejos

En Villager, Alfredo F. Amigo, pocas veces una persona hace tan gran honra al apellido que le han legado sus ancestros. Que así, abre las puertas de su domicilio particular a quienes quieran disfrutar de su maravillosa colección de maquetas de mina. Un regalo para la memoria de los que la conocieron en directo y una excelente representación para quienes solo la vieron “de oídas”.

Solo plantea una exigencia a los posibles visitantes, que lo avisen con anterioridad, más que nada para evitar estar ausente en el momento de la visita. Llamando al 616135070, para concertar la hora y día de la cita. El resto lo aporta él, el material y las explicaciones necesarias para comprender el porqué de las cosas a los mineros más neófitos.

Villager, para los forasteros, es un pueblo prácticamente pegado a Villablino que ofrece además un agradable paseo por sus tranquilas y sosegadas calles, especialmente por el barrio más alto de El Postorio en los alrededores de la capilla de San Lorenzo, lugar legendario de celebración de los ancestrales concejos de Laciana, donde se acordaban y regulaban las ordenanzas por las que se regía la vida civil en el viejo concejo.

Robles y el románico rural

De piedras va un poco todo. Pues ofrecen desde la AASP una visita a su mayor realización hasta el momento, el Aula Geológica de Robles de Laciana. También piden concertar visitas con una llamada telefónica a cualquiera de estos dos números 615505228–690288620.

Y allí, en la vieja escuela del pueblo, podrán visitar varias salas de exposiciones con la mejor, más amplia y más variada colección de fósiles y minerales de la provincia de León y que pone el foco de manera especial en el tiempo geológico del carbonífero.

Los mantenedores imprescindibles del espacio, Policarpo Fernández o José Francisco Fernández, voluntarios a tiempo completo del recinto, acompañarán a los visitantes ejerciendo de amables y gratuitos guías.

Previa o posterior a la visita del aula, para completar la jornada, otras piedras llaman la atención de los visitantes. A escasos cien metros del pequeño museo mineralógico, un pequeño templo ejerce como un imán poderoso que atrae la atención y la mirada.

Sencilla y simple, características que realzan su enorme belleza, la iglesia de San Julián destaca en la plazoleta de la entrada al pueblo, en la que ocupa la parte central. Declarada BIC el 24 de noviembre de 1994, este sencillo templo románico fue consagrado en el año 1090 por el obispo Arias de Oviedo.

Un paseo por las calles de Robles nos puede acercar a rincones únicos si sabemos encontrarlos, sarcófagos antropomorfos como receptores del agua de una fuente, vistas idílicas para conservar en la memoria, techumbres de edificaciones con paja. O los extraños insectos que revolotean por las paredes de la casa que fue del multifacético artista Eduardo Arroyo.

Y si lo desean el final de la visita se puede cerrar con una delicia de la gastronomía local, unos fisuelos con café con leche o chocolate, en alguno de los establecimientos de hostelería del pueblo.

Rabanal la capital de “aveseo”

El circuito tiene ahora una visita hacia el sur, en la base de la ladera oeste de Cuetonidio, en el territorio del “aveseo” de Laciana (zona umbría), en Rabanal de Arriba.

Que solo estará disponible el día 28 a las 12.00 horas, por falta de voluntarios que puedan hacer las labores de cicerones en más fechas o visitas concertadas.

Las dos lecherías, la de Cesáreo y la de la cooperativa La Armonía, están musealizadas con la maquinaria original y paneles informativos, que harán más comprensible el ciclo de fabricación de la mantequilla hace un siglo.

Todo el pueblo es un conjunto etnográfico de interés, que los visitantes pueden disfrutar en un entorno de silencio casi sepulcral, para pasear por sus calles y callejuelas o caminos.

Y en la tarde de ese mismo día 28 a las 19.00 horas, en la Casa de la Cultura se presenta el libro “Pesicia Máxica”, que recoge las leyendas del territorio ficticio de los pésicos, que se han seleccionado del concurso convocado por la AASP en el mes de agosto pasado.

Etiquetas
stats