El mensaje desesperado pero amable de un médico de familia saturado en un centro de salud

Carta del doctor del Centro de Salud de La Palomera, el más saturado de Castilla y León.

Saturado. Y desesperado. Pero extremadamente amable. Así manifiesta encontrarse un médico de familia de un conocido centro de salud de la capital leonesa por el exceso de pacientes a los que tiene que atender a pesar de no tener su tarjeta sanitaria adscrita a su consulta, más de dos centenares 'fuera de zona'.

El aviso se ha materializado en un escrito que estos días llama la atención colgado en los pasillos y que se puede leer en el Centro de Salud de La Palomera, un populoso barrio de León junto al cercano de San Mamés, el cual aglutina buena parte de la población estudiantil de la ciudad por la proximidad del Campus de la Universidad de León.

En el escrito, pegado en forma de folio, firmado por el médico y con partes remarcadas a colores, éste hace gala de unas elevadas dosis de paciencia y amabilidad, pero al mismo tiempo explicando el motivo de su agobio profesional y advirtiendo con mucho tacto de algunas medidas que se podrían tomar para poner fin a la situación.

Son “más de 200”, cifra en el mensaje, los pacientes que pertenecen oficialmente a otro centro sanitario pero que, por diferentes motivos, acuden a su consulta. Algo de lo que “en su día serían informados” pero que no les hace formalizar de manera correcta su situación, es decir, pidiendo acudir al médico que en su centro les corresponda.

Esta situación, admite el facultativo, le supone una gran “sobrecarga asistencia”, sumado a la “carga de trabajo que hay en este centro de salud, el que más de León y entre los cinco que más en Castilla y León”, continúa explicando por escrito. De hecho, hace apenas unos meses el sindicato CCOO aseguró que era este centro de salud de la capital leonesa el que mayor presión asistencial soportaba en toda la Comunidad autónoma.

Por eso, ruega a los 'desplazados' que hagan los trámites para vincularse a su consulta y su médico de cabecera reales, como “ha de ser, salvo alguna situación excepcional que se trataría conmigo, pero normalmente ha de ser así”.

El tacto de que hace gala el galeno es extremado, de modo que sin amenaza alguna, siquiera velada, trata de apelar a la lógica y la comprensión de la situación profesional a que esto le aboca, admitiendo que recurrir a poner el mensaje por escrito y bien visible “es una decisión no agradable para mi”. “Pero creo que es lo justo y correcto tanto para el trabajo de este equipo de Atención Primaria (médico y enfermera) como para el conjunto de pacientes de esta consulta”.

La pregunta que queda en el aire es: ¿Tomarán cartas en el asunto los pacientes aludidos, el propio médico o la administración responsable, la Junta de Castilla y León?

escritomedico
subir imagen a internet
Etiquetas
stats