Las 'no' fiestas de Villablino por San Roque 2020: pólvora y ruido, misa y pintura

pintura rápida roque villablino fiestas 2020 coronavirus

San Roque es el Santo “protector ante la peste y toda clase de epidemias, su intervención era solicitada por los habitantes de muchos pueblos y, ante la desaparición de las mismas reconocían la intervención del santo, por lo que se le nombraba santo patrón de la localidad. Es además protector de peregrinos, enfermeros, cirujanos o cánidos, entre otros” (Wikipedia). Es por tanto probable, que a su “intervención” en alguna pandemia anterior en el pueblo (tifus, cólera, gripe o un simple andancio) se deba el origen de su patronazgo.

Pero este año 2020, que es cuando más necesitamos su intercesión y sus favores por la pandemia de coronavirus, nos olvidamos un poco de él. Y es, que visto el panorama general en que nos desenvolvemos, después de cinco meses largos sin ser capaces a superar las consecuencias de esta pandemia, quizá fuese un buen momento para pensar en solicitar cualquier ayuda, aunque nos parezca imposible e inalcanzable. Quizá haya llegado el momento de agarrarnos al “clavo ardiendo”.

Quién regaló la imagen del Santo, que en la actualidad ocupa su capilla en el tempo parroquial de Santa Bárbara en Villablino, si creía en su intercesión y favores. Y cuando después de treinta años de emigrante en Cuba, Javier de Lama, pudo hacer una visita a su tierra de origen, trajo con él, esta imagen de San Roque.

Pese a todo, Villablino no olvidó el domingo la fiesta religiosa y festejó con solemnidad al patrón en una misa, que presidieron las autoridades civiles y militares. Alcalde y más de media corporación municipal, además de mandos de la Guardia Civil y Policía Local, ocuparon los primeros bancos en la misa celebrada a las doce de la mañana en la iglesia de Santa Bárbara, uno de los templos de las dos parroquias del pueblo.

Lo mismo ha sucedido con las romerías del sábado día 14, suspendidas como unas víctimas más del Covid 19. La Virgen de agosto, una de las más celebradas en la provincia de León, donde se distribuyen habitualmente cada año gran cantidad de romerías, como las denominadas de Carrasconte, de Pandorado, de Trascastro, del Páramo, de Boinas, de Pruneda, del Pontón o del Valle; y así, al menos hasta veintitrés, una larga lista para nombrarlas a todas.

Algo que celebrar

No solo las fiestas religiosas se han anulado. También la parte pagana o lúdica de nuestras celebraciones de verano han caído en el olvido y el abandono, con apenas pequeñas excepciones. Como las que ayer hubo en Villablino.

Una descarga de bombas de palenque a media mañana, que sirvió para despertar con sobresalto a los más perezosos, provocar el pánico y horror de animales domésticos y de niños sorprendidos; pero también de mucho regocijo para los amantes del olor a la pólvora quemada y el ruido atronador, que en estas tierras del noroeste hispano son abundantes. Y un concurso de pintura rápida.

El concurso, que convocó a 17 artistas, se desarrolló desde primeras horas de la mañana hasta las seis y media de la tarde Hora en que los pintores debían entregar sus tablas u otros soportes, sellados a primera hora, en la Casa de la Cultura. En los alrededores e interior del citado edificio se distribuyeron los participantes para realizar sus trabajos con un lema de base “no a la violencia contra las mujeres”, bajo cuyo programa nacional se auspició el evento.

El goteo de visitantes para ver el trabajo de los artistas, fue bastante continuado y sensato (respetando los protocolos obligatorios establecidos como necesarios) a lo largo de todo el día. Y para el fin de fiesta y la entrega de premios, el auditorio de la Casa de la Cultura casi presentaba un lleno total del aforo permitido.

Las tres integrantes del jurado: Lola González, experta en temas de violencia de género, Silvia Blanco, tutora de Historia del Arte en a UNED y Ana Pilar Rodríguez, tutora de Psicología en la UNED; manifestaron públicamente las dificultades en su elección para los premios, por la gran calidad de todos los participantes, y su implicación “clara, firme y de convencimiento” con el mensaje y lema del concurso. En el acto de entrega de premios estuvo presente la titular de la concejalía de igualdad del Ayuntamiento de Villablino, Pili Carrasco, que agradeció la participación y la asistencia, y cosa poco habitual entre la clase política, fue breve y concisa en su intervención.

El reparto de galardones del concurso, quedó establecido así, en las obras: 1º “Al otro lado”, 2º “Basta ya” y 3º “El enfoque adecuado”. Los tres con dotación económica de 1.500, 1.000 y 750 euros respectivamente. Y cuyos fueron María del Roxo, Lolo Serantes y Vicete Soto, los tres experimentados y reconocidos artistas gráficos y algunos con trabajos profesionales en otras facetas del arte.

Las tres obras premiadas pasan a ser propiedad municipal, según ya se establecía en las bases de la convocatoria y quedarán expuestas durante treinta días en la sala de exposiciones de la Casa de la Cultura, compartiendo espacio con los 50 retratos de María del Roxo, que desde principios de mes ya se habían colgado en sus paredes.

Etiquetas
stats