La 'Capilla Sixtina' románica de León recobra los colores de su esplendor

Labores de restauración de las pinturas murales del Panteón Real de la Colegiata de San Isidoro.

Miriam Badiola / ICAL

La Junta de Castilla y León concluirá antes de que finalice este año los trabajos de restauración de las pinturas del Panteón Real de la Colegiata de San Isidoro, en la ciudad de León, tras una inversión de enmarcados dentro del programa de intervención puesto en marcha en el año 2009 y que ha permitido intervenir en “muchísimos aspectos del extraordinario edificio”, como son la iglesia, la torre, la fachada meridional, la Puerta del Cordero o el claustro.

Estos trabajos, cuyo coste es de más de 173 000 euros, se centran en las pinturas murales de época románica que revisten totalmente las bóvedas y parcialmente los muros de la Capilla de Santa Catalina, situada a los pies del templo, también conocida como Capilla de los Reyes o más comúnmente como Panteón Real. Y popularmente llamados la 'Capilla Sixtina' del románico.

Las pinturas, que destacan por su calidad artística y también por constituir uno de los conjuntos mejor conservados en la Península, cuentan con más de 120 metros cuadrados de superficie, extendidos por bóvedas, arcos y paredes, y que suponen una excepcional muestra de arte, elogiada tanto por expertos como por profanos, por lo que junto a la arquitectura que reviste, así como por la también escultura monumental que completa su decoración, constituye “uno de los espacios más valorados del románico peninsular”.

Las obras de restauración llevadas a cabo pasan por “renovar su estado de conservación”, ya que según aseguró el director general de Patrimonio Cultural “no estaban especialmente dañadas”, aunque “se enmarcan en un programa de actuación integral”, lo que requería de “una revisión de las mismas”, para lo que “se ha seguido el esquema de identificación, caracterización, estudio de patologías e intervención marcado por la Consejería”.

El resultado de la restauración va a mostrar unas pinturas más nítidas y con los colores originales más definidos y naturales, y eso que la propia Junta asegura que se ha “evitado realizar reintegraciones de color, para mostrar la imagen original sin ningún tipo de añadido, buscando la pureza de los restos románicos”.

La intervención, que se acomete desde el mes de abril en el Panteón Real de San Isidoro y el Panteón de Infantes, está cofinanciada por la Junta de Castilla y León y Fondos Feder e inscrita dentro de las intervenciones previstas en el proyecto cultural de restauración de la Real Colegiata de San Isidoro, en un ejemplo de “la expresión de la cooperación y las relaciones institucionales” entre el Cabildo, la Fundación Montemadrid -antigua Caja Madrid- y la Consejería de Cultura, Turismo y Deporte de la Junta de Castilla y León.

Las actuaciones del proyecto cultural de restauración se iniciaron con distintas intervenciones entre los años 2005 y 2009, mientras que en junio de este último año se firmó un protocolo que concretaba el marco de colaboración entre las partes. Así, la Fundación Caja Madrid realizaría el proyecto de nueva musealización del conjunto y la Junta de Castilla y León acometería los trabajos de restauración necesarios para la correcta conservación de los bienes patrimoniales del conjunto monumental, destacando en esta fase la restauración del interior y fachada de la Basílica por parte del Ejecutivo autonómico.

El director general de Patrimonio Cultural, Juan Carlos Prieto, visitó este jueves los trabajos llevados a cabo en estos momentos en “un hito de la arquitectura y de la historia española y leonesa y del Camino de Santiago, así como inicio de todo el Parlamentarismo”.

Musealización

Respecto a la apertura del Museo en sí, el director general de Patrimonio Cultural, Juan Carlos Prieto, reconoció hoy que la fase de musealización “se está retrasando un poco”, a pesar de que “los trabajos ya están hechos”. No obstante, aseguró que “la Fundación y el Cabildo trabajan para ello”.

“Las obras de palacio van despacio”, apuntó al respecto el abad de la Colegiata de San Isidoro, Francisco Rodríguez Llamazares, quien expuso que se trata de un lugar donde “no se pueden precipitar las intervenciones ni estar presionados por la rapidez”, sino que “lleva un proceso que requiere de paciencia”.

Rodríguez aprovechó la ocasión para hacer alguna que otra reclamación de intervención para el conjunto monumental, entre las que destacó la necesidad de mantenimiento y conservación permanente para “dejar a las generaciones futuras un edificio mejor conservado y más actualizado”.

Etiquetas
stats