León blinda para siempre las 'terrazas covid' en las carreteras, al contrario que Valladolid, Burgos, Segovia o Salamanca

Imagen de una terraza de hostelería sobre la calzada en una céntrica calle de León.

Carlos J. Domínguez

Quince años después de la última ordenanza que regula las terrazas y veladores de la hostelería en León, la capital de la provincia de España con más bares por cabeza, el equipo de Gobierno en el Ayuntamiento de León ha dado a conocer por fin el borrador que pretende aprobar para impulsar una nueva normativa.

En esta actualización destaca, por encima de todo, que habrá barra libre de terrazas: se propone blindar en las calles de la ciudad las 'terrazas covid,' es decir, que seguirán existiendo con todos los parabienes y algunas restricciones estéticas y de medición, esos veladores situados sobre las calzadas de las calles, ocupando incluso aparcamientos, como comenzó a hacerse tras la desescalada de la pandemia, desde mayo de 2020, y todavía se puede apreciar cuando la Covid ya quedó atrás.

Con esta decisión, León tendría un criterio radicalmente distinto a otras muchas ciudades similares en tamaño o en tirón turístico. En casos como Burgos, Salamanca, Oviedo, Segovia, Valladolid e incluso Madrid ya han decidido hace tiempo acabar con aquellas terrazas excepcionales que aquí permanecerán para siempre.

Gracias a esa manga ancha, la ciudad cuenta a día de hoy con cerca de mil terrazas y veladores de hostelería y restauración, explicó la concejala de Comercio, Consumo y Fiestas del Ayuntamiento de León, Camino Orejas, en la presentación sin previo aviso del borrador de la nueva ordenanza municipal. En la rueda de prensa, ella destacó que se trata de una regulación que busca conseguir una ciudad “más ordenada, moderna, limpia y accesible para todos”.

También aseguró la concejala que nace tras intentar “buscar por todas partes el consenso”, después de comentar, eso sí, que se pretende atender la mayor demanda de espacio público, con motivo del aumento del turismo en la ciudad. Hay que recordar las voces sobre todo de vecinos del Casco Histórico de la ciudad reclamando tener voz y voto para paliar muchos problemas de convivencia que dicen padecer.

Trámites, necesidad de apoyos y plazos

Aparte de la permanencia de las 'terrazas covid', son muchas las novedades que incluye la propuesta, la cual inicia ahora todos los trámites administrativos. Para entrar en vigor, además, debe contar el equipo de Gobierno del PSOE con el necesario respaldo de alguno de los otros grupos, como el PP, UPL o Vox, que suman mayoría en la oposición. Y todo ello con el planteamiento inicial de que que pueda entrar en vigor fijando un plazo para que bares, cafeterías, restaurantes u hoteles se amolden a todas esas novedades: hasta el 31 de diciembre de 2024.

Más espacio para pasar en aceras, no entre terrazas

Entre esas novedades respecto a la norma que permanecía en vigor y sin retocarse desde el último quindenio, destaca por ejemplo la ampliación del espacio obligatorio exento de sillas y mesas que debe haber en las aceras para el paso de viandantes y peatones: ahora se ampliará hasta los 1,80 metros, cuando hasta ahora era de un mínimo de 1,50 metros. Esta última distancia permanecería ahora como fijada entre una terraza de un establecimiento y la terraza vecina.

En cuanto a lo que las terrazas deben ocupar, será obligatorio marcar el espacio autorizado claramente sobre el suelo de manera que los clientes, los paseantes o la policía visualicen sin problema cualquier exceso, que a día de hoy es motivo de sanciones recurrentes, según transmite en ocasiones el Consistorio.

¿Qué pasaría con polémicas como el velador del Marcela?

Ningún elemento podrá estar anclado, ni de forma permanente. Y también se explica que “el Ayuntamiento, en determinadas zonas que posean acreditado valor artístico y monumental o especial interés para la ciudadanía, podrá prohibir o limitar la colocación de terrazas de veladores”. Ambas cosas ponen en duda si, con estas nuevas ordenanzas, se permitirían casos como la polémica de un conocido restaurante en la Plaza de San Marcelo. Y es que hay que recordar que el Consistorio los permitió, aunque antes lo había denegado con duros informes en contra, mientras Patrimonio de la Junta sancionó a la empresa por afectar a la zona de protección del Camino de Santiago en la ciudad. Sin embargo, al estar pendiente recurso judicial, dos años y medio después allí sigue la estructura que parte de la ciudadanía ha bautizado con el elocuente nombre de “mamotreto”.

Ni calefactores de gas ni aparatos de TV o sonido

Otra novedad propuesta es que será obligatorio en las terrazas más grandes, todas las de más de 24 metros cuadrados de superficie, reservar un velador (juego de mesa y sillas) para personas con movilidad reducida. También destaca que ninguna terraza podrá ser mayor que la superficie interna del local al que pertenece. Y en todas, los recipientes sobre la mesa a modo de papelera deberán estar cubiertos. Los estragos de las palomas algo tienen que ver en estos detalles.

Quizá haya dos modificaciones que serán las que más se notarán cuando si la ordenanza entra en vigor tal y como está: una, que desaparecerán del paisaje de las terrazas leonesas los calefactores de bombona de gas. La norma permitirá “únicamente aquellos que funcionen con energía eléctrica, mediante combustión de pellets u otro sistema ambientalmente sostenible”. El otro gran cambio es que queda expresamente prohibido instalar televisores o aparatos de sonido ni en la misma terraza ni mirando hacia ella. Junto con las actuaciones en directo, sólo se podría en casos de autorización excepcional durante “fiestas patronales”, que ni siquiera de barrio.

Atención profesional, prohibido de 'autoservicio'

La propuesta regula además que la mayor parte de la hostelería leonesa estará obligada a atender a los clientes de manera personal, erradicando el caso de que no haya un camarero que sirva en esa terraza. Esta obligación afectará a la totalidad de las que se instalen en las calzadas y también a todas las calles peatonales, plazas, calzadas y todas las ubicadas en el Casco Histórico y la zona llamada 'zona ampliada', que abarca la práctica totalidad del amplio centro urbano de la ciudad, según este mapa.

No se menciona en lugar alguno barrios de tradición hostelera concretos, como el Barrio Húmedo o el Cid o Barrio Romántico. Pero sí tiene mención y tratamiento aparte la Plaza Mayor de León, por ejemplo, para permitir excepcionalmente situar terrazas bajo los soportales, siempre que respeten los 1,80 metros de paso peatona obligados ahora. También aquí un plano que acompaña al borrador sitúa como permitido el mayor número de veladores nunca visto en este punto de la ciudad, estimando que se autorizaría una ocupación de prácticamente el 40% bajo el soportal y otro 40% del espacio total de esta plaza.

Horarios de invierno y de verano

La ordenanza establece dos temporadas diferentes con diferentes condiciones para la hostelería. En invierno, el horario será como máximo hasta la medianoche en los casos de viernes, sábado y vísperas de festivo, que en el resto de la semana se adelantará a las 11.30 horas. Como novedad, se permitirá usar la terraza dos horas antes por la mañana, a partir de las 8.00 horas.

La época estival arrancará “desde el viernes anterior al Domingo de Ramos”, con la Semana Santa, y llegará hasta el 31 de octubre“, permitiéndose en todos esos meses dejar operativas las terrazas de domingo a jueves hasta la 01.30 horas y los viernes, sábados y vísperas de festivos hasta la 02.00 horas.

El texto se cubre las espaldas ante posibles cambios puntuales o conflictos, pudiéndose ampliar esas horas en “fiestas patronales, fechas singulares u otras razones de interés público” pero también limitarse “cuando concurran razones de alteración de la pacífica convivencia o de molestias al vecindario debidamente acreditadas”.

Las sanciones, como mucho 3.000 euros y cierre total

En cuanto al régimen sancionador, las faltas leves y graves las podrá tramitar personal funcionario de la Concejalía pero el equipo de Gobierno, es decir, los partidos que gobiernen, tendrá en sus manos las decisiones de infracciones muy graves. Estas últimas, en el más grave de los supuestos, contempla que la mayor dureza será el pago de una multa de hasta 3.000 euros, así como el cierre de entre tres meses y un día hasta el caso máximo de prohibir instalar jamás la terraza de nuevo.

Para intentar evitar la situación actual, que la acumulación de sanciones no tiene muchos efectos reales, la ordenanza establece ahora que la acumulación de tres infracciones leves puede conllevar el cierre hasta durante un mes y que sumando dos infracciones graves se ampliaría a tres meses de castigo.

Aquí se puede consultar o descargar el borrador de la nueva Ordenanza Municipal de Terrazas de Hostelería y Restauración en León.

Etiquetas
stats