Unos por otros, la casa sin barrer y la mierda nos llega en Represa del Condado hasta las cejas

La localidad de Represa del Condado con la LE-5610 a su paso. // Google Street Wiew

Rosa Isabel De La Puente Viejo

El caso que nos ocupa, es posible que se repita en numerosos pueblos de nuestra amada provincia, pero hoy le toca al mío, ¡Qué le vamos a hacer! Estoy hablando de Represa del Condado, un pequeño pueblo perteneciente al Ayuntamiento de Vegas del Condado, pero con la particularidad de hallarse más próximo a los pueblos de la Sobarriba, pertenecientes al Ayuntamiento de Valdefresno.

Le atraviesa una sinuosa carretera, la LE-5610, que discurre entre la N-601 por Valdefresno y Represa del Condado hasta la CL-624. Todos los pueblos vecinos, de este último Ayuntamiento (Valdefresno), han sido bendecidos con la instalación de varios resaltos a lo largo de la vía que atraviesa cada población, teniendo como consecuencia la disminución de la velocidad de los vehículos que por ella circulan, reduciendo así, los peligros de atropellos que se puedan producir en la vía pública. Pero, mira tú por dónde, esto no sucede en Represa.

Nuestra queja y demanda no es reciente. Desde el año 2003, en 2010, y en 2012 se han venido presentando, por parte de los vecinos, diversas peticiones (con firmas de la mayoría de los afectados, fotos y documentación incluidas), a la Excelentísima Diputación de León y al Excelentísimo Ayuntamiento de Vegas Del Condado, que han sido desestimadas al considerar, cada uno de los entes por separado, que la responsabilidad es del otro.

Coloquialmente hablando, lo que se llama pasarse la patata caliente. Como estoy escribiendo esta carta, supondrán que ninguno de los dos concluyó la ejecución de dicha obra; se nos esperanzó diciendo que acometerían dichos trabajos una vez que se realizasen las instalaciones de las aceras en el pueblo. Las aceras hoy, son una realidad; de los resaltos desconocemos paradero.

Sí, es verdad que Represa tiene una población de unos 30 habitantes durante el año. Sí, es verdad que esta cantidad ínfima de población no supone una significante pérdida de votos. Sí, es verdad que se trata de un Ayuntamiento de presupuesto limitado, que en ocasiones se destina a proyectos menos esenciales (instalaciones deportivas, restauración de los lavaderos, que nadie usa). Sí, es verdad que mi familia y yo residimos en este pueblo durante el periodo estival, al igual que numerosas familias con niños pequeños.

Lo cierto es que, durante las 24 horas circulan gran número de vehículos (coches, motos, quads, tractores, furgonetas, camiones, bicicletas) y algunos de ellos parece que van a despegar. De poco sirve que cada vez que tenemos oportunidad comuniquemos a través de gestos y señales, más o menos educados, a los conductores que no vayan tan deprisa.

¿Tendremos que esperar a que ocurra una desgracia irreparable?

Yo no quiero, estamos más que hartos.

Apelo a la empatía y humanidad de quien corresponda, que piensen en sus familias y se pregunten si estarían dispuestos a someterles a tales peligros cada segundo, de cada minuto, de cada hora, de cada día, de cada semana...

Etiquetas
stats