Los partidos se enzarzan en reproches sobre retrasos en demandas como la integración de Feve o la León-Braganza

Miembros de partidos políticos participantes en el encuentro con ColproLeón.

Con un cruce de reproches se ha resuelto el encuentro de trabajo celebrado este jueves entre miembros de ColproLeón (Asociación de Colegios Profesionales de León) y portavoces de seis fuerzas políticas, que han eludido responsabilidades sobre el retraso de proyectos como la integración de Feve (Ferrocarriles de Vía Estrecha) o la autovía León-Braganza, así como el déficit en servicios sanitarios como los consultorios médicos locales o la dotación de las UCIs (Unidades de Cuidados Intensivos).

El encuentro tuvo lugar en la sede del Colegio Oficial de Enfermería de León y en la cita han estado presentes Javier Cendón (PSOE), Aurora Baza (PP), Justo Fernández (Ciudadanos), Nael Blanco (Podemos), Enrique Valdeón (UPL) y Miguel Suárez Arca (Vox), que se han acusado mutuamente de inacciones, retrasos, problemas técnicos y faltas de presupuesto, entre otros argumentos.

En lo relativo a la autovía León-Braganza, todos los representantes políticos han estado de acuerdo en su utilidad y en la necesidad urgente de su construcción para convertir la provincia en eje del transporte en el noroeste español. Donde no hubo acuerdo es en buscar la responsabilidad de su retraso. La ausencia de petición de fondos europeos por parte de la Junta de Castilla y León centró el debate y los reproches, máxime teniendo en cuenta que el Gobierno portugués ha logrado de los fondos Next Generation 16 millones de los 34 necesarios para acometer la obra en suelo luso. El PSOE, por su parte, ha comprometido la construcción del puente internacional que conectará ambas fronteras siempre que la Junta de Castilla y León cumpla con la construcción de la vía rápida.

La integración de Feve también ha provocado un intenso rifirrafe en la sala. Para el PP, su situación es “penosa”, fruto, dicen, del “nulo avance que ha habido con el gobierno socialista y su deseo de cerrar la línea”. El PSOE, por su parte, ha asegurado que ya no hay ningún proyecto ni tramitación pendiente al respecto pero sí un “problema técnico”, que no es otra cosa que la entrega de los propios trenes por parte de la empresa. Vox y UPL, por su parte, auguran que los trenes “no volverán a circular por Matallana”.

El cierre de los consultorios locales y el déficit de UCIs fue uno de los pocos asuntos que trajo un consenso entre los 6 representantes políticos. Todos estuvieron de acuerdo en reconocer la necesidad de mejorar las condiciones laborales del personal sanitario para evitar la fuga de profesionales. No hubo respuesta y sí cruce de acusaciones, sin embargo, ante los datos planteados por ColproLeón: de las 53 UCIs presupuestadas en Castilla y León para nueva ejecución, 28 se adjudicarán a Valladolid, 7 a León y el resto se repartirán en el resto de provincias de la Comunidad. Tampoco hubo acuerdo sobre la reapertura de los consultorios locales y la necesidad de reestructurar tantos los medios humanos como técnicos. El transporte a la demanda sí surgió con cierta fuerza en el debate como posible solución a la dispersión de la población rural y su atención sanitaria.

 

Etiquetas
stats