La “confabulación contra Elosúa”, el mayor conglomerado industrial que apostó por León

La vieja sede de la compañía leonesa en el Paseo de Salamanca y Andrés Elosua Rojo.

“Hijo, los negocios no tienen entrañas”. Con esta frase, Marcelino Elosúa padre explicaba a su hijo Andrés el resultado de una junta de accionistas en 1952 en la que una parte de la familia propietaria de la Compañía Nacional de Oxígeno echaba a la de su tío. Es prácticamente el directísimo comienzo (tras un pequeño prólogo) de Conspiración contra Elosúa. Una empresa familiar de Andrés Elosúa Rojo que se presentará este lunes a las 19 horas en la Casa de León en Madrid (se puede comprar en internet pinchando aquí).

Adiós Elmar, hasta siempre Elosúa

Conoce aquí la historia de la empresa Elosúa

Un libro en el que el último de los hermanos Elosúa vivo explica cómo el Gobierno de Felipe González montó una retorcida estrategia —con traición familiar incluida– para tomar el control de la empresa que más apostó por León (su desgraciadamente fallecido hermano Marcelino Elosúa Rojo en accidente de aviación el 6 de enero de 1984 era uno de los mayores defensores de la autonomía leonesa que nunca fue) y que llegó a ser la empresa alimentaria más importante de España.

Si hubo un emporio industrial en la capital leonesa éste fue el de Elosúa. Tan grande que llegó a promocionar una refinería de aceite, y crear empresas como la embotelladora vinícola de Vile y, por necesidad, la Vidriera Leonesa, las marcas de legumbres El Hostal, o la de fabada El Campanal, o los congelados Elmar. O promover el desaparecido Banco Industrial de Crédito (que tuvo su sede en el Complejo de Santo Domingo en la plaza central de León), y también llegó a absorber a su principal competidor: Carbonell.

Una operación sugerida desde el Gobierno de la nación, al que ya había llegado el PSOE, para evitar que aquella empresa cayera en manos extranjeras, que terminó en una retorcida confabulación para que Mercasa (la empresa estatal de Mercados) tomara el control de formas nada éticas como explica este libro.

Una traición en toda regla que terminó provocando que fuera este gran conglomerado el que cayera en manos de capital foráneo del país. Andrés Elosúa Rojo utiliza sus notas de aquellos tiempos para escribir no sólo lo que ocurrió, según su punto de vista, sino un libro de consejos económicos para las empresas familiares.

Viene a ser esta historia, “lo que nunca se contó de cómo el Gobierno de Felipe González, utilizando uno de los familiares Elosúa, cual caballo de Troya, se hizo con el control de la empresa”. El tapado, según el autor, era Marcelino Elosúa de Juan, el hijo del hermano que apostaba por León ante todo.

Una explicación directa en tres partes bien diferenciadas

Con un estilo directo, sin alharacas, Andrés Elosúa Rojo se lanza en una vertiginosa explicación de lo ocurrido en 1989, cuando descubrió una agresiva campaña oculta de compra de acciones incluso a más del mil por ciento de su valor ante una Junta de Accionistas que terminó intervenida por un juez. Cuenta la conspiración en la que la familia perdió el control de aquella empresa creada por su abuelo el 14 de julio de 1927.

Así, primero cuenta la 'Historia de una traición', refleja lo que era 'Una empresa familiar' y en la tercera 'Elosua S.A. ¿Un agujero negro?', cuenta cómo en aquel momento, pese a la propaganda negativa, se podía considerar la empresa alimentaria más importante de España. Y cómo pasó de ser la protectora del sector aceitero para el Estado Español a caer en manos extranjeras tras la toma de controlo por parte de éste. Cómo se vendió Elosúa por espurios intereses del PSOE que gobernaba con el rodillo parlamentario de aquel entonces.

Andrés Elosúa aprovecha la descripción de una crisis tan destructiva en la que él y su familia lo perdieron todo, para dejar unas reflexiones sobre cómo afrontar las incertidumbres de un ataque directo a las compañías que son la misma vida de un empresario

Andrés Elosúa Rojo cuenta los hechos que ocurrieron retomando un borrador que escribió en aquella época, lo cual le dota de verosimilitud a su versión. No sólo es interesante ver cómo el emporio industrial leonés se vende de mala manera, sino que es un gran libro de aprendizaje de Empresa: sumerge al lector “en una espiral de decisiones empresariales y políticas, de traiciones y secretos, de compra y venta de acciones, en los despachos de una empresa de alimentación”.

“Confabulación contra una empresa. Tiburones al acecho es un trabajo sencillo en las formas, pero de gran calado en el mensaje, que gustará a los lectores por lo que narra y por el modo de hacerlo. A lo largo de los capítulos se emplea una terminología propia del mundo del Derecho y la empresa, pero fácil de entender para el lector, ya que la trama se desarrolla de una forma clara, sencilla y amena para una correcta y fácil comprensión. El uso de una estructura a modo de diario mantiene una acción vertiginosa y un ritmo de lectura ágil, vital para una obra de esta envergadura. La historia de Elosúa conecta directamente con el lector al presenciar de primera mano, tal y como si lo contara un buen amigo o lo vieran en una trepidante serie de televisión, cómo una empresa familiar es sometida desde sus cimientos a un impasible ataque de tiburones –como el propio autor describe en algunas páginas del libro– para apoderarse de todo lo que habían creado durante generaciones”, explica la reseña.

De esta manera, Andrés Elosúa quiere dejar, aprovechando la descripción de una crisis tan destructiva en la que él y su familia lo perdieron todo, unas reflexiones para el aprendizaje de cómo afrontar las incertidumbres de un ataque directo a la propiedad de una empresa que es la misma vida de un empresario.

La recensión continúa con “lo que él piensa, cómo ve los nuevos acontecimientos, qué estrategias toma a seguir. Logra así un perfecto equilibrio entre la frialdad de los despachos y el calor del hogar y las debilidades y fortalezas del ser humano. La intriga y el misterio forman una de las partes más evidentes de toda la obra, la caracteriza y es lo que le da el sentido global. La constante interacción entre sus personajes, la manera que tienen de expresarse y la información detallada sobre el mundo bursátil y empresarial, hace que el texto brille con luz propia, sin necesidad de giros de guión novelados, solo la verdad de Andrés Elosúa recorriendo las páginas. Confabulación contra una empresa. Tiburones al acecho es, en definitiva, una historia original sobre un tema que aun pudiendo ser abarcado desde muchas perspectivas, escoge la más simple y a la vez la más difícil: la voz propia del protagonista”.

La presentación en la Casa de León en Madrid (en la calle del Pez) este lunes 16 a las siete de la tarde contará con la presencia de pesos pesados tales como el exalto comisionado de la Marca España Carlos Espinosa de los Monteros y el catedrático emérito de Derecho Mercantil, Ángel José Rojo. Cuando llegue a León, el

Puedes comprar el libro 'Confabulación contra Elosúa' pinchando en este enlace

Etiquetas
stats