El Tribunal Superior confirma la absolución de dos hombres juzgados en León por estafar a agricultores

Sede del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León en Burgos.

EFE

El Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de Castilla y León ha confirmado la absolución de los delitos de estafa e insolvencia punible a dos hombres, administradores de una mercantil dedicada a la compraventa al por mayor y por menor de semillas, abonos, piensos, cereales, fitosanitarios y todo lo relativo a la producción agrícola. Unos hechos que se remontaban a 2016.

En su sentencia, la Sala de lo Civil y Penal del TSJCyL ha desestimado definitivamente el recurso interpuesto por la acusación particular de los presuntos estafados y ha ratificado en todos sus términos el fallo anterior de la Sección Tercera de lo Penal de la Audiencia Provincial de León, una sentencia fechada hace un año, el 30 de diciembre de 2022, que consideró que no consta acreditado que los encausados tuvieran intención de no efectuar los contratos mercantiles sabiendo que no se iba a abonar el importe de los mismos.

Ambos recibían de los agricultores el producto de su cosecha, previo su pesaje, entregándoles un documento justificativo de la entrega del producto y remitiéndoles posteriormente el documento acreditativo de la compra con el importe a percibir.

El 9 de mayo de 2016 -después de operar en el modo citado con todos los agricultores, entre los que se encontraban quienes ejercen la acusación particular- firmaron un contrato de compraventa de acciones sociales de la sociedad que administraban –por el precio de un euro- que se repitió hasta en otras dos ocasiones un mes más tarde.

La Audiencia, que estimó que no concurrían los elementos objetivos y subjetivos de los tipos delictivos de la estafa y de la insolvencia punible, al no existir ninguna clase de estratagema defraudatoria previa o concurrente a las entregas de cosecha por parte de los denunciantes, calificó los hechos enjuiciados como un “mero incumplimiento contractual desprovisto de toda significación penal” y absolvió a los acusados de los reseñados delitos.

“Muy probablemente, y por la conducta que observaron vendiendo las participaciones de la sociedad y recomprándolas algún tiempo después, eran conocedores de que la sociedad atravesaba por un momento de iliquidez, pero probablemente pensaran que serían capaces de reflotarla y de afrontar posteriormente sus compromisos, cosa que no llegaron a lograr. Y ello no es demostrativo de una voluntad de engaño sino de un mero incumplimiento negocial que debe de solventarse a través de los mecanismos que ofrece el derecho privado”, se expone en la sentencia.

Etiquetas
stats