Los taxistas leoneses se solidarizan con la huelga de Madrid y acuden este lunes a la capital

Taxi.

Una quincena de taxistas de León y los municipios del Alfoz, hasta el momento, acudirán este lunes a Madrid en solidaridad con la huelga que el sector mantiene en la capital de España solicitando una regulación para las licencias VTC que compiten contra ellos de la mano de gigantes tecnológicos como Uber o Cabify y que consideran “competecia desleal”.

Madrid afrontará este lunes la octava jornada consecutiva de una huelga que de momento ha sido paralizada en Barcelona. Las dos mayores ciudades del país son las más afectadas por la presencia de licencia VTC, cuya regulación exigen a las Comunidades Autónomas, que son las competentes para hacerlo tras despacharles el problema el Gobierno de Pedro Sánchez.

Los taxistas acudirán desde primera hora, con salida a las 6 de la mañana desde la Estación de Autobuses de León, y se unirán a otro taxistas de toda España. Se espera que acudan un millar de taxistas desde Andalucía o un centenar que irán desde Asturias. Los leoneses se juntarán con los que vayan de Valladolid, Salamanca y Burgos en Los Ángeles de San Rafael para hacer columna hacia la capital. Allí se unirán a los taxis madrileños para colapsar el centro de la ciudad reclamando una solución al conflicto.

Los trabajadores del taxi de León pertenecen a distintas asociaciones profesionales y son una muestra del colectivo que en la provincia agrupa más de 200 licencias, acudiendo a Madrid su solidaridad con sus compañeros pese a que los grandes operadores de VTC no realizan competencia directa aquí. En León las licencias VTC rondan las 70 aunque no operan con las tecnológicas como en la grandes capitales.

El sector reclama una normativa estatal que regule las VTC de manera que sea para todos igual, aunque serán las Comunidades e incluso los grandes Ayuntamientos quienes regulen cómo compiten esto vehículos con conductor contra el servicio tradicional del taxi.

“Los taxistas leoneses vamos a Madrid porque que nos estamos sientiendo víctimas”, señala uno de los movilizados que lamentan que hayan sufrido una campaña de desprestigio, “sobre todo los de Madrid, vamos a apoyarles porque se quedan sin trabajo y encima le desprestigian como si fuesen unos sinvergüenzas”.

El conflicto iniciado con esta huelga ha dejado polémicas imágenes de violencia en los medios y redes sociales, considerando los taxistas que se les ha pintado como los 'malos de la película' cuando piden regular las VTC como se les regula a ellos. En las negociaciones abiertas en Cataluña la Generalitat se ha mostrado abierta a fijar un tiempo mínimo para la solicitud de un coche VTC y en el Gobierno de la Comunidad de Madrid fijarlo en función de los metros de distancia que haya. Los taxistas piden que se regule que no puedan recoger pasajeros en tránsito y una normativa estricta para evitar competencia desleal.

León ya se sumó en 2017 a la huelga nacional que se convocó contra las licencias VTC con un paro de una hora. “Los taxistas tradicionales estamos preparados para competir, con vehículos adaptados según las necesidades del usuario –pago con tarjeta, número de plazas, servicio de mascota, entre otras características- pero para competir de una forma legal”, señalaba entonces uno de sus portavoces. De momento la guerra del taxi sigue fuerte en Madrid, ahora movilizando la solidaridad de trabajadores de otras provincias.

Etiquetas
stats