Provincia Provincia
Provincia

Infraestructuras

La Junta publica tras seis meses que la Plataforma de Torneros no necesita un nuevo análisis ambiental

La publicación hoy en el Boletín Oficial de Castilla y León deja vía libre a la entidad estatal Sepes para contratar por fin, quince años después de anunciarse, las primeras obras en la plataforma logística leonesa, después de constantes embrollos entre ambas administraciones que han vuelto a acumular retraso en su arranque definitivo.

torneros plataforma intermodal logística transportes proyecto sepes suelo industria industrial polígono león onzonilla vega de infanzones
Planificación promovida por la empresa ministerial de suelo público Sepes.
C.J. Domínguez | 25/04/2022 - 09:26h.

La Plataforma Logística Intermodal de Torneros en León "no tiene efectos significativos sobre el medio ambiente y en consecuencia, no debe someterse a una Evaluación de Impacto Ambiental Ordinaria". Seis largos meses han hecho falta para que la Junta de Castilla y León decida otorgar sus bendiciones ambientales al esperado proyecto logístico, vital para el futuro económico de la provincia de León, en una decisión que este lunes publica el Boletín Oficial de Castilla y León (BOCyL), con la firma de la delegada territorial autonómica en León, Ester Muñoz.

A lo largo de 19 páginas, y desde que la Entidad Pública Empresarial de Suelo (Sepes) remitiera a la Consejería de Fomento y Medio Ambiente el proyecto de urbanización el pasado mes de octubre de 2021, ahora la Junta da el definitivo 'sí' ambiental tras un auténtico ir y venir de informes y contrainformes que han demorado en exceso lo que parecía a priori un mero trámite.

La Junta tenía que sopesar si había algún impedimento o corrección que hacer en el proyecto de urbanización, es decir, para las primeras obras en 15 años desde que Torneros se anunciara, a raíz de la documentación que Sepes contrató a las empresas Uxama Ingeniería y Arquitectura, S.L.P.U. y Omicron-Amepro, S.A hace justo un año, en abril de 2021, y ya con algún retraso.

El informe señala que se deberán obtener previamente al inicio de las obras, todas aquellas autorizaciones que sean preceptivas en cumplimiento de las normativas sectoriales vigentes aplicables en cada caso y tener en cuenta lo indicado en el informe de la Sección de Protección Civil, con objeto de prevenir y evitar en lo posible la aparición de impactos, accidentes y otros riesgos.

Se añade que el documento perderá su vigencia y cesará en la producción de los efectos que le son propios si en el plazo de cuatro años desde su publicación en el Bocyl no se hubiera procedido a la autorización el proyecto y que el Servicio Territorial de Medio Ambiente de León deberá recibir una copia del documento de aprobación definitiva del proyecto.

Una vez ejecutadas las actuaciones previstas y de forma previa a la recepción de las mismas por el promotor, se remitirá al Servicio Territorial de Medio Ambiente de León un informe referente a la ejecución de las medidas preventivas, protectoras y correctoras establecidas en el documento ambiental y en el documento que hoy se publica.

El procedimiento ambiental autonómico parecía de puro trámite, ya que el plan general de Torneros ya tuvo un visto bueno de impacto ambiental en 2014, pero ahora desencadenó un embrollo administrativo que ha acabado por alargar medio año el proceso hasta llegar a la conclusión oficial que ahora se publica en el BOCyL y por el cual se concluye que el impacto del proyecto es prácticamente inocuo, después de haberse consultado a numerosas administraciones afectadas.

Hay que recordar que parte de esa demora se debió a informes y contrainformes, contradictorios entre ellos, provenientes de otro organismo estatal como es la Confederación Hidrológica del Duero (CHD), que primero defendió que no era preciso un informe suyo para entregar a la Junta, que semanas después se desdijo para atacar con dureza el proyecto de urbanización, incluso asegurando que carecía incluso de cosas básicas como un informe hidrológico oficial, y que finalmente emitió otro informe negando aquel y admitiendo que todo posible impacto se había evaluado y admitido ya en 2015.

Con esta decisión final de la Junta de Castilla y León, que el Sepes reclamó hace escasos días que convirtiera en oficial con su publicación, ahora la entidad ministerial tienen que dar el siguiente paso, que es contratar por fin los primeros trabajos sobre el terreno para dotar a Torneros de todas las infraestructuras básicas y comenzar a parcelar, desarrollando paulatinamente las cuatro fases en las que se ha decidido repartir la carga de su desarrollo.

publicidad

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Deja tu comentario
publicidad
publicidad