Fiscalía pide 23 años de cárcel para un hombre por asestar 50 puñaladas a otro y causarle la muerte

Portada del edificio de la Audiencia Provincial de León.

Agencia EFE

Un hombre de 33 años se enfrenta a una petición de condena de la Fiscalía de veintitrés años de cárcel por un delito de asesinato con ensañamiento, supuestamente cometido al asestar 55 puñaladas a un conocido, que tenía 50 años, tras una discusión.

La Audiencia de León acogerá el juicio, desde el próximo lunes hasta el jueves, por hechos ocurridos sobre las 21.00 horas del 12 de agosto de 2021 en una vivienda de la calle del Paraisín, en el casco antiguo de Ponferrada.

En esa fecha, el acusado inició una discusión con un conocido que fue subiendo de tono hasta que comenzó a propinarle puñaladas utilizando para ello varios cuchillos, navajas e incluso un destornillador, según sostiene el escrito de acusación del Ministerio Fiscal.

La víctima intentó zafarse y trató de huir del piso pero el acusado le siguió y continúo agrediéndolo por la espalda.

Una vez en el portal del inmueble, algunos viandantes vieron la agresión e intentaron ayudar a la víctima, hasta el punto de que uno de ellos consiguió romper el cristal para abrir la puerta y permitir la salida del perjudicado, ya herido de muerte y que solo pudo arrastrarse hasta la calle.

El agresor se encaró con los vecinos, que le pedían que depusiese su actitud violenta mientras avisaban a los agentes policiales, que detuvieron poco después al acusado en el propio edificio.

De todas las lesiones que describe el escrito de la Fiscalía, la que le causó la muerte fue una herida penetrante en el tórax causada por un objeto punzante “compatible con un destornillador y que, en su trayecto perforó el lóbulo pulmonar izquierdo en dos ocasiones y alcanzó la aorta torácica descendente a su paso por diafragma, provocando una hemorragia masiva”.

La víctima fue trasladada aún con vida hasta el Hospital El Bierzo de Ponferrada, donde falleció al día siguiente a causa de la gravedad de las heridas que presentaba.

El acusado, en el momento de cometer los hechos, era consumidor de sustancias estupefacientes y alcohol, pero la Fiscalía entiende que no presentaba un deterioro cognitivo ni alteraciones psicopatológicas que anularan o disminuyeran sus capacidades intelectivas y volitivas. 

Etiquetas
stats