Abascal promete en León derogar la memoria histórica, las leyes climáticas y los abusos de las fiscales

Santiago Abascal ante el Ayuntamiento de León en su acto político de este jueves.

Miriam Badiola / ICAL

“El Partido Popular dijo en su día que quería un debate a tres con Pedro Sánchez y con su cómplice, la del puñal a Iglesias, y ahora rechaza el de Televisión Española porque quieren un debate a siete con los enemigos de España pero no lo quieren si está Abascal”. Con estas palabras se pronunció hoy en León el presidente de Vox, Santiago Abascal, respecto a la decisión de Alberto Núñez Feijóo, para lo que afirmó que se debe a que “no participan los líderes del PNV, ERC y EH Bildu.

Ante una falta de “sentido común”, el líder de la formación verde reconoció que “los españoles igual todavía no le dan a Vox la mayoría absoluta”. “Intentamos no dejarnos llevar por la soberbia y sabemos que en estos momentos estamos obligados a entendernos con una fuerza política para construir una alternativa”, señaló.

Sin embargo, esa fuerza política, apuntó en relación al PP, “tiende la mano al Partido Socialista e intenta excluir de los debates a la tercera fuerza más votada”. “No esperábamos el cordón sanitario de aquellos a los que hemos tendido la mano para poder echar a Sánchez y a todas sus políticas”, reconoció.

Sobre su posible llegada al Gobierno central, el presidente de Vox señaló que “se va a decidir sobre la economía de manera soberana y se van a derogar leyes que atacan a la libertad como la de memoria histórica, las que ponen riesgo a las mujeres, las climáticas que arruinan y las fiscales que se han convertido en un abuso sistemático”. “Ya lo hemos demostrado todo en Castilla y León”, concluyó.

También hizo alusión Abascal a las entrevistas de Pedro Sánchez y Alberto Núñez Feijóo en El Hormiguero y explicó que, aunque Vox fue invitado en un principio e incluso se eligió fecha, “después se decidió que no se haría ninguna entrevista a políticos”. Finalmente, “se han hecho entrevistas solo a dos partidos, como si España siguiera en el caduco bipartidismo, aunque luego hablan todo el rato de Vox”.

Dispuesto a “hacer un reconocimiento especial a las regiones históricas de León, Castilla, Navarra y Aragón”, el presidente de Vox advirtió al público presente de que durante la campaña y pre campaña “van a utilizar todas las armas lícitas e ilícitas para intentar desalentarnos y hacernos sentir bichos raros”.

Sin embargo, “lo que defiende Vox va más allá de siglas y candidatos”, al tratarse “un instrumento al servicio de España, la soberanía y los y valores que nuestros padres nos han enseñado”. Por eso, el próximo 23 de julio se vivirá un duelo entre “el socialismo y sus peores caras de enemigos de las patrias, las libertades y la dignidad humana” y “el sentido común”.

“El único sentido de Vox es España y frente a los insultos que nos quieren convertir en extremistas, estamos aquí al ataque para exigir responsabilidades. Que nos pongan la etiqueta que les dé la gana porque no nos importa ni nos acorrala”, comentó con contundencia.

A falta de “24 días para librar a España de un Gobierno que la ha condenado a la ruina”, Abascal trató de visibilizar en León el “ataque a los jóvenes”, algo que “consiste en un insulto insoportable”, ya que “como no son capaces de ofrecer un trabajo estable, acceso a la vivienda o formar una familia”, lo que hacen es “lanzarles migajas como si fueran palomas” y decirles que “en verano se vayan al Interrail para que no voten, porque saben que los jóvenes votan a Vox”.

Etiquetas
stats