Cultura Cultura
Cultura

CINE Y TELEVISIÓN

'Jurassic World: Dominion', cuando los dinosaurios dominaban la taquilla

Llega a la cartelera 'Jurassic World: Dominion', filme que cierra el universo jurásico iniciado por Steven Spielberg hace casi treinta años. El crítico de cine Antonio Boñar escribe sobre este espectáculo visual para toda la familia que ya podemos disfrutar en las salas de León.

Jurassic World: Dominion dinosaurios Velocirraptor
Un fotograma de la última película de dinosaurios: 'Jurassic World: Dominion'.
Antonio Boñar | 15/06/2022 - 19:00h.

Parque Jurásico (1993) cimentó un tipo de superproducción familiar y fantástica, una marca que ha perdurado hasta nuestros días. La adaptación de una novela tan popular como la de Michael Crichton, la incorporación de Spielberg al proyecto y el murmullo publicitario en torno al uso de unos efectos digitales o CGI (Computer Generated Image) que iban a dibujar sobre la pantalla toda esa fauna jurásica de un modo nunca visto hasta entonces, produjeron un efecto mediático irresistible para la audiencia.

Desde entonces y hasta el título que nos ocupa y que cierra (aparentemente) casi treinta años después las dos trilogías independientes pero sutilmente conectadas que componen los universos de Jurassic Park y Jurassic World, los dinosaurios no han dejado de dominar las taquillas de medio mundo.

En Jurassic World: Dominion los dinosaurios ya no solo parecen dominar la tierra (y la taquilla), sino que han logrado extenderse por todo el mundo de una manera invasiva que empuja a la humanidad a una difícil convivencia. Ahora el planeta entero es un gran parque temático jurásico que divide a la especie humana entre los partidarios de acabar con ellos y los grupos ecologistas que luchan por su preservación.

Colin Trevorrow vuelve a la dirección en esta sexta entrega que no disimula su afán recaudador retomando todos aquellos resortes que, casi a modo de recurrente y temible algoritmo, aseguran la presencia de público en las salas. A falta del efecto sorpresa y la fascinación casi virgen por estos seres colosales que explotaban los primeros títulos de la saga, ahora seguimos encontrando un sentido del espectáculo quizás demasiado básico pero todavía eficiente.

El reparto de la última entrega jurásica, con todos los clásicos.
El reparto de la última entrega jurásica, con todos los clásicos.

Si a eso le añadimos un nuevo villano, el Gigantosaurios, y unas ciertas dosis de nostalgia consiguiendo aunar el antiguo elenco de actores (Neill, Dern y Goldblum) con el nuevo (Pratt y Dallas Howard), el resultado final es un producto convencional pero inofensivo. No hay un gran sustento dramático ni nada que pueda perdurar en el tiempo, pero Jurassic World: Dominion conjuga aventura, ciencia-ficción, fantasía y terror para todos los públicos siendo consciente de su condición de blockbuster primaveral.

___
Puedes seguir a Antonio Boñar en su cuenta de Twitter.
publicidad

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Deja tu comentario