Unidad minera para convencer a un ministro

marcha negra la magdalena

En total se juntarán unos 150 mineros que proseguirán la marcha minera hasta León, donde harán parada para visitar a los encerrados en la Diputación de León, y de paso demostrar al Gobierno y al partido que lo sustenta la unidad de acción del sector.

Pese a las históricas diferencias entre la minería leonesa y la asturiana, la de aquí siempre en manos privadas y la de allí de mayoría pública, las dos marchas confluyen para hacer visible la fuerza del sector, muy mermado desde aquella primera Marcha Negra del año 1992.

De hecho el recibimiento en los pueblos sigue siendo bueno, con los vecinos saliendo a aplaudir a los mineros en ruta, pero menos numeroso que por aquel entonces ya que la población de muchos de los pueblos es significativamente menor. Aún así los vecinos reciben como héroes a las marchas con muchos aplausos y ánimo para los caminantes. Ciñera salió este domingo a recibir a la marcha asturiana con centenares de vecinos en la calle, al igual que muchos de La Magdalena, última etapa de los leoneses.

Con la marcha se espera activar el diálogo entre las partes demostrando que la lucha por los puestos de trabajo también se realiza de forma pacífica, y para evitar las imágenes de violencia que se han mostrado en los medios en determinadas jornadas. No parece fácil una solución ya que hasta ahora el ministerio habla de diálogo pero reitera que el recorte es el que es y no hay posibilidad de tener más fondos para la minería.

Todo esto con la presión que además pueden ejercer las empresas mineras si deciden optar por un cierre patronal, al que podrían acogerse según la normativa vigente. Si se decidieran a cerrar el Gobierno debería asumir los costes del cierre, que según los sindicatos sería mucho más oneroso para el erario público que mantener las empresas abiertas con los trabajadores. Ésta es una última baza en las negociaciones pero de momento nadie maneja la posibilidad de forma pública, aunque todos son conscientes de su existencia.

De momento la Marcha Negra sigue su camino, pendientes de los movimientos que pueda haber, pero con la seguridad de que “esto tiene que arreglarse, ¿qué van a hacer si no?” como recuerda César, uno de los mineros en marcha.

Etiquetas
stats