Una noche de San Juan pasada por agua

Viendo los fuegos artificiales con paraguas.

Una hora antes de la once y media de la noche una impresionante tormenta descargaba rayos, truenos y agua sin cesar en la capital leonesa. Y en ese mismo momento las redes sociales y los servicios de mensajería tipo WhatsApp o Telegram también se llenaban, pero de mensajes sobre si habría fuegos artificiales y encendido de la tradicional hoguera.

Una hora después la duda se resolvía viendo los primeros cohetes multicolores sobre el encapotado cielo leonés, que mojaba muy ligeramente a los pocos asistentes que se acercaron, ataviados muchos de ellos con chubasqueros y paraguas, a ver la única sesión de fuegos artificiales de las fiestas de San Juan y San Pedro. Aunque quizás cueste acordarse cabe recordar que hasta hace cuatro años había dos tiradas de fuegos, una en San Juan y otra en San Pedro, pero la mala situación económica del Ayuntamiento de León suprimió la segunda hace tres. Quizás por ello algunos centenares de valientes se acercaron a las inmediaciones de la explanada de la Junta para ver los 20 minutos de fuegos artificiales sobre el cielo cubierto, y también lluvioso de esta noche de San Juan.

Hoguera de San Juan en León, pasada por agua...

El Ayuntamiento de León decidió mantener la tirada de fuegos y la hoguera tras finalizar pasadas las diez y media de la noche una impresionante tormenta que ocasionó varios problemas en León y alfoz por la cantidad de agua caída. Viendo que prácticamente había dejado de llover, aunque no del todo, decenas de personas pero en número muy significativamente inferior a otros años, se acercaron a ver el espectáculo pirotécnico cerca del río Bernesga.

Pero cerca ya del final de la tirada el agua volvió a caer con fuerza, desluciendo el atronador final de los fuegos artificiales. Decenas de personas se refugiaron de la lluvia en la entrada del edificio de la Junta antes de ver la hoguera de este año.

Coronada por un cubo de rubik la hoguera fue convenientemente 'regada' con gasolina para facilitar que ardiese ya que el agua caída previamente lo complicaba sobremanera. Finalmente pasada la medianoche la hoguera de San Juan se encendió aunque tardó en caerse, seguramente porque la humedad de la madera impedía que ardiera más rápido. Los bomberos de León, que han tenido numerosas salidas esta noche a causa de las tormentas, se ocuparon de que la hoguera no provocara ningún incidente a los pocos vecinos que se acercaron a verla.

Así que este 2014 la noche de San Juan en la capital leonesa será recordada más que por el fuego, por todo lo contrario, el agua.

Etiquetas
stats