El Móngogo conquista Alemania con su 'friki-mex'

Los detalles frikis son, junto al sabor tex mex y la música rock, las señas de identidad de la marca. / Carlos J. Domínguez

El espíritu friki-mex original y exclusivo del rockbar y restaurante Móngogo -sí, con acento- ha abandonado oficialmente el Casco Histórico de León, donde nació como una original aventura empresarial de Pet y Mike. Pero que nadie se alarme. No es que el establecimiento hostelero más extravagante de la ciudad haya cerrado en la Plaza de Puerta Castillo sino que su éxito ha conseguido que el espíritu Móngogo haya transpasado fronteras y desde el pasado mes de enero de manera oficial haya abierto otro local nada menos que en Colonia, la cuarta ciudad más poblada de Alemania.

Pet, sierra de calar en mano, trabajando a destajo en el Móngogo alemán.

Con una estética prácticamente idéntida a la original y con una carta igualmente centrada en comida tex-mex de calidad y bebidas exóticas, incluidos sus míticas Pesadillas o el Zombi Zumo, el Móngogo Köln abrió al público el pasado mes de noviembre pero la inauguración oficial por todo lo alto se produjo el pasado mes de enero. Y el éxito les acompaña desde el primer día.

“Estamos muy contentos, sobre todo porque en una ciudad tan grande hay que hacerse un hueco y eso no es fácil, pero vamos cubriendo gastos desde el principio”, explica Pet, el alma mater de la marca Móngogo. El alma pater, Mike lo atribuye no sólo a la original fórmula que han conseguido asentar sino a que “tenemos allí una intensa programación cultural, pequeños conciertos, poesía, burleske...”.

El mítico local de León, que cumple casi 18 años, avala el éxito de la nueva aventura alemana. / Carlos J. Domínguez

No en vano, los socios alemanes de Pet y Mike, Marco Traxel y Klara Verónika, regentan un sello de discos. Fue por este motivo que conocieron el Móngogo leonés cuando hace años acudieron a León con motivo del Purple Weekend. Y se quedaron prendados del oscuro, original y sabroso local leonés y de su filosofía. “Hace dos años ya que a las tantas de la noche hablamos de montar algo allí, en Alemania, y decidimos lanzarnos”, relata Pet, que ha supervisado personalmente junto a su pareja norteamericana que todo en Colonia sea casi una réplica del Móngogo de León. Incluso han elegido un local “muy especial, como el de aquí, fuera de la zona de más ambiente, en una calle tranquila... igual que cuando empezamos”, aquel 14 de agosto de 1997.

Lo contrario de una franquicia

Pero ojo, que nadie se llame a engaño: el nuevo Móngogo internacional no es una franquicia, ni mucho menos. “No creemos en la filosofía de las franquicias ni en su sistema, son impersonales, una idea falsa”, insiste Pet. Es más bien la aventura de emprendedores inquietos y arriesgados. Porque Pet y Mike conservan la ilusión de cuando hace 18 años “llegamos a León, después de mirar locales en media España, Vigo, Madrid, Valencia... y decidimos quedarnos” y ofrecer a los leoneses su gusto friki, su amor por el rock y el sabor de las especialidades gastronómicas mexicanas que Mike exportó de su Long Island, de su Nueva York natal.

Quien visite el Móngogo alemán se sentará en una mesa con portadas de discos míticos de los Ramones, estará vigilado por los posters de viejas películas de serie B de terror, envuelto en el mismo rojo y tenebroso ambiente de su negocio de Puerta Castillo e incluso excuchará la misma música. La sintonía de los cuatro socios “es total, son gente encantadora y muy trabajadora”, y gracias a eso el ambiente conseguido es “una gozada” que tiene todos los mimbres para un nuevo triunfo, porque “aunque nos parezca que no, los alemanes tienen muchas ganas de diversirse, son muy fiesteros”.

Etiquetas
stats