León solo, la provincia que ni se casa ni se divorcia

Imagen de Belladona Diseño Floral

Ni para casarse ni para divorciarse. La provincia de León es, con datos conocidos del Instituto Nacional de Estadística (INE), un desierto demográfico parcial, la cuarta más envejecida del país y ahora podemos afirmar que una de las que menos se casa y, en consecuencia, menos se divorcia.

Los últimos datos hechos públicos por el INE sobre demografía arrojan que León tiene la cuarta tasa bruta de nupcialidad más baja de país, en datos referidos al año 2015. Esta tasa mide el total de matrimonios por mil habitantes ocurridos en un año en un territorio y en el caso de la provincia leonesa esa cifra se quedó en 2,75 matrimonios por mil habitantes. Sólo las provincias de Ávila, Soria y Ourense arrojan cifras inferiores. La media nacional es de 3,59 matrimonios por mil habitantes.

Fue por primera vez en el año 2011 cuando la provincia leonesa perdió la tasa de 3 matrimonios por cada millar de habitantes, aunque se recuperó en 2012 y volvió a caer en 2013. En el 2015 la edad media de quienes se casaban en León era de 35,85 años, que son 10 años más de media que los matrimonios de 35 años antes (1980). No obstante ambos datos de edad media se corresponden con las cifras de media nacional tanto en 2015 como en 1980.

La edad media de matrimonio en León es de 35 años y la de divorcio a los 45

Los que más se casan, por franja de edad, son los de 30 años que lo hicieron en 2015 un total de 30 por cada mil habitantes que tenían edas edad en ese año. Las edades más frecuentes siguientes son los 32, los 33, los 31 y los 35. Un dato llamativo son que a partir de los 60 años se registran una media de 10 contrayentes por cada mil habitantes.

Divorcios, por la cola

Además de casarse poco, en la provincia de León los divorcios tampoco destacan demasiado en las cifras oficiales que divulga el INE. Así, en el año 2015 León presentó la sexta menor tasa bruta de divorcios de toda España. Si la media nacional fueron 2,08 divorcios por millar de habitantes en la provincia leonesa esta cifra se quedaba en 1,61 divorcios por millar de habitantes. Menores tasas de divorcios presentan las provincias de Soria (0,99 divorcios por mil habitantes), Zamora, Ávila, Segovia y Palencia.

En el año 2015 el mayor número de divorcios en León se registraba en aquellas parejas que llevaban entre 5 y 9 años de matrimonio (22%) del total, pero hasta el año 2010 (desde 2005) quienes más se divorciaban en León eran aquellos que llevaban entre 20 y 29 años de matrimonio, cuando suponían un total del tercio de quienes optaban por decir adiós.

La edad media de divorcio en la provincia de León es de 45,01 años, ligeramente por debajo de la media nacional de 45,07. No obstante es la edad media más alta desde el 2005, con una constante de crecimiento desde los 42,6 de ese año. Una cifras que tienen su correspondencia

Distribución demográfica de León

Las llamativas tasas de nupcialidad y divorcio de León vienen derivadas de los dramáticos movimientos demográficos que sufre la provincia en los últimos años. Así en el 2015 apenas nacían 486 niños por cada 1.000 personas que fallecían, con una pérdida poblacional de más de 5.000 personas ese año.

La edad media de la provincia en 2015 era de 47,74 años y sólo la superaban Zamora, Ourense y Lugo con una media superior a los 49 años por habitante. Si se mira el índice de envejecimiento (porcentaje que representa la población mayor de 64 años sobre la población menor de 16 años) se repite este patrón de provincias con Ourense, Zamora, Lugo y León. Esto supone que por cada menor de 16 años hay 2,2 personas en León que tienen 64 años o más. La población mayor supone una cuarta parte de la que que vive en la provincia, cuando en España la media es algo menor a una quinta parte.

A los datos de envejecimiento sólo les falta añadir las tasas negativas de migración para explicar las cifras de matrimonios y divorcios, lo que supone una pérdida continua de población en el año 2005 de casi 5 por cada 1.000 habitantes, afectando sobre todo a las franjas de población joven y en edad 'casadera'. Y así en León no hay quien se case, ni se divorcie.

Etiquetas
stats