Escuelas Católicas quiere bonificaciones fiscales a las familias de colegios privados porque creen que pagan dos veces

Los representantes provincial y autonómico de Escuelas Católicas, Ricardo González del Val y Leandro Roldán, hoy en León.

Participando de la idea de que las familias que llevan a sus hijos e hijas a escuelas privadas con concierto público pagan dos veces por la educación que reciben, una a través de sus impuestos públicos de los que estos centros después reciben una cuantiosa aportación y otra sufragando las “aportaciones voluntarias” que se les solicitan desde esos mismos centros, la Patronal mayoritaria en la provincia leonesa y en la Comunidad, Escuelas Católicas, ve con buenos ojos la propuesta elevada al Gobierno del PP de que implante bonificaciones fiscales para esos “donativos”, al objeto de poner fin a lo que consideran una discriminación respecto a la escuela pública.

Se trata del modelo implantado por Esperanza Aguirre en Madrid, por el cual las familias pueden desgravar 900 euros por hijo matriculado en un centro privado. Esta petición ha sido elevada al ministro de Educación, Íñigo Méndez de Vigo, por otra Patronal, la Asociación Española de Centros Privados de Enseñanza.

Pero hoy en León Escuelas Católicas se mostró plenamente de acuerdo por boca de su secretario autonómico, Leandro Roldán, quien razonó que si existen “exenciones fiscales” en otros ámbitos, también debe haberlas en las aportaciones educativas. “Nosotros seríamos partidarios de equiparar esas exenciones fiscales ern cualquier tipo de donativo o aportación”, declaró en rueda de prensa.

En esta cita ante la prensa para valorar el inicio del curso en los 30 centros leoneses vinculados a Escuelas Católicas, de las 33 privadas en la provincia, Roldán insistió en que la situación económica de estos centros educativos concertados es “gravemente deficitaria”, por lo que insistió en la exigencia ante la Consejería de Educación de la Junta de Castilla y León a que ponga fin a la congelación de la partida de 'Otros gastos', que cifró desde 1999, y la incremente para poner al “importante desequilibrio respecto a otras autonomías”. Por poner un ejemplo práctico, cifró en 8.500 euros los que recibe un centro leonés por el segundo ciclo de Secundaria, frente a los 14.500 que suma en Navarra o 13.300 del País Vasco.

“La Ley nos ampara” en las aportaciones a los colegios

Entre otros motivos por esta situación económica de colegios e institutos, el representante autonómico de Escuelas Católicas justificó la petición a las familias “no de cuotas”, matizó, sino de “aportaciones voluntarias que las familias realizan a los centros”, defendiendo que “la Ley nos ampara para pedir estas aportaciones” que “deben cumplir la legalidad” dejando claro ante las familias que son eso, voluntarias. Y esto a pesar de la polémica sentencia del Tribunal Supremo que avaló el año pasado su ilegalidad, incluso en casos voluntarios, a raíz de una sonora polémica y una cuantiosa multa a un centro andaluz, como publicó hace meses iLeon.com en detalle.

Entre las cifras del nuevo curso detalladas, también por el responsable provincial de Escuelas Católicas, Ricardo González del Val, detallaron que en sus 30 centros educativos asociados (16 en León capital, 4 en Ponferrada, 3 en Astorga y uno en Villafranca del Bierzo, Trobajo del Camino, Camponaraya, La Bañeza, La Nora del Río, Bembibre y La Robla) se han matriculado este año 15.410 alumnos, repartidos de la siguiente manera: 2.800 en Infantil, 6.000 en Primaria, 4.500 en ESO, 1.100 en Bachillerato y 1.000 en FP.

Una media de unos 10 alumnos por profesor

Estos alumnos están atendidos por “1.600 profesionales, entre docentes y personal de apoyo, administración y servicios, que llevan a cabo la labor educativa en las Escuelas Católicas de León”. De ellos, sólo el 5% aproximado corresponde a personal no docente, detallaron, por lo que a los más de 1.500 profesores les correspondería una media de 10 alumnos por cada uno.

Excelencia TIC y bilingüismo

En base a estos datos, la escuela privada concertada “goza de una buena salud, a pesar de unos conciertos insuficientes”, relató González del Val, en base a datos como de los 30 centros asociados un total de 17 esán certificados oficialmente por la Junta para enseñanza en Nuevas Tecnologías, “cinco de ellos con el nivel máximo de 5”, y mientras 21 mantienen sección bilingüe, 17 de ellos se han vinculado al Plan Integral de Plurilingüismo Educativo (PIPE), este año como novedad Maristas San José de León y La Inmaculada de Ponferrada.

En otro orden de cosas, ambos reclamaron una mayor estabilidad educativa, criticando la incertidumbre que se mantiene en la aplicación de la Lomce y reclamando un Pacto Educativo que implique a todos los ámbitos, también a quienes como ellos aplican una educación “que emana del Evangelio”, representando a “una educación cristiana abierta”. Porque, recordó Roldán, el peso de la religión católica en las escuelas no depende de ninguna Ley sino del Concordato con al Santa Sede, por lo que confían en el éxito de inminentes sentencias.

Etiquetas
stats