Cruz Roja León multiplica las manos voluntarias para afrontar una “labor heroica” frente a la pandemia

Una voluntaria de Cruz Roja interviniendo con medidas de protección.

Todas las manos son pocas. Y aunque ahora no se pueda tocar, sí resultan imprescindibles las que están disponibles para llevar medicamentos y alimentos o coger el teléfono para transmitir un mensaje tranquilizador en estos días de tanta soledad y aislamiento. Cruz Roja León ha redoblado su intervención gracias a un importante incremento del número de voluntarios, que se incorporan en un momento especialmente delicado para contener el impacto social de la crisis del coronavirus. “Y aunque la labor del voluntariado siempre es destacable, en estos momentos yo la calificaría como heroica por el riesgo que comporta estar en la calle”, subraya la presidenta provincial de la organización benéfica, Victoria Seco.

Cruz Roja León se puso la venda antes de la herida. Y, en consonancia con otros puntos de Castilla y León y como prevención para usuarios mayores o con discapacidad, decidió suspender varias de sus actividades ordinarias quince días antes de la declaración del estado de alarma en sus quince asambleas en la provincia. La organización sí mantiene incluso en las circunstancias actuales servicios como la atención a drogodependientes, el centro de emergencia para la mujer, el reparto de alimentos y medicamentos, la asistencia a personas sin hogar (canalizada esta vez en parte con la disposición del pabellón San Esteban) o el centro de higiene de Puente Castro.

El pabellón San Esteban da respuesta a una parte de las personas sin hogar a las que Cruz Roja León presta asistencia, un colectivo que representaba una paradoja del confinamiento obligado decretado en los domicilios en estos días de pandemia. A los que todavía siguen en la calle en estas circunstancias la organización sigue atendiendo en los horarios habituales para el reparto de alimentos calientes. “Y una charla, que a veces es lo que más agradecen”, señala Victoria Seco.

Cruz Roja, que afronta en estos días la mayor movilización de recursos, capacidades y personas en su historia, forma parte del Cecopi (Centro de Coordinación Operativa Integrado), una manera de aunar esfuerzos para hacer frente a las necesidades. Y así ha acordado con las autoridades sanitarias la cesión de un respirador al Hospital de León, con el Ayuntamiento de León el acondicionamiento del pabellón San Esteban, con empresas y la Cámara de Comercio el reparto de alimentos, con empresas del transporte y concesionarios la gestión de medios ahora que las comunicaciones están limitadas o con el Colegio de Farmacéuticos la entrega de medicamentos.

No sólo atendemos a los usuarios habituales, sino a cualquier persona que lo necesite, dice la presidenta provincial de Cruz Roja al destacar la asistencia telefónica, un consuelo para personas mayores que sufren angustia y desasosiego

En el orden interno, Cruz Roja León vive en estos días un notable repunte de las altas de voluntarios, especialmente significativo en Astorga, destaca la presidenta provincial al aludir a la disponibilidad de estudiantes que han quedado confinados a la vuelta a sus zonas de origen. Hasta 300 personas se mantienen activas en estos días en que faltan horas para atajar las necesidades; 30 están destinadas a la atención de llamadas telefónicas en el número 987 25 25 35. “Prestamos atención psicosocial, respondemos a quejas y sugerencias. Servimos de consuelo a personas mayores que sufren desasosiego y angustia. Y no sólo atendemos a los usuarios habituales, sino que lo hacemos con cualquier persona que lo precise”, señala Seco.

La asistencia de una organización benéfica como Cruz Roja en una provincia como la de León afectada por la dispersión y el envejecimiento de la población obliga a un esfuerzo extra para llegar a sitios recónditos. La situación con la que se encontró en Bembibre, donde localizaron a una persona en su domicilio que llevaba un par de días sin comer, es, no obstante, la excepción a la regla, dice su responsable provincial por teléfono al citar un servicio de entrega de alimentos en Robledo de Losada, en el municipio de Encinedo, en la Cabrera.

Mayores que sufren un aislamiento extra y niños con necesidades para seguir las clases online

Los mayores de las zonas rurales sufren esta crisis como un doble aislamiento. Pero las necesidades también acucian al otro extremo de la pirámide de población, en el caso de niños sin conexión a internet ahora que la suspensión de las clases presenciales ha convertido el salón de casa en un aula de formación online. Cruz Roja ya dispone de ordinario de un Programa de Atención al Éxito Escolar, que se sustancia en la impartición por parte de voluntarios de clases de apoyo en centros educativos. Ahora, para hacer frente a esta contingencia, ha llegado a un acuerdo con Vodafone para dotar de unas tarjetas de datos que permitan a alumnos disfrutar del acceso a la red necesario para seguir los contenidos lectivos. Más allá de las exigencias académicas, Cruz Roja Juventud ofrece nociones para abordar la presencia de los niños en casa las 24 horas del día que pone a prueba el ritmo habitual de la convivencia familiar.

Creo que esto tiene que hacernos reflexionar a todos. Quiero pensar que la gente se hará más solidaria, señala Victoria Seco, que llama a los políticos a reforzar los presupuestos en investigación

Consciente de que la crisis sanitaria va a dejar a renglón seguido “repercusiones económicas y sociales”, la presidenta provincial de Cruz Roja advierte también de las consecuencias psicológicas de una situación sin precedentes de la que espera que se extraigan lecciones. “Creo que esto tiene que hacernos reflexionar a todos. Quiero pensar que la gente se hará más solidaria”, señala tras aludir a los más de 17.000 socios del colectivo en la provincia.

A la hora de sacar lecturas de esta crisis, Seco concluye con un llamamiento a los responsables políticos para que “refuercen los presupuestos” destinados a la investigación, que será fundamental para atajar situaciones de este tipo y que permite, por ejemplo, a la Facultad de Veterinaria de la Universidad de León analizar pruebas de detección del Covid-19. “Necesitamos que nuestros talentos no se nos vayan”, sentencia con el convencimiento de que el capital humano, ya sea para entregar un lote de alimentos o para hallar la vacuna que resuelva el problema, será siempre esencial.

Etiquetas
stats