Actualidad Actualidad
Actualidad

Tierra Verde

Agricultores de Palencia consiguen frenar la "especulación" de las energías renovables

El Tribunal Superior da la razón a un grupo de agricultores de Paredes de Navas (Palencia) frente al Ayuntamiento y a la Junta de Castilla y León, que querían acotar la mitad de las tierras comunales para poner una explotación de energías renovables.

Cultivo trigo Monte Páramo Paredes de Nava primavera cultivo campo
Cultivo de trigo en el Monte Páramo de Paredes de Nava, en Palencia. / Imagen cedida
ileon.com  | 14/05/2022 - 20:26h.

En Paredes de Nava, un pueblo palentino de 1.800 habitantes, un centenar de agricultores se han plantado ante el Ayuntamiento y han reclamado para todo el pueblo el aprovechamiento agrícola y ganadero de las 900 hectáreas de tierras comunales. El consistorio quería acotar casi la mitad de las hectáreas para darle un uso industrial: concretamente, de energías renovables, sobre todo de paneles solares y/o aerogeneradores. Pero no podrá ser, al menos, de momento.

El Ayuntamiento de Paredes desestimó las alegaciones de la Junta Agropecuaria Local el 27 de enero de 2021, que rechazaba el acotamiento aprobado en diciembre de 2020. La Orden de la Consejería de la Presidencia fue emitida el 11 de febrero de 2021. Pese al proceso judicial que estaba en marcha, el Ayuntamiento se negó a paralizar la subasta de estas tierras, que fueron adjudicadas a Ibereólica Renovables S.L., la única empresa que se presentó. Las tierras comunales fueron adjudicadas por 21,2 millones de euros según la adjudicación publicada en el portal de Contratación del Sector Público. El alcalde matiza que esos 21 millones de euros se ingresarían en los próximos 40 años. El valor inicial estimado de la subasta era de 14 millones de euros.

El alcalde de Paredes de Nava y vicepresidente de la Diputación de Palencia, Luis Calderón (PP), asegura desconocer si ahora Ibereólica Renovables reclamará una indemnización si la sentencia finalmente es firme. El regidor sí explica a este diario que la empresa todavía no ha registrado el proyecto ni la evaluación de impacto ambiental en el Ayuntamiento.

La Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León ha anulado la orden de la Consejería de la Presidencia (11 de febrero de 2021) de la Junta de Castilla y León que autorizaba acotar los bienes comunales de Paredes de Nava y el acuerdo del pleno municipal (27 de enero de 2021), en el que se apoyó la modificación de una ordenanza para convertir 460 hectáreas en suelo industrial con el apoyo del Partido Popular y la abstención del PSOE. La sentencia no es firme.

"Se les está patrimonializando"

"Con su acotamiento para un uso industrial para su posterior adjudicación por precio realmente se les está patrimonializando", asegura el magistrado del TSJ en la sentencia, a la que ha tenido acceso este diario. Sin embargo, la Ley fija un mínimo de diez años sin uso de las tierras comunales para poder patrimonializarlas.

"Es casi una forma de expulsar a los vecinos", reprocha el abogado de los agricultores, Pablo Serna. El alcalde contextualiza la situación y asegura que todo el territorio municipal tiene 13.000 hectáreas agrícolas más. Sin embargo, la Junta Agropecuaria Local subraya el papel que tienen estas tierras comunales y que han sido utilizadas por el pueblo "desde tiempos inmemoriales" y que sirven a los agricultores jóvenes, con menos poder adquisitivo o con más cargas familiares.

"Las tierras siempre han tenido un fin social, no especulativo", defiende la asociación agropecuaria. Juan Carlos (nombre ficticio de uno de los agricultores) recuerda cómo las generaciones pasadas pelearon por el Monte Páramo cuando otra empresa "vino con dinero" y quiso dar uso agrícola privado. "Se movilizaron los vecinos entonces y gracias a nuestros antepasados tenemos las tierras comunales", explica.

"Nos pertenece a todos"

César también es de Paredes de Nava y defiende su derecho a acceder a las tierras "igual que los otros vecinos". "Nuestros antepasados lucharon por ello. Es un bien comunal y nos pertenece a todos", explica a este diario, aunque aclara que actualmente no trabaja ninguno de los lotes del terreno. "Puede cogerlo cualquier vecino. Pagas las cuotas y le puedes dar un uso agrícola, ganadero [pastos] o de caza", explica. De hecho, el TSJ también aborda la cuestión cinegética, porque considera que se impediría la caza en los terrenos acotados y eso vulneraría el orden de aprovechamientos legalmente establecido.

En el Monte Páramo se cultiva trigo, veza, avena y se cultiva girasol. Un poco de cebada, aunque es un cultivo menor, según explica César, que explica que algunas parcelas del monte son "curiosas" —mejores— y otras son de peor calidad puesto que la tierra se roturó hace muchísimos años, pero sigue siendo un monte comunal y defiende que siga así, independientemente de su nivel de producción, que —afirma— debería ser recatalogado para ajustarse mejor a la realidad de las tierras.

Por su parte, el Ayuntamiento defiende que la inyección de dinero que recibiría de esta empresa servirá para "mejorar e implementar sus servicios y/o reduciendo sus cargas fiscales", algo que considera que sería "en beneficio de todos los vecinos".

La sala del TSJ considera que en realidad la controversia cuestiona "el modelo de vida" de los pueblos que han vivido de la agricultura y utilizado estos bienes comunales frente a quienes ven la posibilidad de "obtener mayores ingresos económicos a través de su adjudicación por precio para la instalación de proyectos energéticos". Alerta también de que esta situación "afecta a su subsistencia [de los pueblos] y permanencia en el territorio". "Las tierras comunales no son para especular, son del pueblo", defiende la Junta Agropecuaria Local, que denuncia "opacidad" en el Ayuntamiento.

El consistorio adjudica lotes (de unas seis hectáreas) cada cinco años. En esta ocasión, la licencia terminaba en octubre de 2021 y al renovarse se contempló la posibilidad de expulsar estos agricultores una vez empezaran las obras del parque de energía renovable. En esas 900 hectáreas de tierras comunales hay unos 70 agricultores que trabajan, según explica la Junta Agropecuaria Local.

Los terrenos comunales son para uso y aprovechamiento por los vecinos del pueblo y, por lo tanto, no por una empresa ajena al municipio, aunque el Ayuntamiento pudiera obtener un mejor precio por el uso de esas tierras. El poder legislativo es el que debe "definir el modelo territorial y buscar la armonización" entre agricultura, ganadería y proyectos de energías renovables, sin que los derechos de los primeros "resulten atropellados por el mayor rendimiento económico de estos". El Ayuntamiento es quien debe gestionar los bienes comunales, pero corresponde a los vecinos aprovechar estas tierras comunales.

Cabe recurso de casación en un plazo de 30 días. Tanto el Ayuntamiento como la Junta de Castilla y León están estudiando la posibilidad de recurrir la sentencia. El Tribunal impone las costas de los demandados y el abogado de la Junta Agropecuaria Local confía en que la sentencia termine siendo firme y pueda crear jurisprudencia en casos similares.

Las asociaciones agrarias cargan contra los municipios

Serna asegura que esta sentencia podría servir de "apoyo y ayuda" a otros vecinos que vivan situaciones similares y quieran impugnarlo. La Junta Agropecuaria destaca que la "suerte" que ha tenido la asociación es que tenían fondos y han podido acudir al TSJ, una oportunidad que no todos tienen, afirman. Esto podría allanar el terreno para otros vecinos.

De hecho, las asociaciones agrarias de Castilla y León no han tardado en reaccionar. Upa-Coag reprocha que "muchos" ayuntamientos de Castilla y León, "al rebufo de las altas tasas que pueden pagar las empresas inversoras en energías renovables", coloquen "una alfombra roja" a estas compañías.

Asaja ha pedido prudencia a los ayuntamientos antes de "dejarse embaucar" en macroparques solares ante un sector primario que se siente "acorralado". "Nos está echando a los pies de los caballos, entre la voracidad de las empresas fotovoltaicas y la expectativa de recibir ingresos fáciles por parte de los ayuntamientos, aunque sea a costa de eliminar a los agricultores de la zona", denuncia la organización profesional agraria.

publicidad

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Deja tu comentario
publicidad
publicidad