Tribuna de Opinión La Columna Crítica

León debe enfadarse y rugir por el trasvase ilegal de León a Asturias propiciado por Adif

El agua de los acuíferos de León se desvía en la Variante de Pajares.

Tal como ha puesto de manifiesto ILEÓN en varios artículos, se están perdiendo al año miles de hectolitros de agua de la Cuenca del Duero para la Cuenca del Cantábrico, son 350 litros por segundo, por cuantificar: es el agua que se necesita en una población de habitantes como León, un cuarto del cauce del Río Bernesga o la mitad del embalse de Casares de Arbas... es una constante e ininterrumpida corriente de agua que procede los acuíferos de los municipios de la Pola de Gordón y Villamanín, que se están secos, por lo que, en estos pueblos, les han tenido que estar suministrando agua con cisternas Nadie hace nada y no pasa nada.  No es broma, pero lo más que ha pasado es que en el año 2017 la Confederación Hidrográfica del Duero impuso una multa de 10.000 euros a ADIF, que seguramente ni habrán pagado. 

Los acuíferos afectados son, al menos, 20 en León.  Han desaparecido fuentes de las que se suministraban pueblos y regadíos esa pérdida y la bajada del nivel freático suponen un daño ambiental no solo a los montes de utilidad pública sino a las gentes que habitan esos pueblos. Solo se lucha desde la Federación leonesa de entidades locales menores, que se ha visto apoyada circunstancialmente por la Consejería de medio ambiente.

Es el momento de las elecciones, y  que los ciudadanos de León, apoyemos o no, a través de nuestros votos a los políticos, pues La Federación de Entidades Locales Menores, que en el año 2022 presentaron alegaciones y consultas a todas las Administraciones Públicas que no han resuelto el procedimiento, porque no aplican los plazos establecidos en la Ley cuando es la Administración quien ha de resolver las reclamaciones de la Federación de Juntas Vecinales.

Estos hechos deberían avergonzar y poner colorados a los políticos de León, a todos y de todos los partidos políticos, pero no pasa nada, vamos a votar como corderos, sin mostrar nuestra repulsa por este trasvase ilegal de agua, un robo, que dicen en los pueblos de la zona, ya maltratados por la despoblación y ahora por carecer de un agua de la que se han visto privados por una obra pública, de una Administración Pública, que está regida por unos políticos que dicen son de León, pero los leoneses y nuestros intereses les importan un bledo.

El Ministerio de Medio Ambiente, debe responder y modificar la declaración de impacto ambiental e incorporar las medidas correctoras para evitar este trasvase ilegal de agua, que deben ser ejecutadas y financiadas por ADIF, de forma indefinida. Ha sucedido también en Andalucía, ADIF, una vez acabada la obra se ha negado a seguir llevando camiones cisterna a los pueblos que privó del agua. 

Creo que es el momento de que nuestros políticos ejerzan y solucionen este problema que está afectando tan gravemente a una parte de la montaña de León, a todos nosotros. Porque si algo hay que decir es que las Administraciones Públicas tanto Ayuntamientos Junta como Diputación están teniendo una absoluta pasividad en este tema, solo las Juntas Vecinales y su Federación están luchando por un agua que es de todos nosotros. No nos podemos permitir perderla.

Continuará.

Etiquetas
stats