González Pozo: “Muchas asociaciones como Aspaym hemos ido por delante del Estado al prestar servicios”

Carlos S. Campillo / ICAL El presidente de Aspaym Castilla y León, José Manuel González

ileon.com

Un accidente de tráfico hace 36 años le provocó una lesión medular que le postró en una silla de ruedas. Se convirtió así en un lesionado medular pero tras una reunión con otras personas con discapacidad en la Comunidad decidieron crear Aspaym en 1992 en Valladolid. Hoy, la Asociación de Lesionados Medulares y Grandes Discapacitados Físicos de Castilla y León (Aspaym) tiene presencia en Valladolid, León (capital y Ponferrada), Ávila y Burgos, aunque ya preparan su desembarco el año próximo en Palencia. José Manuel González Pozo (León, 1957) es miembro fundador de Aspaym y ahora ostenta la presidencia que representa a 1.600 socios. En una entrevista con la Agencia Ical, González Pozo destaca que muchas asociaciones como Aspaym han ido por delante del Estado al prestar servicios a los que no llegan las administraciones.

¿Se imaginaba que Aspaym se iba convertir con el paso del tiempo en lo que es hoy?

Nadie se imaginaba esta evolución. Si echamos la vista atrás, comprobamos que el tiempo ha ido muy rápido pero sin olvidar que los inicios fueron muy duros porque estábamos muy perdidos cuando había que llamar a las puertas de las administraciones para solicitar alguna subvención. Ahora todo está más rodado y al dar un paso o montar un nuevo programa ya contamos con mucha experiencia. Hemos aprendido sobre la marcha y poco a poco hemos tirado para adelante hasta lograr lo que hoy es Aspaym.

¿Ha cambiado mucho Aspaym desde 1992?

Evidentemente. Aspaym nació para atender, sobre todo, a lesionados medulares, víctimas de accidentes de tráfico. Pero hoy, la asociación se ha convertido en un referente en rehabilitación para personas sin discapacidad que tengan otro tipo de lesiones o dolencias, sin olvidar los enfermos de ictus. Alrededor del 25 por ciento de los usuarios del gimnasio del centro de día en Valladolid que requiere de los servicios de los fisioterapeutas de Aspaym tiene dolores de espalda por malas posturas o mayores con degeneración muscular. También es importante la atención a las personas que han sufrido un derrame cerebral o un ictus con un abordaje multidisciplinar (fisioterapia, logopedia, neuropsicología y terapia ocupacional) tras recibir el alta hospitalaria. Cuanto antes se trabaje con ellos mejor es su recuperación, habrá menos deterioro y evitará gastos elevados a la Seguridad Social.

¿Cuál es el objetivo último de Aspaym?

Todos los servicios y programas de Aspaym están enfocados a mejorar la calidad de vida de las personas con discapacidad física y prevenir situaciones de dependencia. Trabajamos para que la persona sea lo más autónoma posible para lograr la plena integración social y laboral. No solo hablamos de la fisioterapia para mejorar la movilidad sino también el intercambio de experiencias en nuestros centros, sobre todo entre personas mayores que mantienen relaciones sociales.

¿Es consciente que Aspaym atiende a personas donde no llega el Estado?

Muchas asociaciones como Aspaym han ido por delante del Estado al prestar servicios y ofrecer programas a los que no llegan las administraciones. Realizamos un importante servicio al Estado, con el consiguiente ahorro para la Seguridad Social, aunque las subvenciones públicas llegan ahora con cuentagotas por lo que hay que tratar de ser lo más autosuficiente posible, ya sea con apoyos de empresas o con la prestación de servicios.

¿Cómo van las negociaciones con la Consejería de Sanidad para derivar a Aspaym pacientes de ictus que no pueden atender en centros públicos?

Entre unas elecciones y otras no hemos podido mantener contactos pero queremos volver a hablar con la Junta por que hemos detectado que muchas personas que han sufrido un ictus, así como sus familias, están muy despistadas tras la fase de postoperatorio. Son pacientes que requieren comenzar la rehabilitación lo antes posible para lograr una pronta recuperación y frenar las secuelas y el deterioro.

¿Por qué decidieron la puesta en marcha de la Unidad de Prevención en Discapacidad y Dependencia (Upredd)?

Es una unidad que atiende todo tipo de trastornos músculo esqueléticos como la artrosis, problemas circulatorios, osteoporosis y artitris, entre otros. Lo importante es mejorar el pronóstico de las personas con dolores de cara a evitar futuras situaciones de discapacidad para mejorar su calidad de vida. La Upredd funciona desde hace seis meses en Valladolid y tras hacer las valoraciones oportunas montaremos una unidad similar en León y Burgos. Además, próximamente, se completará con servicios de dietética y nutrición porque consideramos que son muy importantes.

¿Es exportable esta unidad a otras comunidades autónomas, tal y como dijo el ministro de Sanidad, Alfonso Alonso, durante su visita en septiembre en Valladolid?

El entorno de Aspaym se ha puesto en contacto con nosotros, sobre todo, para felicitarnos aunque también ha mostrado interés. Una delegación de Málaga y Palma de Mallorca nos visitó para conocer nuestra forma de trabajar para adaptar o mejorar lo que tienen. Hay una envidia sana porque las asociaciones de Aspaym de otros territorios no tienen los centros y los medios que tenemos aquí.

¿Qué factor fue determinante para dar ese salto de calidad y posicionarse en el ámbito autonómico y nacional?

Las claves fueron la apuesta por la profesionalización y la normalización como asociación de personas con discapacidad. Desde el principio, optamos por contar con un equipo profesional multidisciplinar, con un su currículum y sus conocimientos de la materia. Hoy, Aspaym cuenta con más de 180 trabajadores y siempre digo que todo lo que es hoy la asociación es gracias a los empleados. Sin su implicación no saldríamos adelante. Además, ha sido muy importante la normalización para que las personas con discapacidad física tuvieran su representación en la sociedad civil pero también que los cargos directivos y los órganos de dirección estuvieran en manos de personas sin discapacidad. Además, Aspaym siempre ha recibido mucho apoyo de las administraciones que han confiado en nuestro trabajo al ver que cumplíamos con los objetivos.

¿Se marcan un plazo para estar presentes en todas las provincias de la Comunidad?

En estos momentos, Aspaym está con centros en Valladolid, León (capital y Ponferrada), Ávila y Burgos. Nuestro objetivo es lograr que la asociación cuente con representación en todas las provincias, con una sede y local para prestar servicios a las personas pero hay que ir poco a poco. De momento, no nos marcamos plazos. Nuestra próxima apertura será en Palencia el año próximo, en unos locales en el Estadio Nueva Balastera que nos ha cedido el Patronato de Deportes. Así evitaremos el traslado de palentinos al centro de Valladolid.

¿Qué áreas cubre Aspaym en Castilla y León?

Aspaym es más conocida por su centro de fisioterapia, centro de día y atención residencial pero también desarrolla una importante labor en el campo de la investigación, las iniciativas empresariales y los programas de accesibilidad y asesoramiento técnico. También ha impulsado Ictia en Valladolid, una asociación de pacientes de ictus. No hay que olvidar la inserción laboral de las personas con discapacidad con dos empresas -Mondas y Lirondas, que elaboran cerveza artesana, y Javacoya, S.L. que desarrolla páginas web, proyectos de software, asesoría informática y servicios de gestión de redes sociales- ni tampoco el ocio y el turismo accesible con el albergue El Bosque de los Sueños en Cubillos del Sil (León).

¿Sigue siendo un caballo de batalla la mejora de la accesibilidad?

Las barreras arquitectónicas han sido siempre nuestro mayor handicap. Algo tan insignificante para una persona 'normal' como un bordillo o un peldaño al salir a la calle se convierte en un obstáculo muy importante para una silla de ruedas. Es clave que la persona con una discapacidad física cuente con independencia para moverse por una ciudad. Después de 36 años con una silla de ruedas, he comprobado los avances en accesibilidad que han experimentado las ciudades, los edificios administrativos y los bloques de viviendas

¿Y las barreras mentales en la sociedad?

La sociedad también ha cambiado mucho. Al principio cuando una persona con discapacidad salía a la calle era vista como algo raro. Pero, por suerte, la mentalidad ha evolucionado y ahora estamos muy presentes en todos los ámbitos de la vida. Los medios de comunicación han jugado un papel importante en la normalización de la discapacidad.

¿Qué ha supuesto para Aspaym el Premio Reina Sofía 2014 y la visita del ministro de Sanidad, Alfonso Alonso, al centro de día de Valladolid?

Aspaym Castilla y León fue galardonada con el Premio Reina Sofía 2014 en la categoría de 'Prevención de la Discapacidad' como reconocimiento a la trayectoria de la entidad que lleva trabajando más de veinte años para mejorar la calidad de vida de las personas con discapacidad física. Hay que destacar la trayectoria de la Reina Sofía al frente del Real Patronato de la Discapacidad. Siempre hemos notado su apoyo y dedicación a las personas con discapacidad. Además, como curiosidad, el Premio Reina que recibió Aspaym este año fue el último porque a partir de ahora corresponderá a la Reina Letizia. En cuanto a la visita del ministro, es un espaldarazo al trabajo bien hecho porque calificó el centro de Aspaym de referencia en España. Fue una importante repercusión para la asociación que nos anima a seguir con el trabajo realizado hasta ahora.

¿Qué supuso la aprobación de la Ley de la Dependencia y de qué manera os han afectado los recortes por la crisis económica?

La puesta en marcha de la Ley de la Dependencia fue fundamental y supuso un antes y un después en la atención de las personas dependientes, ya sean con discapacidad o mayores. Pero ahora ha quedado muy reducida porque los recortes han sido brutales, sobre todo entre los cuidadores familiares. Esperemos que el gobierno que salga de las próximas elecciones retome las ayudas a las personas dependientes.

Etiquetas
stats