Los trenes AVE ‘low cost’ llegarán a Galicia mientras siguen sin noticias en la línea León-Madrid

Peio García / ICAL.

El presidente de Renfe, Isaías Táboas, presumió este martes en un encuentro organizado de las buenas cifras del tren 'low cost' de la compañía pública ferroviaria, conocido como AVLO. De momento solo opera en la línea Madrid-Barcelona, aunque ya se ha anunciado que en el 2022 lo hará también en la línea Madrid-Valencia y en las líneas del sur hasta Sevilla y Málaga.

Además el máximo responsable de Renfe anunció que los AVLO llegarán también a Galicia, aunque sin concretar fecha, una vez que la línea entre Madrid y Galicia, por la provincia de Zamora hasta Ourense, se abra a finales de este mismo año. De la conexión con León y las líneas de alta velocidad del norte, con más de seis años en funcionamiento, no hay información alguna sobre la llegada de los trenes 'low cost', que aumentarían las frecuencias y una probable reducción media de precios como ya ha sucedido en la línea Madrid-Barcelona, hasta el momento la única además con competencia de operadores privados.

García Taboada justificó la expansión del tren 'low cost' a la línea gallega ya que estos trenes “tienen una razón de ser y esto ha quedado demostrado en Madrid y Barcelona, donde tanto nosotros como la competencia estamos llenando los trenes”,explicó en un evento que organizó la Asociación de Empresarios Gallegos en Madrid (Aegama).

Los precios y frecuencias de la línea de AVE León-Madrid llevan meses siendo objeto de controversia por los altos precios y el número de frecuencias que no ha recuperado las de prepandemia. El PP critica incesantemente las políticas de Renfe, denunciando la exclusión de campañas como 'Black Friday' a la línea leonesa, que para el senador y portavoz del PP en el Ayuntamiento de León, Antonio Silván, son una discriminación que “no solo afecta al bolsillo de los que viven en la provincia y su posibilidad de viajar a precios reducidos si no que atenta contra León como atractivo turístico”.

Fue también Silván el que llevó al Senado una moción para que la línea León-Madrid sea declarada como Obligación de Servicio Público (OSP) para poder garantizar los servicios, frecuencia en las conexiones y mejora en los precios. La declaración permitiría una vieja demanda de los viajeros frecuentes del AVE, que los trenes Avant que actualmente sí circulan entre Valladolid y Madrid lo hagan también desde León y así poder beneficiarse de los descuentos por viajes habituales, mucho más asequibles que los actuales bonos AVE.

El PSOE, que ha reprochado al PP que el estado ferroviario actual es consecuencia de sus anteriores gobiernos, ha pedido por su parte que la Junta de Castilla y León cumpla su anunciada promesa de financiar hasta un 25% del coste de los billetes de las líneas de alta velocidad de Castilla y León hacia Madrid.

El anuncio del Gobierno autonómico de PP y Ciudadanos fue realizado a principios del verano, contemplando una subvención de hasta un 25% del coste de los billetes de los trenes de alta velocidad, con un límite de 2.000 euros al año, a las personas empadronadas en cualquier municipio de Castilla y León y con domicilio fiscal en la Comunidad, pero que trabajen fuera, principalmente en Madrid. Entonces se prometió que entraría en vigor en octubre, y a estas fechas de diciembre nada se sabe de la iniciativa.

Las críticas a la actuación de Renfe en León son continuas como la insólita situación que contaba La Nueva Crónica de que el día de Navidad solo haya un tren de alta velocidad hacia Madrid frente a los 13 servicios que contará Valladolid ese mismo día. Los leoneses tendrán que optar mayoritariamente por irse el domingo 26, cuando los servicios de alta velocidad aumentan a 8.

De momento el único anuncio de Adif sobre la línea es que se ponen en marcha para completar la segunda vía de la línea, que fue sacrificado parcialmente durante la crisis para que en el 2015 llegara a León el AVE, aunque fuera en una sola vía. Tras la instalación del sistema ERMTS que ha permitido aumentar la velocidad, ahora se busca completar la obra para aprovechar al máximo las posibilidades de la línea, al menos en el campo teórico de la infraestructura. Comercialmente ya es una cuestión en manos de Renfe, y de los operadores privados que puedan venir.

Etiquetas
stats