La Junta de Castilla y León 'cuela' al completo a los alcaldes el plan sanitario rural que criticó a Ciudadanos

Centro de Salud de Fabero.

La Junta de Castilla y León 'cuela' ahora a los alcaldes rurales de la Comunidad, a través del consejero de Sanidad 'popular' Alejandro Vázquez, el Plan Aliste al completo que criticó a Ciudadanos y abrió una brecha en el anterior equipo de Gobierno autonómico que formaban el popular Alfonso Fernández Mañueco y su socio 'liberal' Francisco Igea que terminó en elecciones anticipadas y un nuevo pacto entre la derecha y la extrema derecha de Vox.

El modelo de asistencia en Atención Primaria en el medio rural que pretendía ensayar entonces la Consejería de Sanidad en manos de Ciudadanos en la comarca zamorana de Aliste proponía reagrupar los consultorios de los pueblos pequeños en torno a los centros de salud de pueblos más grandes con la obligatoriedad de pedir cita previa para ser atendido, una preferencia por la teleasistencia y el transporte de pacientes a la demanda.

Teniendo en cuenta que la Consejería de Sanidad instauró con la pandemia de coronavirus, en manos todavía de Cs, la cita previa y la asistencia telemática que se han quedado de facto, solo faltaba por implantar el transporte a la demanda desde los pequeños pueblos con consultorio hasta los pueblos más grandes con centro de salud que ahora, en manos del PP, está vendiendo a los Ayuntamientos de Castilla y León como una herramienta “complementaria” que les ofrecen para “facilitar” la asistencia en momentos “excepcionales”. Y esas circunstancias “excepcionales” son, reconoce la Consejería de Sanidad, cuando no tenga personal suficiente para atender ese consultorio rural.

De Aliste en Zamora a Fabero en el Bierzo

Este medio ha podido conocer que la Consejería de Sanidad está creando comisiones sanitarias en los centros de salud de referencia y, a través de ellas, está adelantando la posibilidad de solicitar un servicio de transporte a la demanda que, por el momento, ni está organizado ni se está desarrollando.

“Fue algo que lanzaron”, “Nadie ha dicho nada de cerrar consultorios”, “El transporte a la demanda será solo cuando sea necesario”, “Cuando el médico o la enfermera no puedan ir porque están de vacaciones o de baja” y “Nos lo contaron como un complemento de lo que ya tenemos, no como sustituto”, son algunos de los argumentos que les han dado a los alcaldes de Vega de Espinareda, Santiago Rodríguez (PSOE); Fabero, Mari Paz Martínez (PSOE), y Candín, José Antonio Álvarez Cachón (PP), todos ellos pertenecientes al área de Salud de Fabero en la comarca del Bierzo.

En estos momentos, estos tres municipios y el de Peranzanes, que también está integrado en la misma área de Salud, tienen sus consultorios rurales abiertos y funcionando con normalidad, con el temor de que el día que falte alguno de sus sanitarios y se acojan al transporte a la demanda la plaza no se vuelva a cubrir.

Adelantándose a los posibles acontecimientos, la regidora de la cabeza del área de salud de Fabero asegura que “no le vamos a permitir a la Junta ningún recorte”, añadiendo que, “si se pone en marcha lo que nos han dicho tiene que ser para favorecer y facilitar la asistencia de la gente que vive en nuestros pueblos y que se pueda quedar, sobre todo la de nuestras personas mayores. No para quitar”. En ese sentido de sumar y no restar, Mari Paz Martínez pidió que el transporte a la demanda pudiera ser no solo para ir al médico de cabecera sino también para llevar a las personas dependientes a sus citas con especialistas, incluso al Hospital El Bierzo de Ponferrada porque, de lo contrario, “nos tendrán enfrente”.

La Junta evita llamarlo 'Plan Aliste'

La Consejería de Sanidad de la Junta de Castilla y León, ahora en manos del PP, está vendiendo a los Ayuntamientos de Castilla y León como una herramienta “complementaria” que les ofrecen para “facilitar” la asistencia en momentos “excepcionales”. Y esas circunstancias “excepcionales” son, reconoce la consejería de Sanidad, cuando no tenga personal suficiente para atender ese consultorio rural.

Defiende, tal y como trasladó a los alcaldes bercianos anteriormente citados, que se trataría de algo “complementario” que “no sustituye” a los consultorios sino que “va a facilitar la asistencia sanitaria con el transporte a la demanda” cuando haya que cubrir “bajas o vacaciones” de los médicos o enfermeros o se de “alguna incidencia”, dando por hecho que se empezaría a llevar a los mayores y dependientes a las consultas que necesiten, de Atención Primaria, analíticas, pruebas o especialistas en los hospitales.

Todo ello sin dar fechas ni especificar a este medio cómo, cuándo y dónde se va a implantar. La consejería de Sanidad insiste que no es lo mismo que se intentó hacer hace tres años en la comarca zamorana, aunque en la práctica la cita previa y la teleasistencia ya la tienen implantada y la reordenación quedaría hecha por áreas de salud. Solo faltaba el transporte para los enfermos, la fase final que se comenzará a realizar con el nuevo año.

Etiquetas
stats