Leandro y Chaparra: el tándem leonés que aspira a conquistar el Campeonato Nacional de Galgos

Leandro y Chaparra.

Alba Mañanes

Amor incondicional a los galgos, una preparación totalmente individualizada así como todo tipo de cuidados en relación a la alimentación, tratamientos de fisioterapia y veterinaria y, sobre todo, mucha dedicación. Estas son sólo algunas de las claves del éxito del leonés Leandro Pérez, dueño de Chaparra de Triki, una de las dos galgas que este sábado competirá en Nava del Rey (Valladolid) para alzarse con el Campeonato Nacional de Galgos, en una competición que se prevé sea muy reñida.

Son ya varios meses de intensa competición, de largas jornadas en el campo y de mucho trabajo previo que se decidirán en principio en dos únicas carreras –aunque podrían ser más si se produce algún empate o invalidación- en las que la galga leonesa Chaparra de Triki tendrá que medir su velocidad e ingenio con su competidora, la vallisoletana Pelaya de Safesa.

Confío en mi Chaparra, para mí siempre será una campeona, aunque pierda

Leandro asegura que vive esta competición con mucha intensidad. “La verdad es que estos días previos a la final los he vivido con muchos nervios, pero a la vez con optimismo y convencido de todo el trabajo previo realizado durante los últimos meses y durante todo el campeonato. Confío en mi Chaparra, para mí siempre será una campeona, aunque pierda”.

De hecho, en el mundo 'galgero' y entre los aficionados a la caza con libre, Chaparra de Triki es toda una estrella y son muchos los que la conocen y apoyan para que se proclame vencedora en este torneo. También en redes sociales recibe mucho cariño. “Yo no soy de redes sociales ni nada, pero cuentan que dicen que es la favorita, y que todo el mundo está con Chaparra. Es un orgullo, pero hay que tener en cuenta que en una final puede pasar cualquier cosa”, asegura Leandro.

Este leonés, aficionado a la caza con galgos desde pequeño, explica que el hándicap que puede tener Chaparra de cara a la final es que a lo largo del campeonato ha sufrido mucho más desgaste que su competidora debido a que ha tenido que correr más carreras, por lo que llega a esta gran cita de Nava del Rey algo más cansada. De hecho, Leandro explica que su competidora ha corrido la mitad de minutos a lo largo de toda la competición.

Pequeñas dificultades para afrontar esta gran cita que se suplen con todo tipo de cuidados y, sobre todo con mucho cariño. “Es importante realizar entrenamientos específicos para cada uno de los animales, en este caso para Chaparra, pero sobre todo entender a los perros, meterme en su cabeza. Yo estoy conectado con ellos los 365 días, les entiendo y proporciono lo que necesita, pero sobre todo les doy muchísimo cariño. Sin no les dar cariño ellos no te van a responder”.

Por eso Chapara, así como el resto de perros que tienen, es una más de la familia tanto para Leandro como para Rebeca, su mujer, y su hermano, Jaime, que le acompañan en esta afición y con los que conforma el equipo con el que competirá este sábado en la gran final en Valladolid.

Siete años cargados de éxitos

Aunque su afición se remonta a edades muy tempranas, en el mundo de la competición Leandro lleva siete años en los que ha logrado unos resultados espectaculares, pese a su todavía corta trayectoria. De hecho, en estos siete años, dos de sus perros han logrado colarse en puestos de la final del Campeonato Nacional de Galgos.

Zagala ha sido la mejor perra que he tenido y ha sido la que me ha dado a Chaparra que podría ser la campeona

Unos resultados que logrados fruto de su perseverancia y de mantener siempre la misma línea de cría de sus animales. Leandro guarda un recuerdo muy especial de todos ellos, pero sobre todo de Zagala, la madre de Chaparra, que fue eliminada en el mismo corredero que se va a jugar la final. “Ha sido la mejor perra que he tenido y ha sido la que me ha dado a Chaparra que podría ser la campeona”, añade.

Una afición compatible con el amor a los animales

En unos tiempos en los que la caza con galgos no está bien vista por algunos sectores de la sociedad debido a que algunas personas que los utilizan para cazar los abandonan o matan tras acabar la temporada de caza cuando ya no son útiles para ello, este leonés reivindica una afición que es totalmente compatible con el amor a los animales y el cuidado de ellos.

Leandro se muestra absolutamente en contra del abandono y maltrato de galgos como de cualquier otro animal. En su casa, de hecho, conviven galgos que compiten, como el caso de Chaparra, como otros que ya son mayores para hacerlo, a los que cuida hasta el final de sus días. “Para mí los galgos son lo que más quiero. Reconozco que en este mundo, como en otros, hay gente buena y mala, el problema es que nos metan a todos en el mismo saco cuando no es así”, precisa.

Añade, además, que a ellos les duele más que a nadie que siga ocurriendo esto. “Los galgueros de verdad somos los primeros que denunciamos a los que abandonan a los galgos o maltratan. Primero porque estamos en contra de que lo hagan, es lo que más queremos, y segundo porque después hace que esta afición tenga mala fama y estemos todos en el punto de mira”.

“Yo le diría a todo el que me critique que pase un día en mi casa y vea cómo están los galgos de cuidados y atendidos. Son uno más de la familia, les damos cariño, les llevamos al veterinario y cubrimos todas sus necesidades. Están igual o mejor que aquellos que los tienen únicamente como mascota. Les doy lo que más quieren que es campo y mucho campo”, insiste.

Etiquetas
stats