Protestas, silencios y la sombra del relevo de Rectorado en la apertura del curso de la Universidad en León

Mañueco, inaugura el curso académico 2023-2024 de las Universidades de Castilla y León. Junto a él, el rector de León, Juan Francisco García Marín.

Redacción ILEÓN / Agencia ICAL

Las universidades de Castilla y León inauguran en León el nuevo curso académico con un acto en el que la procesión continua de representantes administrativos, principalmente la del presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, ha coincidido con los gritos de protesta del Personal de Administración y Servicios universitario y de las reclamaciones que piden la creación de un instituto en Villaquilambre. Y frente a todo ello, el silencio de los representantes políticos y universitarios que han rechazado hacer declaraciones a los medios.

Este acto, además, será el último que protagonice el actual rector de la Universidad de León, Juan Francisco García Marín, que después de ocho años en el puesto se despide del Rectorado ante las próximas elecciones universitarias que ahora, con la nueva Ley de Universidades, limita la duración en el puesto para los nuevos cargos a seis años. García Marín ya lleva dos mandatos, ocho años; el máximo tiempo también para la anterior ley.

La fecha para estos comicios universitarios sigue sin concretarse, ya que aunque las anteriores elecciones fueron el 12 de marzo de 2020, solo tres días antes del confinamiento por covid-19 y por eso mismo García Marín no tomó posesión en el cargo hasta septiembre, por lo que es posible que no sea hasta ese mes que no se convoquen elecciones en la institución académica leonesa. Ante ello el rector hoy ha dicho: “Comencé mi andadura como Rector de la Universidad de León en mayo de 2016 y antes del próximo verano habrá otra persona en este puesto”.

Respecto a la nueva Ley de Universidades, García Marín ha mostrado cierta preocupación por “alguna incertidumbre sobre la adaptación a la nueva Ley de Universidades en vigor desde este año que van a cambiar no solo aspectos de gestión, sino también la forma de entender numerosos aspectos de la vida universitaria. Conllevará esfuerzo y adaptación de las universidades, pero también de las administraciones de las que dependemos, como la Junta de Castilla y León, no solamente para que no afecte a nuestra actividad, sino para que con el cambio podemos mejorar”.

La situación del Personal de Administración y Servicios

El rector ha mencionado también en su discurso al Personal de Administración y Servicios (PAS), que se manifestaba simultáneamente en el exterior para reclamar de sus condiciones laborales y retributivas. Los trabajadores denuncian que su convenio laboral data del año 2006 y que las negociaciones, que comenzaron hace cinco años, no avanzan. Reclaman la actualización de sus salarios y complementos, así como la mejora de otras condiciones laborales: “El trabajo y apoyo del PAS es necesario e imprescindible. Se han aprobado por unanimidad las Relaciones de Puestos de Trabajo del personal funcionario y laboral”.

García Marín ha celebrado que desde el año 2017 se hayan ofertado 150 plazas de promoción interna y 156 libres, aunque reconoce que algunas de estas están pendientes de convocatoria: “Siempre se ha atendido a este colectivo, a las cerca de 600 personas que lo conforman, llevando a cabo más acuerdos y mesas de negociación que posiblemente en toda la historia anterior de la Universidad de León. Por supuesto se han aplicado las subidas salariales con toda la retroactividad correspondiente, y sin ninguna duda la gerencia está realizando las gestiones para el abono de los fondos adicionales concedidos por la Junta de Castilla y León, como el resto de las universidades públicas”, ha respondido mediante su discurso.

A pesar de ello, se ha dirigido al presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, al que le ha reclamado que: “Los convenios enquistados hace años relativos al profesorado laboral o al PAS, no ayudan a mejorar la situación y sería conveniente resolverlos lo antes posible”.

La Facultad de Medicina

El rector de la Universidad de León, Juan Francisco García Marín, aprovechó la participación del presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco para insistir en que la petición de crear una Faculta de Medicina para la institución leonesa es “razonable y justa”.

Tras la instauración de tres nuevos grados en la Universidad de León, “que han cubierto las expectativas de demanda”, García Marín recordó que ya se ha entregado la memoria correspondiente para la solicitud del Grado en Medicina, “que se irá ampliando y mejorando”. “Lo hemos solicitado apoyándonos en varios hechos y en las perspectivas de futuro y sabemos también de la demanda social que existe al respecto, por lo que seguiremos persistiendo en esta petición”, resaltó.

Juan Francisco García Marín también se dirigió al presidente del Gobierno autonómico para pedirle que “sea sensible” con el “notable esfuerzo” que hacen las universidades de Castilla y León para mejorar “en situaciones que a veces no son las más optimas” y que las “apoye” para “continuar ayudando a mejorar el entorno social”.

En su consideración de las instituciones académicas como “parte fundamental de la sociedad”, el rector de la Universidad de León abogó por “dotarlas de los recursos adecuados para su continuo progreso”, así como por “tener en cuenta su contribución a la formación de profesionales que harán que la sociedad sea mejor y que son imprescindibles en el progreso de la misma”. “También es nuestra responsabilidad dinamizar nuestro entorno, atraer talento, hacer que nuestra región sea más rica económica e intelectualmente y que seamos conocidos y valorados nacional e internacionalmente”, afirmó.

Etiquetas
stats