El segundo día de algarada del campo planta un centenar de tractores en León capital tras ralentizar carreteras principales

Un centenar de inmensos tractores aparcados en el acceso sur de la capital leonesa.

Redacción ILEÓN

La segunda jornada de protestas de la llamada 'tractorada' que arrancó ayer miércoles por sorpresa y de manera presuntamente improvisada en la provincia leonesa repitió hoy idéntica la hoja de ruta, con el doble objetivo de ralentizar carreteras varias principales y tratar después, hacia mediodía, de entrar en León capital para visibilizar más sus reivindicaciones.

Fuentes oficiales de la Subdelegación del Gobierno confirmaron que desde primera hora, las lentas caravanas de tractores, en un número total que podría ser de 300 vehículos, circulan por vías de la red principal tales como la nacional León-Astorga (N-120), donde se produjeron algunas retenciones de cierto calado a primera hora, la León-Benavente (N-630) y otras carreteras locales de comarcas como el Páramo, La Bañeza o Valencia de Don Juan.

La Guardia Civil de Tráfico mantuvo un operativo de vigilancia y coordinación en todos los puntos y de momento no se ha producido ningún altercado ni problema, algo en lo que coinciden tanto la Subdelegación como portavoces de la protesta agrícola ajena a todos los sindicatos agrarios.

Siguiendo un esquema similar, el objetivo nuevamente era llegar buena parte de ellos de manera más o menos coordinada a León capital “porque es donde podemos visibilizar nuestra protesta, no en los pueblos”, admiten desde la organización.

A partir de la una de la tarde, en un lento goteo de más de una hora, tractores provenientes de varios puntos, unos por Michaisa y otros por la Ronda Este de la capital, fueron confluyendo al gran solar situado frente a Carrefour, en la avenida de Europa de acceso a la capital, donde eran desviados al no haber sido comunicado por vía oficial, y por lo tanto no autorizado, el acceso de los protestantes al centro de la capital. Está por ver si ese acceso al centro se produce mañana viernes, ya que todavía no se ha confirmado la autorización necesaria.

En todo caso, la asistencia hoy a la capital ha duplicado la de ayer, rondándose los cien grandes tractores, recibidos en las calles al mismo tiempo con mucha expectación e incluso algún aplauso de los viandantes, y también considerable cabreo de los muchos conductores a los que la lenta comitiva afectó sobre todo en los accesos sur de la ciudad.

Argumentos de los organizadores

Los organizadores de la protesta, que resaltan tener “mucho apoyo de los cuerpos y fuerzas de seguridad” del Estado, afirman que su intención es dejar ver de manera más clara su indignación, aprovechando la ola de protestas en puntos de Europa y sobre todo en Francia que hacen propicio el momento, pero “sin atacar a las poblaciones, no como los franceses”, al tiempo que insisten en desvincularse de organizaciones de extrema derecha y de los sindicatos del campo tradicionales. “No vamos con ningún partido ni contra ningún partido”, asegura el portavoz consultado, “sólo contra medidas burocráticas y agroambientales que nos están asfixiando”, por lo que “no vamos con ninguna pancarta” de organización de ningún tipo.

Eso sí, el manifiesto que sustenta la algarada que alcanza su segundo día se posiciona, efectivamente de manera anónima, con argumentos coincidentes con reclamaciones de la extrema derecha, tales como en contra la política climática de la Agenda 2030, las leyes de protección animal y de especies, la 'geoingeniería climática' y a favor de aranceles a productos agrarios del extranjero, al estilo de la medida que en Francia está perjudicando a las empresas y productos españoles.

En todo caso, justifican no ir de la mano con las organizaciones profesionales agrarias en León porque “no han querido ninguna movilización”, la cual en realidad se había acordado convocar con una gran protesta en León capital el próximo 23 de febrero. Del mismo modo, todas las OPAs leonesas se desvincularon ayer, igual que hoy, de la algarada sobre tractores.

Etiquetas
stats