El juicio de Púnica enfoca el trato “despectivo” y “humillante” de Carrasco pero con Martínez como su hombre de confianza

En la parte inferior, los tres leoneses imputados en el Caso Púnica en la Audiencia Nacional.

En tiempo récord, apenas una hora de sesión, el juicio de la trama Púnica que se sigue en la Audiencia Nacional se saldó hoy con un retrato crudo de la que fuera presidenta de la Diputación de León, Isabel Carrasco, y de sus relaciones con su entorno institucional y político del PP, especialmente con los tres imputados leoneses: su sucesor Marcos Martínez Barazón, el exdiputado provincial Pedro Vicente Sánchez y el entonces interventor Jesús 'Suso' López.

Fue el testimonio de la también antigua diputada provincial del PP en aquel mandato fatídico, Isabel Fresno, el que en respuesta al abogado de los abogados defensores y las fiscales enfocó un retrato de Carrasco como persona con trato “humillante” y “despectivo”, “de ira” y “muy autoritario”, capaz de “poner pingando” a todo su entorno, en general, y a Sánchez como su coordinador de Presidencia, en particular.

La testigo admitió que la presidenta estaba “enfadada con él”, alardeando incluso de que “le quité de diputado -había sido responsable de Turismo en la legislatura anterior- y ahora le hecho”, es decir, amenazando de manera constante con despedir como personal eventual al también alcalde de Puebla de Lillo. ¿El motivo', quiso saber el defensor de Pedro Vicente Sánchez: “Que no quería recibir las obras de la línea (de alta tensión a la estación de esquí de San Isidro, ejecutadas con muchas sombras bajo el mandato de Carrasco- y se lo reprochaba continuamente”, aseguró la ex diputada leonesa.

Con ese trato hacia él, el alto cargo a dedo de la presidenta “siempre estaba callado, no opinaba”, refrescó Fresno, “no sé si coordinaba algo” y carecía de “capacidad de decisión” a su entender. Era el perfil que buscaba el letrado de Pedro Vicente llamándola a declarar, para afianzar la defensa de que difícilmente con ese trato y confianza podía participar en la trama de favores personales de las empresas de Púnica, de los también imputados Alejandro de Pedro y José Antonio Conesa, a cambio de más de 100.000 euros en dos años y posibles contratos privilegiados en San Isidro.

Pero si el coordinador salió así mejor parado en esa apreciación, no ocurrió lo mismo con el sucesor de Carrasco, Marcos Martínez, a quien Isabel Fresno retrató como “hombre de confianza de Isabel”, y más cuando ella “era muy desconfiada con todo el mundo”. “Incluso la soportaba”, añadió, como si de un detalle vital se tratara, y eso que quien preguntaba era la abogada defensora del expresidente imputado por heredar no sólo los cargos políticos de ella sino la fórmula de 'lavado' de su imagen que ella había contratado a Eico y Madiva, las empresas de la trama.

Respecto al interventor, la exdiputada dijo a preguntas de las fiscales no recordar “ninguna relación” con Pedro Vicente Sánchez, de modo que “no los vi juntos”.

Previamente, de modo fugaz, habían comparecido dos testigos convocados por la defensa de Alejandro de Pedro, el periodista Juan Manuel Zafra primero y el que fuera durante 17 años director de Comunicación de Telefónica, con quienes trabajaron las empresas del conseguidor, para ceñir sendas relaciones comerciales en el ámbito de la normalidad con una empresa dedicada al posicionamiento online, que entonces era bastante pionera. E incluso negar que los diarios digitales desplegados por muchas regiones de España fueran 'zombies' sin apenas más contenido que el dedicado a prestigiar a empresas como la compañía de telecomunicaciones o políticos como Carrasco o Martínez Barazón.

No dejes de informarte sobre las causas de este caso de corrupción en nuestro programa de ILEÓN Sonoro (aquí puedes ver el minutaje del mismo). Lo puedes escuchar pinchando aquí abajo.

Etiquetas
stats