Cultura Cultura
Cultura

LA FRAGUA LITERARIA LEONESA

Aniano Gago: "Delibes y García Márquez echaron muchas horas en los periódicos y después dieron en grandes escritores"

El periodista y escritor terracampino Aniano Gago, autor de 'Prosas de pan' y el reciente libro 'El destino de los días. Crónica sentimental de cuarenta años', está ahora escribiendo un libro de relatos sobre la amistad acerca de las distintas etapas de la vida.

imagen
Aniano Gago (dcha) con el dibujante de su último libro, Plata Ruiz.
Manuel Cuenya | 27/03/2018 - 11:19h.

Recuerdo, siendo un adolescente, al periodista y escritor Aniano Gago. En aquella época –allá por los años ochenta– lo veíamos como jefe de informativos en el Centro Territorial de RTVE en Castilla y León. Hasta que un buen día llegó a Noceda del Bierzo con el periodista nocedense Miguel Ángel García Rodríguez (en la actualidad Corresponsal de TVE en Lisboa, anteriormente en Berlín), quien también trabajara en el mismo centro televisivo ubicado en la ciudad de Valladolid.

Transcurrido el tiempo el periodista y escritor Aniano Gago llegó a impartir una conferencia en la Ex Escuela de Cine de Ponferrada porque, aparte de su gran valía como profesional de la televisión, es amigo del escritor y periodista hispano-berciano-argentino Eduardo Keudell, que en ese tiempo (hablo de los años 2000) dirigía la Escuela de cine, en la que uno mismo hiciera labores de coordinación y aun como profesor.

El asunto es que Aniano Gago, que recientemente ha publicado su segundo libro, 'El destino de los días. Crónica sentimental de 40 años', ha visitado en diversas ocasiones el Bierzo, una tierra admirada en Tierra de Campos, según él, por su fertilidad y su historia. "Tierra llena de personalidad", agrega Aniano, quien después la suerte lo llevaría a conocerlo mejor: "Primero porque ese extraordinario periodista que es Miguel Ángel García, corresponsal ahora en Lisboa y antes en Berlín, fue compañero mío en el Centro Territorial de TVE y en cierta ocasión me invitó a pasar unos días en Noceda del Bierzo, su pueblo. Con él entré por primera vez a una mina de carbón; aún recuerdo cómo chirriaban los costeros. En Valladolid la experiencia televisiva fue total, tanto para Miguel Ángel como para mí. Éramos todoterrenos que hacíamos de todo para ayudar a crecer a Castilla y León. Queríamos crear conciencia de pertenencia a Castilla y León", rememora con afecto Aniano, que naciera en la tierra zamorana de Cañizo,  aunque él se sienta asimismo leonés, habida cuenta de que, como él bien señala, el rey Alfonso IX, nacido en 1188 en Zamora, hizo las primeras Cortes de León. Y además pertenece a Tierra de Campos, comarca también leonesa.

Incluso su pueblo, Cañizo (gloriosa su bodega, un templo a la mejor gastronomía), goza de un Fuero que le fuera concedido en su día por el Abad del Monasterio de Carracedo, porque llegó a formar parte de su Jurisdicción. "El Viejo Reino de León (León, Zamora y Salamanca) no lo he inventado yo –aclara-. Zamoranos y leoneses hemos estado siempre unidos, por historia y geografía, por costumbres y formas de vida. Que el gran rey Alfonso IX naciera en Zamora no debe extrañar a nadie. Es verdad también que mi pueblo pertenece a Tierra de Campos, esos pagos que un día pateó el gran escritor leonés Jesús Torbado para escribir 'Tierra mal bautizada'. Tierra de Campos es una comarca natural única, ya que se extiende por cuatro provincias de Castilla y León: Palencia, Valladolid, Zamora y León... El Fuero de Cañizo, que fuera concedido por el Abad del Monasterio de Carracedo, lo tengo en latín y un catedrático de esta lengua me lo  está traduciendo. En aquel tiempo el Monasterio tenía un poder enorme y sus posesiones llegan a mi pueblo. Es entendible entendiendo cómo funcionaban las cosas en la Alta Edad Media".

"Miguel Ángel García (TVE) fue compañero mío en el Centro Territorial de TVE y en cierta ocasión me invitó a pasar unos días en Noceda del Bierzo, su pueblo. En Valladolid la experiencia televisiva fue total"

Cañizo, su tierra natal, significa mucho para él porque allí pasó su niñez. Y como decía Rousseau (precisa Aniano): "la patria del hombre es la niñez. Una frase que otros escritores han referido como suya después porque define muchas cosas. Nada hay peor que el desarraigo, que es lo que le pasa al que emigra. Tener al pueblo como referencia no tiene precio, por eso mi vida sigue totalmente vinculada a Cañizo, a la casa de mis padres y abuelos y a los amigos de siempre", afirma orgulloso de sus orígenes.

Recuerdo con cariño aquella comida en su bodega de Cañizo en compañía de buenos amigos, entre los que se hallaban Keudell, Carretero y el argentino Jorge, el doctor Benozzi (que tuvo la mala fortuna de naufragar y desaparecer en el mar, en aguas brasileñas, a finales de agosto de 2014, dejándonos una tristeza inmensa, pues uno también tuvo la ocasión de visitarlo en Argentina a mediados del 2000).

Un extraordinario anfitrión y cicerone Jorge Benozzi, 'el Pulga', al igual que lo es Aniano, que recuerda a su amigo Eduardo Keudell (a quien le hemos dedicado fragua en esta misma sección y diario digital) pues se conocieron en los años setenta en Barcelona, donde Gago estudiara Periodismo, mientras que Keudell trabajaba en 'El Periódico de Cataluña' y aun en otros medios. "Y por esas suertes de la vida nos hicimos amigos... Más tarde, tras casarse con Manoli, natural del Bierzo, se vinieron a vivir a Viñales. Con cierta frecuencia vengo a verlo para disfrutar de los paisajes de aquí y de su gastronomía contundente. Y después apareció Manuel Cuenya, escritor brillante a quien le he presentado dos libros en Valladolid. O sea: que creo que tengo casi un pedigrí adoptivo del Bierzo. El oro de las Médulas se lo llevaron los romanos, pero hicieron un desastre ecológico que ahora es una maravilla como paisaje. Por cierto, parte del agua que llegaba al sistema para hacer caer las paredes y dejar libre el oro llegaba de unas conducciones de las montañas zamoranas, pegadas a las de León".

León, tierra de grandes escritores

En esta línea de escritores leoneses, Gago cree que León  siempre ha tenido grandes escritores, como Antonio Colinas, Jesús Torbado, Aparicio, Pereira, Gamoneda, Llamazares, Trapiello, José María Merino. "De todos he leído algo, no toda la obra, pero sí he podido valorar siempre la calidad literaria de estos escritores. Especial cariño le tengo a Luis Mateo Díez, un primer espada. También tengo buena relación con Ernesto Escapa. Su 'Corazón de roble' es un ejemplo del libro de viajes ilustrado. Y, por supuesto, Eduardo Keudell y Manuel Cuenya. Eduardo es un escritor de primer nivel, y Manuel escribe libros de viajes como nadie, caso de 'Mapas afectivos'. Creo que la literatura de León es de las más sólidas de España".

Asimismo, tiene como referentes literarios a Cervantes, Tolstoi, Calderón, Góngora...; "siempre me han encantado los clásicos, especialmente Quevedo, que me parece único. A estos escritores los leo y releo –apunta–. También el gran poeta zamorano Claudio Rodríguez, o León Felipe... Me gusta leer filosofía, especialmente a Platón..., pero ese es otro estadio donde yo descubro mi ignorancia. He leído mucho a Josep Pla y a Salvador Pániker. He leído casi todo de Vázquez Montalbán y de Miguel Delibes. Ahora me gusta Cercas y Javier Marías. También Gustavo Martin Garzo. En fin: la lista es interminable".

Como periodista de raza (incluso en su faceta como profesor asociado de Periodismo en la Universidad de Valladolid) y colaborador de varios medios como El Norte de Castilla, El Mundo de Castilla y León, El Adelanto de Salamanca o http://salamancartvaldia.es/..., cree que el periodismo es la primera oficina para hacerse escritor. No hay más que centrarse en dos buenos ejemplos –matiza–, Delibes y García Márquez, que "echaron muchas horas en los periódicos y después dieron en grandes escritores. Por cierto, del colombiano lo he leído todo. Es diferente escribir reportajes, noticias de actualidad o artículos, pero de ahí se aprende para ir poco a poco más allá".

Después de la publicación de su ópera prima 'Prosas de pan', el veterano periodista y escritor nos obsequia con este segundo libro que, en su opinión, tiene más cuerpo y está más elaborado que el primero.

'El destino de los días. Crónica sentimental de cuarenta años' es el título de esta reciente obra, editada por el Grupo Caramanzana. Y concebida como un Diario, lo que le permite moverse en el tiempo y analizar la realidad de Castilla y León, de España, ahondando en el mundo rural, que él tan bien conoce, desde las primeras elecciones democráticas de 1977 hasta 2017.

"En este diario, ilustrado por el gran pintor y dibujante Plata Ruiz, hay periodismo, hay ficción, hay descripción paisajística; un poco de todo, pero que al final viene a ser una crónica circular", detalla Gago, quien ha sido además director de Comunicación y Relaciones Externas de la Cámara de Comercio de Valladolid.

"El Viejo Reino de León (León, Zamora y Salamanca) no lo he inventado yo –aclara-. Zamoranos y leoneses hemos estado siempre unidos, por historia y geografía, por costumbres y formas de vida. Que el gran rey Alfonso IX naciera en Zamora no debe extrañar a nadie".

En todo caso, sus 'Prosas de pan', que es un compendio y una magnífica selección de artículos, de los más de 2000 que lleva escritos, además de incluir una parte final dedicada a diez relatos, que reflejan los tiempos de su niñez en Cañizo -una época dura en el contexto de aquella España de los años sesenta y setenta del pasado siglo-, se me antoja un libro muy bello. Un delicioso nutriente espiritual amasado con la textura de la harina castellana, horneado con los aromas y sabores primigenios del amor. Una belleza comestible, de principio a fin, porque la belleza será comestible o no será nada, y este libro-alimento está aderezado con exquisita sensibilidad –resulta entrañable–, y toca nuestra fibra y nuestro yo más íntimo, nos sabe muy rico, con esa riqueza que le da uno el paisaje-memoria que lo habita, su tierra de Zamora, su Cañizo del alma en Tierra de Campos, ese espacio y tiempo de infancia que se revela, en su caso y en tantos otros, como la única matria verdadera. A lo mejor es que uno, como niño de pueblo, se siente identificado con lo que cuenta: ese mundo rural que se ha quedado grabado para siempre en la memoria afectiva, dejando una huella imborrable. «Deudora, su prosa, de la concisión de Delibes y Pla, cronistas de la vida cotidiana», escribe Keudell a propósito de este volumen compuesto por textos «con miga y alma... alma de horizonte», amasado con «palabras con sabor a trigo», como escribe, a modo de prólogo (Punto de salida), su compañera Carmen Domínguez.

En estos momentos, aparte de la promoción de su segundo libro, está escribiendo un libro de relatos sobre la amistad acerca de las distintas etapas de la vida. "Es un tema que siempre me ha interesado mucho", concluye este terracampino universal, que cultiva la amistad como bien preciado.

Entrevista breve a Aniano Gago

"Escribo como un modo de sacar de dentro los demonios; es una forma de terapia"

¿Qué libro no dejarías de leer o leerías por segunda vez?

Tres: 'El Quijote' de Cervantes, 'El Buscón' de Quevedo y 'Viejas Historias de Castilla la Vieja', de Delibes

Un personaje imprescindible en la literatura (o en la vida)

Tres también: Don Quijote, Sancho y El Buscón Don Pablos.

Un autor o autora insoportable (o un libro insoportable)

Los libros de gurús de la economía.

Un rasgo que defina tu personalidad

Las ganas de aprender.

¿Qué cualidad prefieres en una persona?

Que sea buena persona, sencilla y humilde, generosa y simpática.

¿Qué opinión te merece la política actual? ¿Y la sociedad?

Un cruce de cloacas donde muchos políticos han encontrado aquí el modo de ganarse la vida al margen de la finalidad más noble de la política que es el servicio a los demás. La sociedad está confundida, perpleja en muchos casos ante tanto ladrón suelto.

¿Qué es lo que más te divierte en la vida?

Estar con mi familia y mis amigos. En torno a una mesa bien surtida, buenos vinos y mejor conversación no hay nada igual. También me gusta ir a mi pueblo, a mi bodega, y viajar.

¿Por qué escribes?

Como un modo de sacar de dentro los demonios; es una forma de terapia. También me encanta que me lean los amigos.

¿Crees que las redes sociales, Facebook o Twitter, sirven para ejercitar tu estilo literario?

No; nunca he utilizado ni voy a entrar en las redes sociales. Yo soy un clásico. No quiero saber nada de ese mundo. Lo respeto, pero eso no es para mí.

¿Cuáles son tus fuentes literarias a la hora de escribir?

Cervantes, Tolstoi, Calderón, Góngora, Quevedo, Claudio Rodríguez, León Felipe, García Márquez, Platón, Salvador Pániker, Vázquez Montalbán, Delibes, Josep Pla...; pero me gusta la mezcla: novela, ensayo, historia, poesía. Clásicos y actuales.

¿Escribes o sigues algún blog con entusiasmo porque te parezca una herramienta literaria?

Escribo artículos en Salamancartvaldia; me sirve como disciplina para escribir. No escribo novela porque exige mucho esfuerzo... de momento no tengo la fuerza de voluntad que exige una buena novela.

Una frase que resuma tu modo de entender el mundo.

"Yo no pienso y existo, mierda para Descartes" (De un dibujo de El Perich). También otra de Forges: "Sólo tenemos dos salidas a la actual situación: seguir así o continuar como estamos".

publicidad

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Deja tu comentario