Reafirman una condena por extorsión en la venta de un coche en León pero rechazan aumentar las penas

Los hechos ocurrieron en las inmediaciones del Hospital de León, foto de archivo.

Redacción ILEÓN

La Sala de lo Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de Castilla y León ha confirmado la sentencia de la Audiencia Provincial de León dictada el 31 de mayo de 2023 por un delito de extorsión y otros contra una hombre y ha rechazado la apelación presentada por la propia acusación particular y el Ministerio Fiscal para incrementar las penas y delitos del condenado.

La Audiencia Provincial de León dictó el pasado 31 de mayo una sentencia en el que el acusado fue condenado como autor de un delito de extorsión a la pena de 3 años de prisión e inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de la condena y a la pena de 5 años de prohibición de aproximación a menos de 500 metros y comunicación respecto de Saturnino -el extorsionado- y de sus padres, hijos y hermana. En concepto de responsabilidad civil derivada de la infracción penal el condenado debe abonar a la víctima por daños morales la cantidad de 3.000 euros.

Sin embargo, la sentencia confirma la absolución de los delitos de detención ilegal, robo con intimidación y amenazas condicionales de los que había sido acusado por el Ministerio Fiscal y la acusación particular y que pedían que se reconociesen en la apelación que el TSJ ha rechazado confirmando la sentencia de la Audiencia de León. 

Hechos probados

Los hechos se remontan a septiembre de 2017, cuando el denunciante aparcó su vehículo cuando se dirigía hacia el Hospital y fue abordado por el acusado, quien le exigió de manera intimidante que le diera un dinero, que, según él, le debía y que no le iba a dejar marchar hasta que se lo entregase.

Tras ello, le exigió que le diera las llaves de su coche, cogiéndolas él mismo del pantalón de este y que le llevara hasta donde estaba el vehículo y, una vez allí, infundiéndole temor, se subió al vehículo en el lado del conductor y conminó a Saturnino a que se subiera en lado del copiloto.

Ambos se trasladaron a un asentamiento de caravanas en la localidad de Villanueva del Árbol, donde sacó un contrato de compraventa de vehículo que ya tenía preparado y sobre el capó del coche lo rellenó con los datos personales de ambos y del vehículo y le exigió que lo firmara. Así lo hizo el denunciante por miedo o temor de que le pudiera hacerle algo a él o su familia. En dicho contrato se declaraba que había vendido su vehículo ese mismo día al acusado y había recibido en contraprestación 11.000 euros en metálico. 

Tras ello, el ahora condenado, para forzarle a que le entregase un cierta cantidad dinero, le dijo que se quedaba con el coche y que si en el plazo de 15 días no le había dado el dinero que le debía, pondría a la venta el vehículo, ya que ahora era dueño del mismo en virtud de dicho contrato.

Posteriormente, el vehículo fue requisado por orden policial junto con las llaves y documentación poniéndose a disposición de la Autoridad Judicial y siendo entregado el mismo al denunciante el 19 de julio de 2019, una vez levantado el embargo que pesaba sobre el mismo.

Amenazas mortales

En la sentencia se pone de manifiesto que no se ha acreditado probado que, con anterioridad al 18 de septiembre de 2017, un año antes, el acusado llamara en varias ocasiones telefónicamente al denunciante “amenazándole con matarle o quitarle a sus hijos sino le entregaba la cantidad de dinero que le debía”, absolviéndole finalmente de los cargos de detención ilegal, robo con intimidación y amenazas de los que había sido acusado.

Contra esta sentencia cabe recurso de casación por infracción de ley y por quebrantamiento de forma, que podrán presentarse en la misma Sala del TSJ.

Etiquetas
stats