LacianArt: de una buena acogida inicial en camino hacia el éxito permanente

Mercadillo de LacianArt.

Sin apenas tiempo para pensar, cuando los rescoldos de la hoguera cultural, que no 'de las vanidades', del pasado fin de semana en Villablino aún se mantienen latentes y templados pedimos a las organizadoras deLacianArt una evaluación casi precipitada de lo vivido.

No esconden su satisfacción moderada por como han discurrido las cosas y la acogida que las actividades han tenido entre la población en general. Especialmente, resaltan la concurrida asistencia a los actos de inauguración y clausura, el jueves y domingo respectivamente.

La misma satisfacción sobre las distintas actividades programadas. El concurso de pintura al aire libre llenó la jornada del sábado, cuando los participantes escogieron su lugar de trabajo por Rioscuro, San Miguel, calles de Villablino o la propia sede de Sierra Pambley para ilustrar sus cuadros.

De la decena de participantes resultó designada como mejor por el jurado la obra de la joven ovetense Natalia Cases López, de formación académica en Bellas Artes, que sobre un lienzo y con pintura acrílica plasmó una imagen de un rincón de San Miguel, de la subida por la calle Llera desde el cruce con la calle Real.

El mercadillo de arte también tuvo su buena animación en los jardines del parque frente al edificio de Sierra, con nueve puestos con sus ofertas. Así como la obra colaborativa del mural 'Somos Arte', en el muro de la vieja bolera municipal que, lo mismo que los montajes de LandArt en las rutas verdes con El Cuélebre y Las Crisálidas, deja una huella para contemplar con calma pasados los primeros instantes.

Las dos charlas celebradas, y que impartieron los participantes a las mismas, fueron un ejemplo de buena comunicación, sabiendo transmitir al público sus grandes conocimientos sobre el arte y el mundo de la cultura en general.

Uno de los eventos, que a las organizadoras les provocó mas quebraderos de cabeza y que les exigió un mayor esfuerzo y trabajo, fue el montaje de la exposición colectiva en las nueve salas, corredores y escaleras de la Casa de Sierra Pambley para alcanzar lo que ellas denominan “una adecuada distribución y un itinerario coherente”.

Se convirtió en una “labor más compleja de lo esperado”, pero el esfuerzo mereció la pena. Primero porque va a ser el montaje más duradero en el tiempo, puesto que la muestra se podrá visitar hasta el 31 de agosto, de miércoles a domingo en horario de 12.00 a 14.00 horas y de 18.00 a 20.00 horas. Y también por la buena acogida que ha tenido entre el público: “Que en estos cuatro primeros días se hayan contabilizado ya varios centenares de visitantes a la muestra y que los comentarios recibidos estén siendo tan halagadores”.

Cuando “personas implicadas en la escena artística y cultural de la provincia” la sitúan entre las mejores exposiciones que se pueden visitar actualmente en León, “llegamos a la conclusión de que muchas veces querer es poder y que la falta de medios se suple con imaginación, trabajo y entusiasmo”.

Quieren hacer una especial mención a la colaboración de la Fundación Sierra Pambley, “que fue total”. Primero creyendo en el proyecto, después con el apoyo financiero y cediendo su espacio propio. Entre los agradecimientos también a la institución municipal, por su apoyo logístico en “cuanto necesitamos y demandamos”.

Con esta evaluación rápida, que encuentran favorable, no es de extrañar que ya estén trabajando en la programación de las siguientes jornadas para el año que viene, que tanto la Fundación como el Ayuntamiento se han comprometido públicamente a apoyar.

Etiquetas
stats