El Ayuntamiento de León aspira a la declaración de la ciudad como Patrimonio de la Humanidad

Plaza de la Catedral de León.

Miriam Badiola / Agencia ICAL


El Ayuntamiento de León impulsará el inicio del proceso de presentación de la candidatura para que la ciudad sea declarada Patrimonio de la Humanidad por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura, para lo que trabajará “con todos los medios” para lograr el apoyo de la Junta de Castilla y León y del Gobierno de España en aras de poder formar parte de la lista indicativa y que posteriormente la Unesco pueda admitirla.

Así lo anunció este viernes el alcalde de la capital leonesa, José Antonio Diez, quien aseguró que el Consistorio “lleva un año trabajando de manera soterrada en presentar esta candidatura”, al tiempo que consideró “importante conseguir el objetivo” obtener “todo el apoyo y respaldo social”.

Para ello, convocará una reunión con las principales fuerzas de la ciudad -formaciones políticas, Universidad, iglesia y sociedad civil a través empresarios, sindicatos o colectivos vecinales- para que “toda la sociedad forme parte del impulso de León como Patrimonio de la Humanidad”.

Diez se mostró convencido de que conseguirlo reportará a la ciudad “grandes beneficios”, ya que además de la posibilidad de acceder a ayudas y subvenciones, también aporta “proyección turística a nivel nacional e internacional”.

Consciente de que “León ya forma parte patrimonio de la Humanidad porque forma parte del Camino de Santiago”, para el regidor leonés esta es “una distinción muy genérica en todos los territorios”, mientras que la ciudad “merece una declaración específica” al tratarse de “una auténtica joya histórica y patrimonial mundial”.

En este sentido, José Antonio Diez recordó que las Cortes de Castilla y León aprobaron en el mes de mayo una Proposición de León para que el Gobierno autonómico iniciara los procedimientos necesarios para incluir en la lista indicativa española de Patrimonio de la Humanidad a la Catedral de León, la Basílica de San Isidoro, la Muralla Romana, el Parador de San Marcos y la Casa Botines de Gaudí. No obstante, desde su punto de vista “es más interesante presentar la ciudad que únicamente los monumentos específicos”.

“Debemos ser más ambiciosos, somos una ciudad casi única en el mundo, con origen romano que tuvo un campamento con cinco siglos de asentamiento en la ciudad, así como la importancia haber sido ciudad que ha tenido gran influencia en la confección y el desarrollo de Europa”, puntualizó el alcalde de León, quien consideró el actual “un buen momento” para impulsar esta candidatura al “contar con el apoyo unánime de la Comunidad Autónoma que en su día aprobó la PNL anteriormente citada. ”Espero que se puedan llevar a cabo todos los trámites para presentar la candidatura en marzo del próximo año y que luego la Unesco tenga a bien incorporar a León“, dijo el alcalde, aunque matizó que ”si no es posible incorporar a la ciudad, sí se incorpores algunos monumentos porque es injustificable que alguno de ellos no esté ya en la lista“.

Proceso

El alcalde de León quiso dejar claro que el proceso para la declaración de León como Patrimonio de la Humanidad es “largo en el tiempo y complicado” y “no solo atañe a la Unesco”, sino que también al Gobierno de España, que aprueba la lista indicativa previa, y a la Comunidad Autónoma, que es quien presenta las candidaturas de manera inicial.

José Antonio Diez explicó que dicho proceso comienza en la Comunidad Autónoma, que es la encargada de seleccionar los bienes que son susceptibles de ser declarados Patrimonio Mundial de la Humanidad, aunque consideró que “la propia ciudad es quien tiene que hacer la primera parte de impulso”.

Esa selección se presenta al Grupo de Trabajo de Patrimonio Mundial, del que forma parte el ministro de Cultura y Deporte, Miquel Iceta, y en el que están integrados los representantes de Patrimonio de todas las comunidades autónomas. En él se aborda de forma técnica el estudio de las nuevas propuestas que se incluirán dentro de la estrategia global.

Posteriormente, la Comunidad Autónoma presenta al Consejo de Patrimonio Histórico los bienes susceptibles de incorporarse y la recomendación de un informe técnico y es el Pleno de este Consejo quien aprueba las inclusiones en la lista indicativa española, donde deben permanecer un año para ser trasladados a la Unesco y, si se cumplen las indicaciones, elevarlo a Patrimonio de la Humanidad.

El pasado otoño, por iniciativa del parlamentario nacional de Vox Pablo Calvo, la Comisión de Cultura y Deporte del Congreso de los Diputados aprobó su Proposición No de Ley (PNL) que reclamaba la inclusión de la Catedral, la basílica de San Isidoro, San Marcos, las murallas y la Casa Botines de Gaudí de León en la lista indicativa de bienes que aspiran a ser reconocidos como Patrimonio de la Humanidad

Etiquetas
stats