La Czule se encuentra en peligro

Czule - Colección de Aves

Diego Fidalgo

El Czule (Servicio de Colecciones Zoológicas de la Universidad de León) inició su singladura en el año 2008, con el objetivo de crear un centro de conservación del patrimonio zoológico al servicio de la institución educativa leonesa.

Sus objetivos son la búsqueda y catalogación de seres vivos, divulgar información en las redes de biodiversidad, mostrar a los alumnos universitarios el catálogo y enseñar como se realiza el proceso de catalogación, además de mostrarlo al gran público a través de diversas actividades.

La colección actual cuenta con más de 1.500 aves, cerca de 600 mamíferos y más de 15.000 mariposas. Podría contar con elefantes, ballenas, pero el espacio no permite ampliar el número de ejemplares, que en la actualidad ronda las 25.000 piezas zoológicas procedentes de los cinco continentes, y donde podemos destacar a más de un centenar de simios que muestran la evolución humana.

El objetivo de este servicio es mostrar a los alumnos universitarios una colección muy extensa, pero también se abre al resto de la sociedad leonesa, principalmente a otras instituciones educativas. Desde hace un tiempo, todos los viernes entre las 11 y las 13 horas, grupos de 6 personas pueden acceder a visitar una parte de esta extensa colección.

La dificultad de dar acceso a grupos masivos se centra en la problemática de infección de los animales tratados por los taxidermistas y en el riesgo de destrucción de los ejemplares. Insectos tan comunes como las polillas podrían acabar con una colección de este tipo.

Actualmente este servicio cuenta con diferentes colecciones. Una de las más importantes es la procedente de la Fundación Doctor Romero Nieto, propietaria del Museo de la Fauna Salvaje. Otras colecciones de gran importancia son las de Tipos de insectos de cuevas, cedida por José María Salgado Costas, o la de mariposas de Francisco Murciego. También, a menudo, se producen donaciones a la ULE. Actualmente la Czule cuenta con un convenio con el Centro de Recuperación de Aves Silvestres y con el Oceanográfico de Gijón, por lo que el número de especies y la colección podría seguir aumentando.

El espacio que alberga esta colección en este momento se reduce a tres pequeñas dependencias de la decana Facultad de Biológicas en la planta baja. Para albergar toda la colección se necesitaría mucho más espacio. Para su conservación se necesita poca luz y de momento, en las instalaciones que ahora ocupa no cuentan con medios para climatizar el recinto a temperaturas que salvaguarden la integridad de la colección.

La dirección de este servicio está en manos del biólogo marino Antonio Laborda, que esta realizando la labor altruistamente y que mantiene un lema llamativo para este servicio universitario: “Si el animal esta muerto, lo quiero”. Orgánicamente este servicio depende directamente del Vicerrectorado de Investigación.

Laborda pone una serie de condiciones para mantener el servicio: consolidar y aumentar el personal, así como el espacio y las condiciones de exposición. Es indispensable un conservador jefe, ya que el conservador actual tiene contrato hasta el 1 de febrero, y sin esta figura no se puede mantener el servicio, pues el trabajo relativo a este aspecto es continuo y diario.

La importancia de este servicio estriba en que la Czule esta poniendo a disposición de la comunidad científica, y de la sociedad en general, toda la información de estos ejemplares a través de la Global Biodiversity Information Facility, que tras un proceso de validación traslada esa disposición pública a nivel mundial. Este proyecto no tiene límites, tan sólo la política universitaria marcará hasta donde se quiere llegar.

Etiquetas
stats