El Instituto Confucio de la Universidad de León estudia ampliar su oferta formativa

Carlos S. Campillo / ICAL Preparativos del Año Nuevo Chino en el Instituto Confucio de León

S. Gallo/Ical

El Instituto Confucio de León continúa creciendo dos años después de comenzar su andadura en la capital leonesa, y tales están siendo los resultados y la aceptación que está teniendo, que ya está estudiando la posibilidad de ampliar su oferta educativa y no sólo impartir clases de lengua china, aspecto en el que está consiguiendo un índice de aprobados casi total, tanto entre los niños como entre los adultos, sino ofrecer también clases de diferentes aspectos de la cultura del país asiático.

De hecho, el director español del Instituto Confucio de León, Juan José Lanero, reconoce que el “secreto” que tiene la docencia de chino para conseguir porcentajes exitosos próximos al 100 por ciento de aprobados, es la implicación, y no sólo en la lingüística, sino también en el aspecto cultural. De ahí que se tengan conversaciones “muy avanzadas” para ofrecer formación en aspectos culturales independientes al aprendizaje de la lengua.

Aunque por el momento prefirió no avanzar más detalles a la espera de finalizar las negociaciones, Lanero apuntó a la posibilidad de ofrecer formación sobre medicina china, acupuntura, cocina o música, porque otros aspectos tradicionales como la elaboración de los nudos de la suerte o del 'paper cutting' ya se están impartiendo. También se piensa en otra “obligación” que es la enseñanza de la escritura china entre los niños de la comunidad china local. “Algunos niños hablan muy bien, pero no saben escribir”, lamenta Lanero.

Los estudiantes del Instituto Confucio de León acaban de finalizar los primeros exámenes del actual curso académico, del que ya se esperan los resultados. Mientras tanto, se avanza en la ampliación de cursos. En lo que a la docencia de niños se refiere, aún falta por instaurar el curso ICT4 “que se pondrá para el próximo curso”, y en adultos el HSK6. Además, ya se trabaja para la puesta en marcha del chino aplicado a los negocios.

Por otro lado, la posibilidad de realizar los exámenes orales está cada vez más próxima, ya que se acaban de recibir los utensilios necesarios para la puesta en funcionamiento del laboratorio de idiomas y aplicar la docencia y los exámenes orales. “Nosotros examinamos, pero no corregimos, y la nitidez de la grabación tiene que ser perfecta para que se escuche en China”, añade Lanero.

Nuevo Año Chino

Carlos S. Campillo / ICAL Los directores Chino y Español del Instituto Confucio de León, Tan Xiaoping y Juan José Lanero

Después de los primeros exámenes del curso, los alumnos del Instituto Confucio ya preparan la celebración del Año Nuevo Chino, que en esta ocasión se celebrará el próximo 31 de enero, para dar paso al año del Caballo. De cara a este nuevo año, el director español del Confucio solicitó la “consolidación” de un centro que, en circunstancias normales “no debería de estar aquí” si se tienen en cuenta la dimensión del alumnado y de población de la ciudad.

Otro deseo además del de la consolidación es cumplir con el fin de ser el Instituto Confucio, no sólo de la Universidad de León, sino en general del noroeste español. “Por una vez España ha llegado pronto al aprendizaje de una lengua, y no podemos perder esa oferta que se nos plantea”, añadió Lanero, quien aprovechó para solicitar a Pekín “más generosidad con el presupuesto” para poder incrementar las actividades que se organizan, bromeó.

En este mismo sentido, y aunque en algunos casos podrían ser peticiones algo utópicas, Lanero confió en poder contar con un número aún mayor de niños y a la Universidad le recordó que serían necesarios más medios, entre ellos un posible edificio para albergar el Instituto Confucio, si bien Lanero reconoció que desde un punto de vista financiero “es muy complicado”.

En la misma línea se expresó el director chino del Instituto Confucio de León, el profesor Tan Xiaoping, que deseó un feliz año nuevo y buena suerte para afrontar el año del caballo, y en relación al Instituto, que tenga un futuro exitoso durante todo el año nuevo y que se conozca en los ámbitos en los que aún sea desconocido el trabajo que se está realizando.

La economía del futuro

Por último, Juan José Lanero recordó que China aspira a convertirse dentro de unos años en la primera potencia mundial. Así lo apuntan sus cifras de crecimiento, que hablan de un dato del 7,99 por ciento. Debido a que se trata del menor crecimiento registrado desde el año 1999, hay quienes apuntan al estallido de la burbuja, sobre todo inmobiliaria, como causante de estos datos. Sin embargo, el país cuenta con una inmigración anual interior de cerca de 150 millones de personas lo que, unido a las condiciones climatológicas de algunas zonas, hace que las construcciones tengan que renovarse en plazos de 15 ó 20 años.

En este panorama, el Insituto Confucio es “un puente” con China, y no sólo con su lengua, sino también con su cultura en general. Hasta el momento, la respuesta social está siendo “muy buena”, en muchos casos conscientes de que el futuro está próximo y que los ciudadanos tienen la posibilidad de formarse y estar preparados en una materia en la que se tienen “tiempo, medios profesorado y la oportunidad de obtener un título reconocido a nivel mundial”, y todo ello “sin movernos de León”, concluyó Lanero.

Etiquetas
stats