Cinco trabajadores de Limpieza de la Universidad inician un encierro indefinido en Trabajo

Protesta conflicto servicio limpieza Universidad de León plantilla Facultad de Veterinaria ULE

C.J. Domínguez

Un total de cinco trabajadores del servicio de Limpieza de la Universidad de León, cuatro mujeres y un hombre, han decidido en el día 23 de huelga de la plantilla dar un aldabonazo ante la “insensibilidad del rector” de la ULE por los despidos provocados por los recortes del presupuesto para esta área: han iniciado un encierro que anuncian indefinido en la Delegación de Trabajo en León.

Ángeles Fernández, Gemma Gutiérrez, Eulalia Álvarez, María Dolores Núñez y Jesús Matanza son los que permanecerán en las oficinas de Trabajo en la capital leonesa “hasta que se nos dé una solución convincente y firme” porque “estamos hartos después de 23 días de tomaduras de pelo”.

La portavoz del colectivo, Gemma Gutiérrez, recordó que a estas alturas, y con los despidos efectivos en algunos casos, hay situaciones familiares que comienzan a ser graves, como una empleada a la que se le ha iniciado un proceso desahucio u otras dos “que han tenido que recurrir a Cáritas para conseguir comida”. Muchos de nosotros llevamos a casa el único sueldo que entra y casi todos tenemos una edad avanzada, de modo que no vamos a encontrar fácilmente otro empleo“, manifestó.

De momento, han establecido su 'alojamiento' en la planta cuarta de la sede provincial de Trabajo, pero previsiblemente les reubiquen en la primera, donde hay más espacio y mejores condiciones. Pero el ánimo está muy anto, porque todos ellos están convencidos de que “sólo se gana cuando se lucha”.

Una hotra y media antes de esta decisión, la mayoría de a plantilla había protestado ante la puerta principal de la Facultad de Veterinaria del Campus ante la previsible presencia del rector en un acto de entrega de premios que se celebraba en el Paraninfo de esta Facultad, donde no pudieron acceder por la presencia de hasta seis guardas privados de seguridad; una presencia que siguen considerando “excesiva y para la que sí hay dinero”. Al menos en el exterior, las huellas de 23 días de huelga y también de sus protestas eran más que evidentes.

Etiquetas
stats