La Diputación confía en que la Junta no paralice el plan de 5,5 millones para contratar parados en los pueblos

vivero provincial medio ambiente diputación león trabajadores municipales ayuntamientos trabajo empleo

C.J. Domínguez

Uno de los planes de más éxito en los últimos años de la Diputación de León, y que por tanto más recursos económicos ha ido ganando, hasta suponer en el último presupuesto aprobado la histórica cifra de 5,5 millones de euros, podría estar en riesgo.

Se trata del llamado Plan de Empleo Rural y permite la contratación temporal cada verano de cerca de 1.000 personas desempleadas para realizar trabajos de mantenimiento y jardinería, sobre todo, para adecentar los pueblos en los momentos estivales con más vida. Esto se traduce, además de una mejora de las localidades rurales, en unos ingresos familiares extra para desempleados, sobre todo de larga duración, jóvenes o mayores.

Pero ahora el Plan de Empleo y sus 5,5 millones podrían estar en peligro. La aprobación por un lado de la Reforma Laboral del Gobierno, que modifica los tipos de contratos para incentivar sobre todo los indefinidos, y el obligatorio visto bueno de la Junta de Castilla y León para garantizar que este tipo de planes no suponen una duplicidad a los autonómicos que ya están en marcha, sitúan al Plan de Empleo en entredicho.

De momento, tras muchos giros y muchas consultas, hoy el Pleno de la Diputación ha aprobado las nuevas bases para este año. Pero lo primero es que le han tenido que cambiar el nombre para evitar riesgos: se llama Plan de Ocupabilidad e Insercion Laboral. La cuantía es idéntica, 5,5 millones que la prevista, y su finalidad también se mantiene. Pero ese riesgo que podría correr ha hecho que los partidos políticos de la institución se hayan enzarzado en buscar culpables, a pesar de aprobar por unanimidad las bases del reparto de ese dinero entre los 208 pequeños ayuntamientos de la provincia.

La oposición de PP y Ciudadanos coincidía en culpar a la Reforma Laboral del riesgo, verbalizándolo sus portavoces, Francisco Castañón y Gemma Villarroel, como que el Gobierno es el que “hace la Pascua” con este plan.

Sin embargo, la diputada de Recursos Humanos del equipo de Gobierno que forman PSOE y UPL, Ana Arias, matizó que esa reforma sólo cambia “los tipos de contratos” pero es la Junta de Castilla y León la que podría vetarlo si defiende que el Plan de Empleo provincial supone una duplicidad respecto a los que ya tiene la institución autonómica. El portavoz de UPL, Matías Llorente, también confió en que “la Junta no nos haga la Pascua”.

El presidente socialista, Eduardo Morán, recordó que tras muchas modificaciones “hemos hecho un trabajo que beneficia a todas las administraciones”, recordando que en una reunión fue la Junta la que trató de convencer a las diputaciones de que se ciñeran a planes de contratación rural sólo en municipios de menos de 1.000 habitantes y más de 5.000, dejando el resto para los propios planes autonómicos de empleo., algo que “rechazamos todas las diputaciones”.

Con la nueva nomenclatura y algunos cambios en las bases, y confiando en que la Junta lo respete, la Diputación confía ahora en que desde Valladolid no se pongan trabas al desarrollo exitoso de este plan.

Etiquetas
stats