Astorga ya tiene el aval del presupuesto municipal para afrontar la crisis de la Covid-19

Momento de la votación y aprobación del presupuesto de Astorga para 2021. / Astorgaredaccion.com

Astorgaredaccion.com

El presupuesto municipal para 2021 aprobado en la noche de este miércoles en el Ayuntamiento de Astorga con los votos del equipo de Gobierno PSOE-IU, van a marcar una antes y un después en la historia reciente del Consistorio por establecer cifras récord de ingresos y gastos, y por adaptarse a la situación excepcional y de incertidumbre marcada por la pandemia de Covid-19.

La sesión plenaria no deparó sorpresas, el grupo del PP votó en contra por tratarse de una previsión económica “poco realista” que refleja que “nadie está al frente del barco”, mientras que la UPL se abstuvo al tener que ausentarse de la sesión plenaria su única concejala para regresar a su casa antes del toque de queda.

El Gobierno de coalición ya tiene el sostén económico para gestionar el Ayuntamiento de Astorga en las difíciles circunstancias de la crisis sociosanitaria. PSOE e IU se han dotado de un presupuesto de 9,2 millones de euros cuyos objetivos son mantener la solvencia financiera de la Hacienda municipal, no subir la presión fiscal a los astorganos, fortalecer los servicios esenciales y dotar de recursos las políticas de cohesión social.

Más que nunca, el presupuesto deja de ser un compendio de compartimentos estancos en el gasto, ya que la imposibilidad de establecer certezas sobre qué ocurrirá en los próximos meses en áreas como Fiestas o Turismo, donde las restricciones de la pandemia establecerán la celebración de festejos y eventos, o en concejalías como Comercio, donde sus partidas están abiertas al trasvase de más recursos si fueran necesarios para apoyar a los negocios a salir de la crisis.

El concejal de Hacienda, José María Jáñez, defendió la previsión económica para 2021 indicando sobre todo trata de convertirse en un pilar del impulso que necesita una “economía tan terciarizada, asentada prácticamente en exclusiva sobre el sector de los servicios, el turismo y la hostelería” para su reactivación económica “y, al mismo tiempo, sentar las bases para corregir sus desequilibrios en un escenario de medio y largo plazo”. Pero no solo se trata de impulsar la economía, ya que, además, dentro los objetivos de este presupuesto está “el de servir de escudo social contra la crisis.

En este sentido, además de contemplar recursos para poner en marcha líneas de ayudas para autónomos y pequeñas empresas afectadas por la crisis de la Covid-19 y las consecuencias derivadas del Estado de Alarma, “también se pone especial énfasis en garantizar la continuidad de los servicios esenciales que el Ayuntamiento presta a la ciudadanía. El Ayuntamiento, como administración más cercana a la ciudadanía y al amparo del principio de subsidiariedad, pretende servir de garante y protector de la clase trabajadora, de las empresas y de todo el sector productivo de nuestro municipio frente a la durísima crisis económica y social que atravesamos”, aseguró Jáñez.

Desde la bancada del PP, su portavoz económico, Pepe Guzmán, anunciaba el voto en contra de su grupo por ser un presupuesto “imposible de cumplir” y por ello “no queremos ser cómplices del desbarajuste económico que será su desarrollo”.

A las numerosas contradicciones que, según Guzmán, presenta la previsión del gasto en las áreas municipales, se une sostener el desembolso en la obtención de recursos a través de un incremento de la recaudación de tasas, precios públicos y otros ingresos, cuando existe un informe de Intervención que habla de una disminución de la recaudación por la rebaja de las tasas incluidas en el 'tarifazo' establecido por el PP y el PAL en la pasada legislatura, que supone ingresar 33.000 euros menos, por eso Guzmán indicó que este presupuesto “no es realista”.

El concejal de Haciendo planteó que en los ingresos lo más destacado es que vuelven a cifras de 2019 después del desplome de este 2020 como consecuencia del estado de alarma, que tuvo como consecuencia el cierre total de la actividad económica, afectando a la recaudación de tasas y precios públicos de comercio y hostelería. El incremento de ingresos además llegará a través de la inspección tributaria de la tasa por ocupación del suelo, subsuelo y vuelo de las empresas suministradoras (gas, telefonía...), cuantificado inicialmente en 102.000 euros.

Cerró el turno de palabra el alcalde, Juan José Alonso Perandones, acusando al anterior Gobierno del PP-PAL (hoy UPL) de dejar “un gasto descontrolado que no nos ha dejado respirar”, señalando que todavía están asumiendo facturas de 2018, que en algunos casos no se podrán pagar por defectos en el procedimiento.

“Ha sido un año difícil” que PSOE-IU han tenido que hacer frente con “un presupuesto prácticamente gastado” y con el rechazo por parte de administraciones superiores a proyectos iniciados por populares y leonesistas, como las fases de la recuperación de la muralla cuyas memorias han sido devueltas por el Gobierno central por no reunir los requisitos básicos para su tramitación.

Etiquetas
stats