Feve estudiará si hay demanda de usuarios hacia el Hospital y la Universidad

El regidor leonés Emilio Gutierrez, a la izquierda, junto al presidente de FEVE Marcelino Orejas, durante un momento de la firma de las modificaciones añadadidas al proyecto original de integración del tren en la ciudad.

j manuel lópez

La situación de FEVE es la que es, con una deuda acumulada de 600 millones de euros, que engorda cada año en 150 millones más, y de ahí la decisión de poner en cuarentena algunos de los proyectos contemplados dentro del proceso de integración del tren en León, tal y como ha explicado este miércoles en la capital leonesa el presidente de la compañía, Marcelino Orejas, que acudió a a la cuarta visita que le ha traido a León desde que asumió la presidencia acompañado por la directora de Infraestructuras, Nuria Blanco.

Los ramales hacia el Hospital y la Universidad quedan congelados y pendientes de un estudio sobre la demanda real de usuarios, que no existe, y se ha desestimado la electrificación del tramo urbano y, por tanto, también quedan en suspenso las cuatro unidades que circularían por la ciudad.

Marcelino Orejas ha catalogado como de leyenda urbana el proyecto habría elaborado la anterior dirección de la compañía para saber qué tráfico de usuarios había para los dos ramales que Feve ha decidido paralizar, el de Hospitales y el de la Universidad. “Nada más asumir la presidencia pedí el citado estudio, que daba por hecho que existía, pero no ha aparecido por ninguna parte, y si alguno de ustedes tiene conocimiento de él, le pido que me lo envíen”, ha subrayado Marcelino Orejas en un momento de su intervención.

Convenio

El presidente de FEVE hacia estas declaraciones tras un encuentro con el alcalde de Léon, Emilio Gutiérrez, para detallar las novedades de este proyecto, en una reunión en la que también estuvo presente la titular de la concejalía Urbanismo, Belén Martín Granizo. Por tanto del proyecto inicial Feve limitará su objetivo en la ciudad de León a la integración de la línea de vía estrecha entre el tramo de la Asunción y la estación de Matallana.

De hecho los equipos técnicos de la compañía y del Ayuntamiento leonés trabajarán codo con codo y serán los encargados de las obras de mejora de las fachadas del corredor y de preservar la seguridad en los puntos donde se cruzan las vías del tren con los vías urbanas, tanto por donde circulan los vehículos como por los pasos de peatones.

Además de esta congelación, con lo que la compañía se ahorrará un 30%, los 71 millones de euros iniciales se reducen a 30 millones más otros quince más del coste de material, ha decidido añadir, vía convenio con el Ayuntamiento de León 120.000 euros, que el Equipo de Gobierno municipal destinará a mejorar parte del entorno por donde discurre la vía, fachadas, paredes, etcétera, una aportación que según el regidor leonés servirá para mantener el empleo en la sección técnica del área de urbanismo que dirige precisamente Belén Martín Granizo.

Marcelino Orejas ha insistido en su intervención en que el proyecto de León es el más importante de la compañía en estos momentos, muy por encima del de Bilbao, en el que Feve tan sólo tiene una participación ya que de las obras de la capital bilabaina se encarga una sociedad consorciada por diversas instituciones locales, provinciales y auntonómicas vascas. El proceso de integración permitirá, ha vuelto a insistir Marcelino Oreja, unir un barrio cercenado por la vía estrecha desde hace años.

En cuanto a los doce conductores de tranvías que serían los encargados de pilotar las unidades, Feve estudia el medio más adecuado para devolverles parte de la cantidad que han invertido en la preparación, tal y como ha explicado Marcelino Orejas que ha añadido que estos profesionales podrán ejercer su labor en otras provincias.

Etiquetas
stats