Cataluña decide en las urnas si desbloquea o no la crisis independentista

Desafío independentista en Cataluña

Este jueves 21 de diciembre, ya conocido como 21-D, un total de 5.553.983 catalanes están llamados a votar en unas elecciones completamente atípicas que no han sido convocadas por el president de la Generalitat como sería lo habitual sino por el Gobierno central tras la aplicación del controvertido artículo 155.

Por si fuera poco, dos de los candidatos a president del Govern de Cataluña no han participado directamente en la campaña por distintos motivos: mientras el president cesado y candidato de Junts per Catalunya Carles Puigdemont se encuentra en Bruselas y únicamente ha aparecido en los mítines a través de videoconferencia; Oriol Junqueras, cabeza de lista de Esquerra Republicana continúa en prisión provisional y tan sólo ha podido participar en los actos de su partido a través de mensajes que han transmitido otros miembros de la candidatura.

El 21-D enfrentará a dos bloques claramente diferenciados. Por una parte se encuentra el lado independentista en el que figuran tanto Junst Per Cataluña, Esquerra Republicana y la CUP, cuyo número 1 es Carles Riera. En el otro extremo se encuentran los denominados partidos constitucionalistas PP, cuyo candidato es Xavier García Albiol; PSC, liderado por Miquel Iceta, y Ciudadanos que encabeza Inés Arrimadas. Y en el medio de ambos y con aspiraciones a convertirse en la llave del futuro Gobierno se encuentra En Comú-Podem, cuyo cabeza de lista es Xavier Domènech.

Los catalanes que vayan este jueves a los colegios electorales decidirán más que el nombre del nuevo president de la Generalitat, también se decantarán por apoyar o rechazar el independentismo. Los dos bloques, tanto constitucionalistas como independistas, aspiran a lograr la mayoría absoluta sin la certeza de conseguirla. Mucho tendrán que decir a este respecto los indecisos, que han sido cifrados en el 28% y pueden ser los que tengan la última palabra sobre el futuro de Cataluña.

Etiquetas
stats