Caja España-Duero edita el 'Boletín Económico de Castilla y León' del primer trimestre

prensa Caja España

El “Boletín Económico de Castilla y León” de Caja España-Duero recoge en su número 31 la situación de la economía regional y provincial, y del entorno nacional e internacional relativa al primer trimestre de 2012.

En el panorama internacional, el PIB de la zona euro se ha estancado durante el primer trimestre y el de la UE 27 crece un 0,1% interanual, lo que supone un deterioro con respecto a los trimestres anteriores y además hay nueve países en recesión, entre los que destacan España e Italia por su peso relativo.

El PIB español cayó en el primer trimestre un 0,3% respecto al trimestre anterior, según los datos de Contabilidad Trimestral publicados por el INE, mientras que el dato interanual se contrajo un 0,4%, lastrado por la caída de los principales componentes de la demanda. Con este dato la economía española ha entrado oficialmente en recesión económica tras registrar en el primer trimestre del año una segunda caída trimestral del PIB, tras la experimentada en el último trimestre de 2011.

La ocupación estimada por la EPA disminuyó en relación con el trimestre anterior en 374.306 personas, que representan un caída intertrimestral del 2,1%. En relación con el mismo trimestre del año anterior, la pérdida acumulada de empleo superó las setecientas mil personas, lo que supone una tasa de variación interanual negativa del 4% y una intensificación del ritmo de destrucción de empleo por tercer trimestre consecutivo. El número de parados supera los 5,6 millones de personas y la tasa de paro aumentó hasta el 24,4% de la población activa (a menos de dos décimas del máximo histórico registrado por la EPA en el primer trimestre de 1994).

En cuanto a Castilla y León, los datos de la contabilidad trimestral indican que la tasa de crecimiento interanual del PIB se desacelera ocho décimas hasta el -0,3%, una décima de desaceleración más que en España, pero de nuevo la tasa de crecimiento regional supera a la nacional. El consumo público es el componente de la demanda que más cae, un 4,0% interanual, mucho más que en trimestres pasados que había ido disminuyendo dos o tres décimas. De todas formas sigue siendo una caída menor que la media nacional (-5,2%).

Los indicadores seleccionados muestran una imagen similar a la de la contabilidad trimestral: un empeoramiento respecto al trimestre anterior, pero todavía con algunos resultados mejores que a nivel nacional. Respecto al cuarto trimestre de 2011 empeoran notablemente los indicadores de la actividad industrial (IPI e IPI de bienes de equipo), muy notablemente también empeora la compraventa de vivienda nueva y las exportaciones (arrastradas por el automóvil, porque las de alimentación mejoran), y empeoran ligeramente las importaciones (aunque siguen en positivo).

Los indicadores del sector servicios mejoran aunque sea poco (el Indicador de Comercio Minorista, el Indicador de Actividad del Sector Servicios, y el número de viajeros). Y las matriculaciones tanto de turismos como de vehículos industriales siguen cayendo este trimestre pero a una tasa menor.

Según las cifras de la EPA el número de ocupados se redujo durante el primer trimestre en 28.270 personas, de las que una de cada siete abandonó la actividad y el resto engrosó las cifras de paro. Con respecto al mismo trimestre del año anterior, la pérdida de empleo acumulada se corresponde prácticamente con la del último trimestre (28.322), que representa una caída del 2,9%. La tasa de paro regional asciende al 19,3% de la población activa, lo que supone casi dos puntos más que la registrada un año antes, aunque todavía algo más de cinco puntos por debajo del promedio nacional.

Las respuestas de los expertos de nuestro panel desprenden la sensación de que se está produciendo un nuevo deterioro de la actividad económica regional en el segundo trimestre respecto al primero, como ya ocurrió en el último panel, y es acorde con la sensación generalizada de que el segundo trimestre tendrá todavía un crecimiento negativo.

Nuestro Indicador Sintético de Actividad, que utiliza variables de demanda y de empleo para recoger el ciclo de la economía no agraria, estima que las situaciones de las economías provinciales siguen siendo dispares, con dos provincias mostrando un tono cíclico que este trimestre se acelera por encima de la media (León y Palencia), otras tres muestran una mayor desaceleración (Burgos, Segovia y Zamora) y las otras cuatro están muy cerca de la evolución media regional (Ávila, Salamanca, Soria y Valladolid).

Por lo que refiere al mercado laboral, Ávila ha sido la única provincia en la que la ocupación aumentó de forma notable (8%), mientras que Palencia (1,2%) y Salamanca (0,3%) han sido las otras dos provincias que registran tasas interanuales positivas. En el resto de provincias la ocupación se redujo a tasas interanuales que van desde el 1,2% de Soria al 7,4% de Valladolid

Etiquetas
stats