La Junta asegura que regular las pachangas “dará valor añadido” a competiciones no oficiales

Un partido de fútbol de la Liga de la Amistad de León.

Alba Mañanes

La nueva normativa en materia deportiva de la Junta de Castilla y León, que pone el punto de mira en el deporte amateur y regula todas las competiciones deportivas, incluso aquellas que no son oficiales y no tienen ánimo de lucro, ha puesto en pie de guerra a responsables de competiciones leonesas, y de toda la Comunidad, por los elevados costes que lleva aparejados. Y es que la modificación del Decreto 51/2005 sobre la actividad deportiva -puedes leerlo aquí- obliga a los responsables de estas competiciones a disponer de un seguro que cubra el riesgo de accidente deportivo que incluya indemnización para supuestos de pérdidas anatómicas, funcionales o de fallecimiento, asistencia sanitaria y responsabilidad civil a terceros derivada del ejercicio o con ocasión de la práctica deportiva.

La conocida ya como 'Ley pachanga' porque regula todas aquellas competiciones en las que exista una mera clasificación o algún tipo de reconocimiento, aunque sea un simple trofeo, y afecta a torneos que pueden considerarse casi como pachangas entre amigos pretende, según ha explicado a iLeón.com la propia Junta de Castilla y León, producir “un valor añadido a estas competiciones” ya que a partir de ahora los participantes tendrán una mejor cobertura del riesgo de accidente deportivo y por lo tanto competirán más seguros“. ”Del mismo modo que el deportista federado compite con la tranquilidad de contar con un aseguramiento, a partir de ahora el deportista aficionado tendrá la misma tranquilidad“, insisten desde el Ejecutivo autonómico.

Además, la Consejería de Turismo, que engloba las materias relacionadas con el deporte, precisa que la modificación del decreto no afectará a las pachangas entre amigos porque “la regulación habla de competiciones de participación libre y abierta, es decir en la que puede inscribirse cualquier deportista no sólo los que sean amigos”.

Lo cierto es que la normativa recoge que tendrá que estar regulada cualquier competición en la que exista “comparación del rendimiento entre deportistas que se lleva a cabo sobre la base de reglamentos obligatorios y reglas calificadoras, de modalidades deportivas oficialmente reconocidas y que tiene como resultado una clasificación de los participantes o algún tipo de reconocimiento para los mejores”.

Por otro lado, la administración puntualiza que los deportistas no son lo que tienen que contar con el seguro, sino que la obligación recae en el organizador del evento deportivo, y que las limitaciones en la denominación de las competiciones sólo hacen referencia a que “no se podrán utilizar adjetivaciones que hagan referencia global a la Comunidad de Castilla y León, pero no dice nada de sus municipios”. “En ningún lugar de la regulación se dice que no se pueda utilizar el nombre de un municipio de Castilla y León, como es León”, añade.

Hacer frente al “vacío legal”

El motivo esgrimido por el Ejecutivo de Castilla y León para impulsar esta regulación, que se aprobó en pleno verano, es que existía “una situación de vacío legal para una actividad (competición deportiva no oficial) idéntica en riesgos de accidente deportivos que otra actividad (competición deportiva oficial) que ya contaba con aseguramiento”.

Además, asegura que “obedece a una motivación fundamental, como es la protección de la salud de las personas, y la seguridad de que contarán con idéntica protección independientemente de la naturaleza de la competición deportiva en la que participen”.

A este respecto, desde la Junta insisten en la necesidad de cambiar la ley para mejorar la protección de todos los deportistas y de esta forma “regularizar una realidad actual de práctica deportiva creciente, desprotegida y falta de normalización”.

En su opinión, será “beneficiosa” y no ocasionará más que “molestias mínimas” porque “muchas competiciones no oficiales ya contaban con este tipo de aseguramiento antes de regularlo, porque lo veían prudente por una parte y por otra parte por qué ofrecían un servicio de mayor calidad para los participantes”.

Etiquetas
stats