Carou: “No descartamos ejecutar el aval para pegar un grito”

Pabellón con Ademar

ileon.com

El Reale Ademar vive momentos de mucha tensión. En la mañana del lunes cinco de marzo los capitanes del equipo -Vicente Álamo, Carlos Ruesga y Gonzalo Carou- se reunieron con el presidente del equipo, Carlos Pollán, para conocer los últimos detalles sobre la situación económica del club. El mismo día por la tarde fueron los capitanes los que se reunieron, después del entrenamiento, con el resto de jugadores. En esa reunión de la plantilla se debatió si ordenar ejecutar o no el aval bancario que el Reale Ademar tiene depositado en la Asobal, sin llegar a ninguna decisión, así lo confirmaba Gonzalo Carou a ileon.com, “estamos esperando a la contestación de la directiva, envueltos en un diálogo para llegar a una solución”.

El aval en cuestión está en torno a los 55.000 euros, por lo que solamente daría lugar para que los jugadores cobraran aproximadamente media nómina; cuando en la actualidad al equipo se le deben cuatro. Carou reconoció que “no solucionaría nada, aunque no lo descartamos para pegar un grito, avisar e intentar que se muevan algo las cosas”. Varios jugadores se encuentran en una delicada situación económica personal, con familia, alquileres y deudas en juego; por lo que todo sigue en el aire.

Casos como los de Álvaro Ferrer o Antonio García, que en verano reconocían a ileon.com en una entrevista tener una deuda de siete meses con su anterior club, el Granollers; son quizás los más graves. Rafa Baena, que en verano llegó procedente del Antequera, también tiene cuentas pendientes con su anterior club; así como los jugadores que ya pertenecían al Reale Ademar la temporada pasada. Sin embargo, Gonzalo Carou aseguró que entienden la postura del club y están “con ellos, sabemos que se están moviendo y por ello confiamos en ellos”.

La situación económica del Reale Ademar es caótica tras no haber recibido ni un euro de los 200.000 que el Ayuntamiento de León se comprometió a hacerle llegar en concepto de subvención la temporada pasada; así como los 150.000 euros que Feve acordó a modo de patrocinio. Además, las subvenciones de esta temporada están llegando con cuentagotas y con una rebaja sustancial. Carou aseguró que están al tanto de la situación y saben que el club está recibiendo “retrasos que al final nos perjudican a nosotros, que no tenemos el dinero en nuestras cuentas”.

Etiquetas
stats