'VI Ciclo de Músicas Históricas Diálogos Barrocos Norte-Sur’ en el Auditorio Ciudad de León

Cristina García / Auditorio Ciudad de León

El VI Ciclo de Músicas Históricas 'Diálogos Barrocos Norte-Sur' continúa este próximo martes con un concierto que ofrecerá Forma Antiqua, con Aarón Zapico como director y María Espada (soprano) y Guillermo Peñalver (flauta travesera) como solistas. El programa incluye obras de Antonio Vivaldi, Joaquín Lázaro y Georg Philipp Telemann.

Joaquín Lázaro nació en la localidad turolense de Aliaga en 1746. En 1771 aceptó el ofrecimiento de la Catedral de Mondoñedo, ocupando el puesto de maestro de capilla hasta 1780, año en que empezó a opositar para la maestría de Ávila. Se enteró entonces de que, a causa de la muerte de Pedro Furió, había quedado vacante la plaza de Oviedo y decidió cambiar sus objetivos: se retiró de la oposición castellana y probó con la asturiana, obteniendo la plaza en octubre de aquel mismo año. En 1786 volvió a Mondoñedo a pasar una temporada de vacaciones y allí mismo le sorprendió la muerte a sus cortos cuarenta años de edad.

Aunque también hay piezas suyas en Montserrat, Jaca y Mondoñedo, el grueso de su producción está en el archivo de la Catedral de Oviedo, a cuyo cabildo legó todas sus partituras. Se trata de una herencia que pasa del centenar de obras, entre piezas litúrgicas latinas (misas, salmos de vísperas, lamentaciones, motetes...) y paralitúrgicas en vernácula (arias,villancicos, pastorelas...), incluyendo también dos oratorios, que datan de su época zaragozana. Aunque hoy es apenas conocido, Lázaro fue un maestro muy admirado no sólo en su tiempo sino a lo largo de todo el siglo XIX.

Forma Antiqua, el conjunto asturiano fundado por los hermanos Zapico y que es hoy uno de los principales puntales de la música antigua española en el mundo, ha decidido dedicar un programa a su música paralitúrgica en castellano. Serán en concreto cinco arias (dos de ellas, conrecitativos previos) las que ofrecerán, todas ellas escritas para voz de tiple (papel que asumirá la soprano extremeña María Espada, una de las grandes de nuestra música hoy en día) y con acompañamientos diversos, que incluyen junto a la cuerda (sin violas, lo que era normal en la España de la época) y el bajo continuo, trompas y flautas traveseras.

El estilo de esta música demuestra que Lázaro conocía bastante bien lo que se hacía en Europa, pues presenta perfiles clásicos, cercanos a mucha música vocal italiana de la época (la que en la corte madrileña podían estar escribiendo por entonces Boccherini o Brunetti, por ejemplo). Si el virtuosismo vocal no es nunca excesivo, pues la tesitura es más bien central y la escritura es predominantemente silábica, hay pasajes para instrumentos ciertamente complicados. Así, por ejemplo, en 'Ven en buena hora, Dios soberano', hay pasajes en que el traversoestá exigido por arduas figuraciones de notas breves, conabundancia de tresillos y seisillos.

Las piezas instrumentales de Vivaldi y Telemann usadas como oberturas servirán para contextualizar mejor esta relación de lohispánico con lo foráneo.

Martes 24 de abril, 20:30 horas.

Auditorio Ciudad de León.

Entradas: 21 euros (platea) y 16 euros (anfiteatro).

Etiquetas
stats