El Teatro San Francisco acoge hoy una de las grandes obras maestras de Chaplin

Tiempos modernos

L. Castellanos

Charles Chaplin siempre había demostrado enorme recelo, si no rechazo,

hacia el cine sonoro. “El filme hablado ataca las tradiciones de la pantomima

que nos ha costado tanto esfuerzo introducir en la pantalla y a partir de las

cuales debe ser juzgado el arte cinematográfico...“. ”El filme hablado

destruye toda la técnica que hemos adquirido...“. Son algunas de las

apreciaciones que Charlot había hecho a propósito de un tipo de cine que

poco a poco se iba imponiendo y que arrinconaba al cine silente al que el

maestro británico era tan caro y donde se depositaban algunas de su

grandes obras maestras. Aún en 1931 rodó una película muda más, una

auténtica joya titulada 'Luces de ciudad', suma de numerosas emociones

donde nuevamente Chaplin eludía el uso de la palabra en favor de unas

imágenes realmente expresivas y contundentes.

Tuvieron que pasar cuatro años para que Charles Chaplin rodara su primera

película sonora, 'Tiempos modernos', estrenada en 1936. El cine sonoro ya

era una evidencia que ni el mismísimo Chaplin podía eludir. Sin embargo, él

impuso su propio criterio y dejó que el sonido meciera el film bajo

determinadas condiciones. Lo cierto es que la película seguía los postulados

del cine mudo más tradicional con el añadido de un acompañamiento

musical y los ruidos ambientales. Había gran curiosidad por escuchar a

Charlot y Chaplin sólo hizo una concesión, permitió que se le escuchase

cantar un tema que mezclaba diferentes idiomas y propiciaba la gestualidad.

En contra de lo esperado 'Tiempos modernos' supuso un auténtico éxito y

ratificó a Charles Chaplin en el Olimpo de los creadores cinematográficos.

Aun así, el actor y realizador no pudo esquivar los habituales ataques que

se le hacían de manera permanente en Estados Unidos, en este caso por el

supuesto contenido político dela película. Algunos consideraban que esta

constituía un alegato comunista y en contra del sistema capitalista. “En

realidad se trata de un manifiesto desesperadamente romántico sobre la

civilización industrial y todo cuanto en ella se opone al humanismo

chapliniano“, asegura Terence Moix. Lo cierto es que Charles Chaplin

desarrolló 'Tiempos modernos' para denunciar el carácter deshumanizador

de la fabricación en cadena y la industrialización para luego insistir en la

historia que une a Charlot, nuevamente protagonista de uno de sus trabajos,

con una chica que ha sido detenida, interpretada por Paulette Goddard “A

partir de ese momento, el tema gira sobre dos seres anónimos que intentan

sobrevivir en los tiempos modernos. Se ven envueltos en el período de la

depresión, en huelgas, en tumultos y en el paro“, dice el propio Chaplin. Por

supuesto, la realidad social se convierte en el contexto idóneo para que

Chaplin despliegue su historia. “Cuando ya Charlot nos ha mostrado la

alienación de las máquinas, cuando nos ha probado que podemos ser

borregos, todas sus preocupaciones giran en torno a la Muchacha y su

posible privación de libertad. De manera sintomática, la encuentran ambos

en el eterno camino, la ruta que Charlot recorrió tantas veces, pero siempre

a sola“, concreta Moix.

'Tiempos modernos' constituye una muesca más del ciclo que el Teatro San

Francisco viene organizando para rendir tributo a la historia del cine y

hacerse eco de algunas de sus grandes películas. Hoy podrá verse el film

de Chaplin en una única sesión y como oportunidad exclusiva de hacerlo en

pantalla grande, el medio natural para el que fue creado.

Lugar: Teatro San Francisco. A las 20 horas

Día: 23 de abril de 2015

Entradas: 2 euros

Etiquetas
stats