El libro 'El León de Pepe Gracia' se agota en dos meses y obliga a duplicar la edición

Una de las fotos de Pepe Gracia.

Cristina García

Hace algunas semanas que localizar en las librerías de León la extraordinaria reedición del libro de fotografías 'El León de Pepe Gracia', de Ninfa Gracia y editado por Gráficas Celarayn, era poco menos que una aventura imposible. El éxito cosechado por esta tercera edición hizo que se agotaran los 500 ejemplares iniciales en apenas unas semanas desde que saliera a la venta al precio de 25 euros a finales del pasado mes de septiembre.

Por este motivo, la familia Gracia ha tenido que responder a la demanda duplicando la previsión inicial y afrontando la edición de otro medio millar de ejemplares, con la intención de que ningún lector se quede sin un ejemplar. A partir de esta semana, el libro podrá ser encontrado de nuevo con facilidad en las principales librerías de la capital.

Será una excelente manera de celebrar los 25 años que cumple precisamente este año la primera edición de 'Las fotos de Pepe Gracia', después de que en 1986 se convirtiera en un referente provincial de la fotografía leonesa, inaugurando una época floreciente para este tipo de libros sobre los principales protagonistas del mundo de la imagen en el siglo XX en León.

La calidad de la cámara de Gracia a la hora de retratar los paisajes de León, las calles, los monumentos, los hechos históricos, los cuadros de costumbres o los personajes de una época romántica, artesanal e irrepetible, se ve en esta tercera edición en todo su esplendor, gracias al gran esfuerzo técnico realizado por Gráficas Celarayn por dotar a esta lujosa edición de toda la calidad que permite una edición facsímil.

Las viejas placas de cristal, retocadas por el artista a mano con técnicas hoy en desuso, se convierten ahora en estampas vivas, en inmejorables postales de la primera mitad del siglo XX, en retratos que parecen revivir entre las 230 páginas de la esmerada publicación.

Las instantáneas han multiplicado su resolución, como si acabaran de salir del objetivo del artista, y sin embargo apenas se han revisado levemente los textos, con mínimas actualizaciones, de modo que permanece el sabor de un libro que forma parte de la iconografía colectiva de toda una provincia y que tras un cuarto de siglo se ha convertido en la memoria gráfica de aquél León que de otro modo se habría olvidado.

Etiquetas
stats