Los horrores de la guerra se trasladan al escenario con 'La alegría de los náufragos'

La Foca Monge. Imagen: Divina Quinina

L. Castellanos

La Foca Monje Teatro nació en 2011 bajo el dominio del compromiso hacia el hecho teatral. Su principal interés residía en la promoción y puesta en escena de aquellas creaciones que propiciaran una exploración detallada y rigurosa de las posibilidades expresivas de una variedad amplia de lenguajes y favorecieran la comunicación con los espectadores. Su primer espectáculo, sendas versiones de 'Ligazón' y 'La rosa de papel' –dos piezas de Valle Inclán incluidas en 'Retablo de la Avaricia, la Lujuria y la Muerte'–, se medía a la esencia del teatro valleinclanesco, entregado al efecto del esperpento, el sarcasmo y el humor negro, para hacer una honda disección de la realidad del ser humano y dejar al descubierto su naturaleza, con sus muchas sombras y contradicciones. Aquel montaje supuso el paso inicial de una trayectoria que ahora mismo va vivir una segunda escala con una propuesta, nuevamente dirigida por Javier Rodríguez de la Varga y titulada 'La alegría de los náufragos', que quedará articulada en dos fases: la primera, la que se verá en El Albéitar, consistirá en una lectura dramatizada de textos de autores que participaron en la I Guerra Mundial; la segunda, consecuencia lógica de la primera, supone la puesta en escena del proyecto y su transformación en una pieza teatral. La recaudación obtenida con la lectura se invertirá en la producción de la futura representación, lo que convierte a los poseedores de la entrada en productores. “Tu presencia activa los mecanismos que producen arte y cultura”, se alienta desde la compañía a los que pasen por la taquilla de El Albéitar.

'La alegría de los náufragos' funda todo su proceso de creación en la indagación de aquellos escritores que vivieron el drama de la I Guerra Mundial, cuyo centenario de su inicio se conmemorará en 2014. Nombres como Guillaume Apollinaire, Giuseppe Ungaretti, Ernest Hemingway, Ramón del Valle-Inclán, George Trakl, Bertolt Brecht o Ernst Jünger, entre otros, estuvieron en la primera fila de un conflicto que tantos horrores desató y del que escribieron poemas, artículos, canciones, reflexiones o novelas.

La primera entrega de este trabajo teatral en proceso, una lectura escénica dramatizada de los textos seleccionados, permitirá dar cuenta al espectador del potencial teatral de estos al servir de soporte no sólo a la investigación creativa que desde La Foca Monje Teatro se está llevando a cabo sino a la futura dramaturgia, de elaboración propia.

El actor y poeta leonés Víctor M. Díez, que ya colaboró con Javier Rodríguez de la Varga en el primer espectáculo de La Foca Monje Teatro e incluso en el grupo universitario El Mayal, y la actriz y escenógrafa Cristina Izquierdo van a ser los lectores de los textos seleccionados, cuya autoría lleva la firma de Guillaume Apollinaire, Bertolt Brecht, Giuseppe Ungaretti,George Trakl, Enest Hemingway, Ramón del Valle Inclán y Víctor M. Díez. Dos son los personajes que sirven para detonar toda la puesta en escena: Grodeck y Lou. El primero es asumido por Díez y la segunda por Cristina Izquierdo. “La alucinada demencia de Grodeck, ebanista de sueños y veterano de la I Guerra Mundial pende amenazante sobre la frágil figura de su amada Lou, que parece siempre a punto de ser aplastada por la irracional furia de los hombres y abandonada a su lisérgico rumor. Todo flota en 'La alegría de los náufragos', como las palabras atormentadas de Trakl, Apollinaire, Ungaretti, Brecht, Hemingway, Valle-Inclán... poetas que echaron a volar, pájaros rescatados del infierno de la Gran Guerra. Esta extraña ”alegría“ son restos de aquel naufragio, cien años después (1914-2014) ”, se comenta desde la compañía leonesa a propósito de una propuesta teatral exigente y provista de toda clase de matices. “La Foca Monje Teatro está detrás de esta producción que hace acopio de materiales escénicos, sonoros, imaginarios, textuales e imaginativos, como si fuesen restos de un naufragio que arriban a este escenario como si de una playa creativa y de memoria se tratase; como un delirio lírico y tragicómico que hace arqueología de nuestra bárbara génesis de la modernidad”.

El espacio escénico es responsabilidad de De la Varga y Cristina Izquierdo y la música que subraya toda la acción es interpretada en directo por el Grupo de Cámara SSULK-Juventudes Musicales de León, compuesto por María Flórez y Víctor Parareda (violines), Elena Díez (viola), Paul Martínez (violoncello) y Juan Luís García (piano y dirección).

Lugar: El Albéitar. A las 21 horas

Día: 12 de diciembre de 2013

Entradas: 6 euros (la mitad para miembros de la comunidad universitaria)

Etiquetas
stats